La empresa rompió la negociación

Sindicatos y jubilados de Endesa revientan la última junta de accionistas de Borja Prado

Las intervenciones del presidente saliente y el consjero delagado se han visto salpicadas por airadas protestas de los afectados por el fin del convenio, que implica dejar de pagarles la luz

Foto: El presidente saliente de Endesa, Borja Prado, con el COE José Bogas y el vicepresidente Francesco Starace. (Reuters)
El presidente saliente de Endesa, Borja Prado, con el COE José Bogas y el vicepresidente Francesco Starace. (Reuters)

Sindicatos y jubilados de Endesa han sido los principales protagonistas en la última junta general de accionistas como presidente de Borja Prado, que será sustituido por Juan Sánchez-Calero en el cargo. La Policía Nacional ha acordonado el hotel a las afueras de Madrid donde se ha celebrado del acto para contener a cientos de manifestantes. Los trabajadores estaban llamados a un paro de 24 horas este viernes, en lo que supone la primera huelga de un día completo en la historia de la compañía.

Además, las intervenciones del presidente de Endesa, Borja Prado, y el consejero delegado, José Bogas, se han visto salpicadas por fuertes protestas de un sector de accionistas presentes en la sala donde se celebraba la junta de accionistas y en la que estaban presentes los presidentes de honor de la compañía, Manuel Pizarro y Rodolfo Martín Villa, ex no sólo de la empresa sino también del Partido Popular.

Los pitos y gritos de "fuera, fuera" de los jubilados y sindicalistas presentes en la sala por ser accionistas se han intensificado al nombrarse en la sala al vicepresidente de Endesa, Francesco Starace, quien ostenta el cargo de consejero delegado de Enel, la eléctrica italiana propietaria de Endesa.

Las intervenciones de los accionistas también ha estado marcada por los trabajadores. Casi todas denunciaban la situación de conflicto que viven trabajadores y extrabajadores con la empresa. Uno de ellos ha llegado a amenazar con frentes judiciales por toda España. También han afeado los bonus y blindajes de la alta dirección.

La negociación laboral ha empeorado. Tras la convocatoria de huelga para este viernes, la directiva decidió levantarse de la mesa y romper la negociación con los sindicatos para firmar un nuevo convenio, después de que el anterior finalizara en 2018.

Los trabajadores decidieron demandar en el Audiencia Nacional a la compañía entre otras cosas por la pérdida de beneficios sociales de los que gozaban. Entre los mismos, destaca el pago de la energía eléctrica por parte de la empresa hasta el fallecimiento. La eléctrica pretende rebajar este pago a cambio de otras medidas para los 9.700 trabajadores en activo. Sin embargo, este escenario nunca ha sido aceptado por los empleados y sobre todo por los jubilados, que verían mermadas estas prestaciones sin nada a cambio.

Sin embargo, los tribunales desestimaron la demanda de los sindicatos, que ya han recurrido al Tribunal Supremo. Endesa entendió tras el fin de la ultraactividad en 2018, que los beneficios dejaban de tener vigencia. Por ello, han enviado cartas a los que gozan de esta prestación para advertirles que en junio de 2019 deben buscarse una comercializadora y sufragar el gasto que hasta ahora venía cubriendo la empresa. Para Endesa acabar con la tarifa de 36.000 jubilados y sus familias supone poder revertir una provisión de 711 millones de euros, que podría destinar a beneficio. No obstante, al estar la cuestión judicializada, por prudencia contable, sigue apareciendo esta provisión.

A las muchas intervenciones de accionistas en referencia al convenio colectivo roto, el presidente de Endesa Borja Prado ha respondido de forma muy escueta. El máximo responsable del consejo de administración se ha limitado a lamantar la situación y ha asegurado que la empresa está poniendo todo de su parte para llegar a un acuerdo justo y ranozable por todas las partes. Se ha referido a la sentencia favorable para la eléctrica en la Audiencia Nacional, aunque ha evitado valorarla. En este sentido, ha pedido volver cuanto antes a la mesa de negociación. Y ha instado a tener una empresa más flexible y adaptada al futuro.

Con respecto a la tarifa de luz de los empleados, Prado ha señalado que la propuesta de la compañía (3.500 KWh al año frente a la media acutal de 9.000 KWh) solo trata de poner racionalidad y alinearse con los mejores estándares de eficiencia energetica, superando así regulaciones de limitación de consumo fuera de toda lógica.

Tras ello, la junta ha concluido con apoyo mayoriatio a todos los puntos del día.

Prado se despide

Al margen de lo anterior, el discurso de Borja Prado ha alertado de la situación de crisis que se avecina, para lo que ha pedido la formación sólida de Gobierno ante las próximas elecciones generales. Una situación de desaceleración que ha beneficiado el tránsito de inversión hacia valores seguros como son las 'utilities'. De ahí el alza de Endesa, entre otros, que ha permitido poner a la compañía en la valoración más alta de los últimos años que Prado ha ensalzado.

El ya exmandatario ha lanzado hacia el final de su discurso un mensaje inquietante: "No obstante su pertenencia al Grupo Enel, Endesa ha mantenido su marca y su personalidad". No en todas las filiales. La de renovables, un eje de futuro, se denomina Enel Green Power España.

Bogas pide que las primas renovables las paguen todos

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha admitido que la factura de la luz es una de las más caras de Europa debido a los cargos y peajes dependientes de la regulación. Por ello, ha reavivado el debate sobre si las primas de las renovables se deben pagar no sólo en la factura de la luz sino entre otros consumos energéticos, ya que la descarbonización de la economía en un objetivo que atañe a todos.

También es significativo el agradecimiento que ha hecho tanto al Ministerio para la Transición Ecológica como a Enresa en la negociación del cierre escalonado de las nucleares. Endesa consiguió 'in extremis' que este se vaya a los 46 años de media, cuando Iberdrola y Naturgy pretendía un cierre a 40 años, algo que también quería el PSOE cuando llegó a Moncloa. El cierre anticipado hubiera tenido unos efectos muy perniciosos para Endesa, y hubiera supuesto una fuerte ventaja competitiva para sus rivales.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios