OPTA POR REESTRUCTURARLO

Ferrovial rebaja en 1.000 M la venta de Servicios al separar su mal negocio de UK

La empresa dirigida por Rafael del Pino ya ha repartido el cuaderno de venta de su división de Servicios, operación por la que en un principio esperaba ingresar unos 3.000 millones

Foto: El presidente de ferrovial, Rafael del Pino. (Reuters)
El presidente de ferrovial, Rafael del Pino. (Reuters)

Ferrovial ya ha repartido el cuaderno de venta de su división de Servicios, operación por la que en un principio esperaba ingresar unos 3.000 millones de euros, según los cálculos de los analistas. Sin embargo, la compañía presidida por Rafael del Pino ha decidido segregar su filial en Reino Unido, que le ha dado muchos dolores de cabeza y le ha obligado a provisionar pérdidas por 774 millones. Por ello, la desinversión de esta área de negocio se limita a las actividades en España y en Australia, por lo que el importe se reduce en más de un tercio.

Según han confirmado varias fuentes financieras, Goldman Sachs —el asesor del proceso— ha repartido ya entre inversores el ‘infomemo’ con las principales directrices de Ferrovial Servicios, la división de diseño, mantenimiento, operación y gestión integral de infraestructuras públicas y privadas de transporte, como carreteras, ferrocarriles, limpieza y recogida de residuos, agua, electricidad y medio ambiente. El banco asesor contratado por Del Pino se ha puesto en contacto con los potenciales compradores para darles los detalles de la operación y el calendario de la misma, que está previsto que se culmine antes del verano.

Un negocio que factura 6.785 millones de euros, que tiene una cartera de 19.411 millones y que emplea a 80.000 trabajadores. De esa cifra de negocio, Ferrovial obtiene 2.200 millones en Reino Unido, donde desembarcó en 2003 con la compra de Amey. Esta sociedad, que tiene una plantilla de 20.000 empleados, ha sido un problema continuo en los últimos años para la empresa española de infraestructuras. Hasta el punto de que el pasado año tuvo que provisionar la histórica cifra de 774 millones, lo que llevó al grupo a cerrar 2018 con unas pérdidas de 448 millones.

Especialmente por el contrato de mantenimiento de carreteras que tiene con el Ayuntamiento de Birmingham, que, tras cuatro años de disputa, Ferrovial quiere romper previo pago de una compensación al consistorio de la ciudad británica. Sin embargo, como las negociaciones con las autoridades de la ciudad inglesa y con la banca acreedora de Amey no han podido cerrarse a tiempo, Goldman Sachs ha decidido sacar del perímetro de la venta el negocio en Reino Unido.

Consciente de que el peor escenario puede cumplirse, Ferrovial ha ido poco a poco haciendo los deberes, tanto en forma de provisiones como con la otra cara de esta misma moneda, devaluando el valor de su filial. Al cierre de 2018, el grupo español cercenó el valor en libros de Amey, al pasarlo de 660 millones de libras (775 millones de euros) a apenas 88 millones (unos 105 millones de euros).

Interesados

En la pasada junta general de accionistas, celebrada el 5 de abril, Del Pino indicó: "Este cambio sustancial en la estrategia de Ferrovial ha sido bien recibido por el mercado. Aunque hemos comenzado hace poco, creemos que la operación estará finalizada en torno al verano". El presidente añadió: "La compañía cuenta con unos activos de infraestructuras de transporte únicos en el mundo. (...) La venta de Servicios permitirá centrar nuestra actividad en este mercado, donde consideramos que se encuentran las oportunidades de mayor creación de valor para el accionista".

En febrero, coincidiendo con la presentación de los resultados de 2018, Ferrovial clasificó todas las actividades relacionadas con el área de Servicios como disponibles para la venta. El objetivo, ha defendido Del Pino ante la junta de accionistas, es concentrar todos los recursos materiales y humanos en lo que creen que saben hacer mejor, "que es el desarrollo y la promoción de infraestructuras privadas".

Según distintas fuentes, fondos como PAI Partners, KKR, Blackstone, Apax y Advent, y empresas como China Tianying —que compró Urbaser a ACS— han mostrado interés por Ferrovial Servicios, cuyo resultado bruto de explotación (ebitda) se desplomó un 68% en 2018, hasta los 136 millones, debido al impacto del contrato en la ciudad de Birmingham, en Reino Unido. En este país, el ebitda fue negativo por 163 millones.

Ferrovial ha declinado hacer ningún comentario sobre esta información.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios