REPARTO DE SILLAS EUROPEAS

Merkel y Macron tienen la llave de la nueva ronda de fusiones de la banca española

El gobernador del banco central de Francia, defensor de tomar medidas para llevar el euríbor a positivo, aspira a suceder a Draghi, algo que pasa por que Merkel presida la CE

Foto: Los presidentes de Alemania y Francia, Angela Merkel y Emmanuel Macron. (EFE)
Los presidentes de Alemania y Francia, Angela Merkel y Emmanuel Macron. (EFE)

El baile de sillas europeo de los próximos meses tendrá importantes implicaciones en España, pudiendo marcar la nueva ronda de fusiones de las entidades. Los presidentes de Alemania y Francia, Angela Merkel y Emmanuel Macron, tienen la llave de esta nueva oleada de consolidación. Lo harán con la futura decisión de quién debe presidir el Banco Central Europeo (BCE) cuando ceda el timón Mario Draghi el próximo mes de octubre.

La mejor noticia para los bancos españoles sería que el nuevo gobernador fuera el francés François Villeroy de Galhau, gobernador del banco central galo y uno de los mayores defensores de aliviar la estrechez de márgenes a los bancos. Lo hace porque las entidades francesas serían de las más beneficiadas en Europa si se acaba con la penalización a la facilidad de depósito, el dinero que cobra el BCE por custodiar el dinero de los bancos. Actualmente, carga un 0,4%.

Draghi, de la misma opinión que Villeroy de Galhau, ya ha anunciado que estudiará reducir esta penalización, aunque sin especificar a qué nivel. En el sector, se ve como una compensación por las nuevas subastas de liquidez barata (TLTRO III) que el banco central ha anunciado recientemente para apoyar a los bancos italianos.

Quitar la penalización de la facilidad de depósito tendría un doble efecto: "Ganaremos decenas de millones por el ahorro de no tener que pagar por los depósitos en el BCE, pero el efecto será mucho mayor por la subida del euríbor", señala uno de los principales banqueros españoles.

El camino de Villeroy

El banco central francés es uno de los favoritos para suceder a Draghi, aunque no es el único. Con Luis de Guindos en la vicepresidencia del BCE, se da por hecho que el primer puesto del banco central tiene que otorgarse a un país centroeuropeo, con Alemania como gran candidato, al no haber presidido nunca la institución. Por eso, el 'halcón' alemán Jens Weidmann lidera muchas quinielas. Aunque este economista probablemente tomaría medidas respecto a la facilidad de depósito, podría ser más duro con los bancos italianos y, de rebote, con los españoles.

Sin embargo, Weidmann tiene al enemigo en casa. La candidatura de Merkel para la presidencia de la Comisión Europea, en función de lo que ocurra en las elecciones europeas, pondría palos en las ruedas a su compatriota.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (d), y el de Banco Sabadell, Josep Oliu.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (d), y el de Banco Sabadell, Josep Oliu.

Merkel tiene una segunda vía de influencia sobre las posibles fusiones en la banca española. Las negociaciones entre Deutsche Bank y Commerzbank son vistas a nivel internacional como un ejemplo a seguir en otros países. Aunque también podría quedarse Commerzbank la italiana Unicredit, dando así la satisfacción al BCE de firmar la primera gran fusión transfronteriza.

Los bancos españoles aguardan con interés todos estos movimientos. Con los márgenes golpeados como ahora y el volumen estancado, el futuro pasa por recortes de gastos y/o fusiones. La única operación en marcha actualmente es la de Unicaja y Liberbank, aunque todos los ojos están puestos en Banco Sabadell y Bankia, posibles candidatos a unirse o a ser comprados por CaixaBank o BBVA. Cuanto antes repunte el euríbor, mejor lo tendrán para evitar este escenario. Están en manos de Merkel y Macron.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios