EL BENEFICIO CAE UN 10%

Bankia se aleja de sus objetivos y complica al próximo Gobierno la privatización

El banco parcialmente nacionalizado redujo márgenes y beneficio en el primer trimestre. Necesita mejorar sus resultados a contrarreloj para cumplir con el plan estratégico

Foto: José Sevilla. (Efe)
José Sevilla. (Efe)

Bankia lleva varios trimestres sin crecer en márgenes. El banco sufre la política de tipos al 0%, que provoca que pese a conseguir frenar la tendencia de caídas del ‘stock’ de crédito el margen de intereses cae un 4,7% interanual, mientras que el beneficio neto se reduce un 10,8% hasta los 205 millones. Con ello, la rentabilidad se ha alejado en el último año de los objetivos estratégicos.

El margen de intereses recoge la capacidad de generar ingresos con la actividad tradicional de prestar y captar dinero, y se situó en 502 millones en el primer trimestre, con una caída respecto al año anterior de casi el 5% pese a que es la primera vez desde el inicio de 2015 que el banco registra un crecimiento interanual en el crédito. El crédito a la clientela bruto subió un 0,2% hasta los 122.808 millones, y si se excluyen dudosos, un 0,5% hasta los 579 millones.

Pero Bankia gana menos, porque el rendimiento del stock del crédito va actualizándose a la baja con el euríbor en negativo, aunque la entidad potencia la concesión de hipotecas a tipo fijo, que ya suponen el 54% del total. La formalización de hipotecas aumentó un 14,6% en Bankia, ganando cuota de mercado desde el 6,83% de febrero de 2018 hasta el 7,33% de febrero de 2019, según los últimos datos del Banco de España. El banco también gana cuota de mercado en empresas y en recursos de clientes fuera de balance.

Sin embargo, también en este caso hay una caída de ingresos por comisiones del 1,2% hasta los 260 millones. Mientras que el resultado de operaciones financieras (ROF) con la cartera de renta fija se hundió un 73% hasta los 37 millones. Así, el margen bruto cayó un 13,3%, aunque el descenso también de los gastos, del 7%, suavizó la caída del beneficio hasta el 10,9%, en 205 millones de euros.

Estas ganancias se sitúan por encima de lo previsto por el consenso de analistas, que esperaban un resultado peor, lo que permite a Bankia avances en bolsa del 2% liderando al Ibex 35. Sin embargo, como reconoce José Sevilla, consejero delegado, la evolución de las acciones está muy castigada. Aunque espera que el futuro gobierno no se olvide de la privatización, como quiere Podemos, que propone crear un banco público a partir de Bankia.

“En cualquier escenario lo razonable es pensar en un proceso de privatización que necesita oportunidades de mercado, y es verdad que ahora los tipos de interés condicionan la evolución de las acciones de Bankia”, admite Sevilla. Sin querer entrar en valoraciones políticas, sí confiesa que a su juicio la política económica debería priorizar “continuar reduciendo déficit y deuda”. “La actividad se está desacelerando, pero es una desaceleración que calificaría bastante gestionable. Los datos de empleo e indicadores adelantados son buenos”, añade.

El ejecutivo también ha rechazado entrar en nuevas operaciones corporativas, después de integrar el año pasado BMN, fusión con la que esperan capturar ya las sinergias estimadas de 190 millones este año. “Trabajamos en un plan estratégico (2018-2020) que queremos completar solos”, sentencia Sevilla, que espera mejorar el beneficio del año pasado, que se situó en 703 millones, y generar 2.500 millones para sus accionistas en este periodo. La entidad tiene margen con su posición de solvencia, ya que la ratio de máxima calidad (CET1 'fully loaded') mejoró 15 puntos básicos hasta el 12,43%.

La entidad se está alejando de sus metas, lo que complica una remontada en bolsa que haga más fácil la privatización. La participación del Fondo de Reestructuración y Reordenación Bancaria (FROB) asciende al 61%, valorada actualmente en 4.400 millones, frente al rescate de 22.424 millones en su momento, aunque ya ha recuperado 2.650 millones con las desinversiones realizadas y los dividendos cobrados.

El banco tiene como objetivo alcanzar una rentabilidad por encima del coste del capital en 2020, algo que todavía no ha conseguido en su breve historia. El retorno sobre el capital (ROE) se situó en el 6,6%, más que en diciembre pero lejos del 7,5% del primer trimestre del año anterior, mientras que el coste implícito del capital que otorga el mercado está cerca del 10%. “Nos queda mucho por hacer para llegar”, confiesa José Sevilla.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios