Compra la licencia de la alicantina Cafina

La canadiense Canopy Growth se suma a la fiebre (legal) por la marihuana española

La cotizada, que ha creado un imperio con la venta de cannabis para uso medicinal y recreativo, compra una empresa de Alicante con licencia para cultivar y distribuir por toda Europa

Foto: Una explotación legal de cannabis. (EFE)
Una explotación legal de cannabis. (EFE)

El gigante canadiense de la marihuana legal, Canopy Growth, acaba de cerrar la compra de una pequeña empresa española afincada en Alicante con licencia para el cultivo y la comercialización de cannabis, con la intención ampliar sus parcelas en explotación y convertirla en su base operaciones para Europa. La sociedad adquirida se denomina Cáñamo y Fibras Naturales (Cafina), tiene sede en Catral y Callosa de Segura y obtuvo hace pocos meses todos los permisos necesarios de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) para crear explotaciones legales de marihuana destinada a fines medicinales o de investigación.

Los invernaderos de Cáñamo y Fibras Naturales son muy modestos, de apenas 150 metros cuadrados, según sostiene la firma de Toronto, por lo que en realidad la operación se traduce en la adquisición de los documentos y los procedimientos administrativos necesarios para poner en marcha la actividad de cultivo y comercialización de forma legal y automática, sin tener que someterse a todos los trámites administrativos que requieren una nueva licencia, de la que disfrutan un puñado de compañías en España. El actual director general de la empresa española, Xavier Deláss Martínez, seguirá al frente de la misma durante el proceso de inyección de capital del nuevo propietario canadiense. Uno de los socios de Cafina que se han desprendido de su participación, Eladio Aniorte, admite a El Confidencial que no hay apenas tierras o parcelas incluidas en la sociedad. Aniorte es uno de los líderes de Asaja, asociación de Alicante y Murcia muy activa en favor de los trasvases entre cuencas y, en especial, del Tajo-Segura y el trasvase del Ebro.

Cafina nos permitirá ampliar rápidamente nuestra presencia en España utilizando su licencia de cultivo existente como plataforma de lanzamiento

Cafina es una de las tres empresas en España autorizadas para cultivar, distribuir y exportar cannabis que contiene más del 0,2% del principio activo del cannabis, el tetrahidrocannabinol (THC), para fines medicinales y de investigación. También tiene licencia para desarrollar el cultivo del cáñamo y desarrolla proyectos de I+D relacionados con la venta de semillas.

Bruce Linton, fundador y co-CEO de Canopy Growth. (Reuters)
Bruce Linton, fundador y co-CEO de Canopy Growth. (Reuters)

"La operación de activos de producción múltiple dentro de Europa nos permitirá aumentar los ingresos en la UE sin restricciones de suministro", afirmó Mark Zekulin, presidente y co-CEO de Canopy Growth, en una comunicación oficial de la empresa canadiense. “Esta adquisición estratégica en un entorno de producción escalable y de bajo costo diversifica nuestras capacidades de producción en Europa, similar a nuestro enfoque en Canadá, donde tenemos instalaciones de producción en siete provincias diferentes", insistió. "Añadir Cafina nos permitirá ampliar rápidamente nuestra presencia en España utilizando su licencia de cultivo existente como plataforma de lanzamiento, al tiempo que garantizamos que nuestra presencia en Canadá, la más grande del mundo, pueda continuar atendiendo las necesidades médicas y recreativas de los canadienses". Canadá aprobó el año pasado el uso lúdico del cannabis.

No es la primera compañía del otro lado del Atlántico que pone el radar en España como localización para la producción de marihuana. La americana Freedom Leaf adquirió el año pasado 37.000 metros cuadrados de invernadores en Alginet (Valencia) con la intención de reconvertirlos en una factoría de cannabis.

Intento previo con Juan Abelló

Canopy Growth, que cotiza en los mercados de Toronto y Nueva York, lanzó en otoño pasado una oferta de interés por Alcaliber, una de las líderes mundiales en la producción de morfina para uso medicinal. La compañía española estaba participada en un 60% por Torreal, el brazo inversor del empresario Juan Abelló, y cuenta también con licencia para el cultivo de cannabis. Finalmente, fue el fondo británico GHO el que cerró la adquisición por más de 200 millones de euros.

En virtud de la autorización de la AEMPS que posee, Alcaliber llegó a cerrar con Canopy un acuerdo para suministrarle marihuana y semillas. Tras la venta a GHO, Abelló estipuló con el inversor inglés Linneo Health la intención de crear una nueva vertical conjunta especializada en “la realización, tanto en España como en el extranjero, de las actividades de cultivo, producción, fabricación, importación, exportación, distribución y comercio de cannabis y sus productos para fines médicos y científicos, así como la investigación ligada al desarrollo de estas actividades”, según su objeto social.

Sin embargo, el gigante canadiense del cannabis ha optado por comprar su propia licencia con la intención de ampliar “su huella de producción europea a una de las regiones de crecimiento más ideales del mundo”, que es como describe “la soleada España”. Actualmente, Canopy tiene en producción unos 40.000 metros cuadrados de cultivos en Odense (Dinamarca) y en sus instalaciones alemanas de Tütlingen.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios