VENDE SU DEUDA CON UN DESCUENTO DEL 50%

BNP Paribas huye de DIA y mete a los fondos buitre en la cocina del rescate

El banco francés, como ya hicieron Commerzbank y Deutsche Bank, se quita de encima la deuda con el grupo y la vende a 'hedge funds' con unas pérdidas del 50%

Foto: Logo de BNP Paribas en la fachada de una oficina en Nantes, Francia. (Reuters)
Logo de BNP Paribas en la fachada de una oficina en Nantes, Francia. (Reuters)

La banca extranjera empieza a salir corriendo de DIA ante el riesgo de que la empresa de supermercados entre en quiebra oficial si la oferta pública de adquisición (opa) de LetterOne no acaba en éxito en los próximos días. Un movimiento que está suponiendo la entrada en esta guerra de los 'hedge funds' o fondos buitre, firmas de inversión que suelen estrujar hasta las últimas consecuencias sus posiciones para obtener el mayor beneficio.

Según han confirmado distintas fuentes, BNP Paribas ha optado por quitarse de encima los 75 millones de euros que había prestado a la empresa de distribución dentro del crédito sindicado de 900 millones de euros concedido por 12 entidades financieras. El banco francés, que ha declinado hacer ningún comentario sobre esta información, está dispuesto a deshacerse de su posición por poco más de 35 millones. Es decir, por cerca del 50% del valor de su préstamo, descuento que pone de manifiesto las posibilidades de salvación que el mercado da a DIA.

La decisión de BNP Paribas llega apenas unos días después de que Commerzbank y Deutsche Bank pusieran en el mercado secundario no oficial de deuda bancaria sus 75 y 25 millones de euros, respectivamente. La venta, intermediada por Bank of America Merrill Lynch, el banco que consideró adecuada la oferta de LetterOne, se cruzó a entre el 50 y el 55% del valor nominal. En consecuencia, ambos bancos germanos, como el galo, han perdido casi la mitad de lo prestado.

Estos paquetes han ido a parar a fondos oportunistas, que suelen aprovechar estas circunstancias especiales para hacer un pingüe negocio en un corto espacio de tiempo. Así lo hicieron en Abengoa y en Codere, entre otras compañías, cuyo futuro pasó finalmente por sus manos, al tener gran parte de la deuda a refinanciar en sus carteras de crédito. Y para sacarlas a flote, exigieron unas condiciones muy duras, incluidos préstamos a un tipo de interés de más del 10%.

Con estas tres operaciones, 175 de los 900 millones del crédito sindicado concedido en su día por Santander, BBVA, Barclays, Société Générale, CaixaBank, ING, Mitsubishi UFJ Financial Group (MUFG), JP Morgan, Bankia y los citados Commerzbank, Deutsche Bank y BNP Paribas ya son propiedad de estos 'hedge funds'. Por tanto, ya tienen casi el 20% de toda la deuda bancaria en sus balances, posición que dificulta aún más si cabe alcanzar un acuerdo para refinanciar la deuda hasta 2023, como pide LetterOne.

Petición oficial a la CNMV

El fondo dirigido por Mikhail Fridman ha condicionado el rescate de DIA a dos cuestiones principales. La primera es que su opa sea respaldada por el 65% de los accionistas, tope que hoy va a pedir a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) le sea rebajado al 50,01% Una maniobra urdida por la baja aceptación de la opa y que solo es posible si el organismo supervisor considera "equitativos" los 0,67 euros ofertados por LetterOne al estimar que la compañía está en extremas dificultades.

En el folleto de la operación aprobado hace menos de un mes, la CNMV aseguraba no poder calificarlo así al ser inferior al precio pagado por el fondo ruso en los 12 meses anteriores en la compra de sus acciones (tiene el 29,5%). El precio equitativo obligaría a Fridman a lanzar una opa a 3,8 euros por acción. Desde que se creó esta normativa en 2007, ningún oferente había recurrido a este atajo a la normativa de opas, por lo que no existe precedente similar con el que comparar la situación de DIA.

El segundo condicionante es alcanzar un acuerdo para refinanciar la deuda bancaria de 912 millones de euros hasta por cuatro años, periodo en el que los acreedores no cobrarán un euro en concepto de amortización, ni podrán exigir cumplimiento alguno de obligaciones financieras o 'covenants', además de concederle líneas nuevas de crédito por 340 millones. El problema es que al quitarse de en medio bancos como BNP Paribas, Commerzbank y Deutsche Bank, la negociación tendrá que ser también con los 'hedge funds', prestamistas que suelen exigir condiciones muy duras.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios