Castigo al dueño de la compañía

La reelección del consejero de Enel suma el mayor rechazo de los accionistas de Endesa

La propuesta de reelección del consejero dominical que representa a Enel, el italiano Alberto de Paoli, acumula casi 40 millones de votos en contra en la última junta. El 25% de minoritarios

Foto: El consejero delegado de Endesa, José Bogas, y el nuevo presidente, Juan Sánchez-Calero. (EFE)
El consejero delegado de Endesa, José Bogas, y el nuevo presidente, Juan Sánchez-Calero. (EFE)

Uno de cada cuatro accionistas minoritarios de Endesa ha querido mostrar su descontento con el máximo accionista de la compañía, la eléctrica italiana Enel. Así se desprende de las votaciones de la última junta de accionistas celebrada por la empresa el pasado viernes.

El pequeño accionista ha votado en contra de la propuesta de reelección del único consejero dominical que se sometía a un segundo mandato, a propuesta de la multinacional transalpina, mucho más que en cualquier otro punto. Ni la elección del resto de consejeros independientes, entre los que está el nuevo presidente, ni la remuneración del consejo han alcanzado ese nivel de rechazo.

Así, casi 41 millones de votos se han opuesto a renovar el mandato de Alberto de Paoli, director general de administración, finanzas y control de Enel, y presidente de Enel Green Power. Esto quiere decir que un 25% de los accionistas minoritarios ha votado en contra, un porcentaje elevado para lo que suele ser habitual en las juntas de accionistas de empresas del Ibex, que, sin embargo, pasa desapercibido, por tener Enel el 70% del capital social de la compañía, con lo que todos los puntos sometidos a votación son aprobados solo con su voluntad.

Fuentes conocedoras de la empresa creen que los votos en contra que ha recibido De Paoli no tienen como objetivo censurar la labor personal de este ejecutivo, sino que es la manera simbólica que han elegido los accionistas para mostrar su rechazo de la matriz italiana Enel, que acarrea cierto descrédito en la opinión pública desde que compró la empresa en la opa más controvertida en la historia reciente de España.

A esto hay que sumar el malestar de una parte de la plantilla y los exempleados de la compañía, muchos de ellos accionistas minoritarios de la propia eléctrica. Sindicatos y jubilados lanzaron una demanda por conflicto colectivo contra la empresa en la Audiencia Nacional, que fue desestimada por el alto tribunal. El motivo principal de la guerra de trabajadores y extrabajadores con la dirección es el recorte de la tarifa eléctrica. Un pago en especie que supone tener la luz gratis hasta el fallecimiento del empleado o su familia directa.

En este contexto, en el que los trabajadores están sin convenio desde que finalizó la ultraactividad en diciembre, el clima social ha ido empeorando, hasta el punto de que se rompieron las negociaciones entre las partes en la semana previa a la junta, que estuvo marcada por la huelga y las protestas de los trabajadores. En la misma, los mayores abucheos fueron para el vicepresidente de Endesa, Franceso Starace, a su vez consejero delegado de Enel.

Por si esto fuera poco, el 'proxy advisor' ECGS recomendó votar en contra de la reelección de Alberto de Paoli, según publicó 'La Información'. Este recomienda a un 10% de accionistas. El resto de 'proxys' recomendó apoyar todos los puntos sometidos a la junta. Según el criterio de ECGS, pedía el voto negativo como castigo por la estructura del consejo de administración de la empresa, en el que la presencia de independientes es minoritaria, con lo que no cumple con las mejores prácticas de buen gobierno con base en la cual los minoritarios hacen sus propuestas. Aun así, Endesa tiene más independientes que dominicales, pese a que Enel posee el 70% del capital social de la empresa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios