JUICIO POR LA SALIDA A BOLSA DE BANKIA

Un exdirector del BdE niega censura a los inspectores: "Podían hasta decir tacos"

Pedro González insiste en que las provisiones de Bankia estaban bien y que los correos de Casaus eran "meras opiniones". Reconoce que Bancaja estaba peor de lo que creían

Foto: El exdirectivo del Banco de España, Pedro González, en 2017 (Efe)
El exdirectivo del Banco de España, Pedro González, en 2017 (Efe)

El juicio de Bankia está reviviendo viejas rencillas del Banco de España. La declaración del exdirector de departamento, Pedro González, -de dos días de duración- era clave en este sentido, al ser el máximo responsable intermedio (antes del director general de supervisión y la comisión ejecutiva) en la inspección de Bankia durante los años de la fusión, salida a bolsa y caída del grupo nacionalizado.

Los inspectores José Antonio Casaus y José Antonio Delgado criticaron la labor de sus jefes por "maquillar al muerto" con Bankia e ignorar advertencias. Pero lejos de reconocerlo, González ha señalado este martes que los inspectores "tenían libertad hasta para decir tacos" y que los polémicos correos de Casaus eran "simples opiniones".

En dichos correos, de 2011, Casaus hacía advertencias como que "BFA-Bankia no era viable" antes de la salida mierda y calificaba de "mierda" su cuenta de resultados. "Era un análisis con opiniones, pero sin la naturaleza de informe de inspección", asegura González. "En el Banco de España trabajábamos en régimen de casi esclavitud. Todos después de muchas horas perdemos los papeles y escribimos palabrotas en correos electrónicos [...]. Jamás he forzado a nada a un inspector, por mucho que salga en la prensa", añade.

El exdirectivo, que estuvo imputado en el caso Bankia durante 2017, por los correos de Casaus, ha recocido alguna de sus observaciones. Como que los informes de Bankia tendrían que haber recogido que hacían falta más provisiones, en abril de 2012; y que Bancaja estaba peor de lo que creían.

Provisiones

González ha defendido las provisiones del grupo en su constitución y en la salida a bolsa, recordando que tenía un colchón de genéricas disponible del que podría haber hecho uso. "Las provisiones de 2010 no fueron por pérdidas incurridas, sino porque queríamos que tuviera un tejado para protegerse en la tormenta", ha explicado el exdirectivo del Banco de España.

El testigo ha negado que se forzara a Bancaja a fusionarse con Caja Madrid, sino que "se le invitó con impulso". Lo contrario podría haber sido una intervención, como ocurrió "con Banco de Valencia: les dijimos venga, venga, venga, hasta que intervenimos".

González es el exdirectivo que aportó este lunes un nuevo correo interno del regulador, en el que se contradice parte de lo dicho anteriormente por Casaus y el exgobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez, como adelanta este medio.

El testigo también ha explicado que Bankia podría haber evitado la nacionalización con el plan Rato, que incluía la petición de nuevas ayudas, pero "pasó lo que pasó y ni siquiera pudimos valorarlo". Para González, el desencadenante del rescate fue la ausencia de informe de auditoría y la dimisión de Rato.

Comín

Por su parte, el también exdirectivo Pedro Comín también carga contra los correos de Casaus al tildar sus cáculos de "básicos" y "sin rigor". Además, expone que no se podía hacer caso a Casaus al querer ir más allá en los saneamientos de Caja Madrid porque "hubiéramos sido el ejército de Pancho Villa".

Sobre el párrafo que se introdujo en el informe de seguimiento de marzo de 2011, previo a la salida a bolsa, Comín ha señalado que se introdujo porque González pidió que tuviera una conclusión, y se hizo más de dos meses después, en junio. En el, Casaus y Pedro Bravo decían que Bankia tenía provisiones suficientes para dos años. Es sobre este párrafo por el que el inspector dijo que le "faltó coraje" para no incluirlo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios