Tendrá que responder en dos meses

Iberia y Vueling entregan al Gobierno el plan para blindarse contra un Brexit duro

Ambas aerolíneas españolas presentaron formalmente este miércoles sendos planes ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) para garantizar la actividad frente a un Brexit sin acuerdo

Foto: Foto de archivo de un avión de Vueling. (Reuters)
Foto de archivo de un avión de Vueling. (Reuters)

Las aerolíneas españolas Iberia y Vueling enviaron este miércoles sendos planes de contingencia a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). El organismo dependiente del Ministerio de Fomento es la máxima autoridad a la hora de decidir si mantienen o no la licencia de vuelo. Las hojas de ruta de los dos operadores, cuya recepción ha sido confirmada por fuentes del ramo dirigido por José Luis Ábalos, tendrán que tener respuesta formal por parte del Ejecutivo en el plazo máximo de dos meses, según detallan fuentes de IAG, el 'holding' propietario de las aerolíneas.

Tanto Iberia como Vueling tenían de plazo hasta esta semana para detallar formalmente al Gobierno español cuál será su hoja de ruta para garantizar la operativa ante la posibilidad de un Brexit sin acuerdo, que podría haberse materializado este mismo viernes de no haber mediado la prórroga decretada 'in extremis' hace tan solo 48 horas y que traslada la decisión final del divorcio entre Reino Unido y la Unión Europea hasta el 31 de octubre. El aplazamiento ha sido un balón de oxígeno para IAG en su conjunto, que experimentó este jueves un avance en bolsa superior al 5% y lideró las alzas en el Ibex 35.

En febrero, el Consejo y el Parlamento Europeo dieron un plazo de seis meses tras el Brexit a las aerolíneas españolas del grupo IAG para operar dentro de Europa como vienen haciendo en la actualidad. Sin embargo, de producirse un Brexit sin acuerdo quedarían fuera si no son capaces de demostrar que su accionariado es mayoritariamente comunitario. Con la prórroga hasta el 31 de octubre, más los seis meses de gracia que dio Bruselas, la aerolínea ya tiene hasta el 31 de abril de 2020 para ejecutar su plan de contingencia sin afectar hasta entonces a la operativa, de ahí el avance bursátil del sector este jueves en Europa.

De esta manera, las compañías han presentado un plan para realizar los cambios en su accionariado que permita cumplir con la norma europea que dice que para realizar vuelos intracomunitarios (entre dos puntos de la UE) al menos el 50,1% del capital social del operador debe estar controlado por titulares del Viejo Continente. Si los ciudadanos británicos dejan de ser miembros del club europeo, la Comisión Europea considera que las aerolíneas de IAG, Iberia y Vueling entre ellas, dejarán de cumplir con ese criterio. Desde ambas compañías se rechaza esa argumentación. En el caso de Iberia, por ejemplo, consideran que el hecho de que Garanair tenga la mitad de los derechos políticos -si bien no los económicos- debería ser suficiente. Pero en Bruselas no compran esa tesis.

De esta manera, el plan, que ya está en manos de Fomento después de varios meses de negociación multilateral, debería servir de blindaje para las dos compañías aéreas españolas que más vuelos operan dentro del espacio comunitario. El objetivo final es que AESA, que tiene la última palabra, acepte las explicaciones de Iberia y Vueling sobre su españolidad y por tanto su estatus para poder seguir operando con normalidad dentro de la Unión Europea. Aunque la respuesta formal aún tardará en hacerse pública, máxime con el aplazamiento acordado entre Theresa May y Jean-Claude Juncker para culminar el Brexit, fuentes al tanto del proceso aseguran que Moncloa ya conoce los planes de las aerolíneas y ha dado su visto bueno.

Además de Fomento, organismo responsable de AESA, en dicho proceso negociador ha participado activamente el Ministerio de Exteriores. El titular del ramo, Josep Borrell, quien fuera presidente del Parlamento Europeo y que conoce la alta burocracia comunitaria, aseguró ya en enero que la UE permitiría volar a Iberia incluso con un Brexit desordenado. "Estoy seguro de que si se produjera esa circunstancia Europa tomaría medidas reglamentarias para garantizar la conectividad. No podría ser de otra manera", señaló entonces desde Bruselas el mandatario español.

Esta misma situación la está viviendo la otra aerolínea europea del grupo IAG, Aer Lingus. La compañía aérea irlandesa también ha presentado su plan de contingencia al Gobierno Irlandés, tal y como confirman fuentes de su 'holding' propietario con sede en Londres. Sin embargo, el fuerte debate sobre la supervivencia operativa está siendo mucho más débil que en España, aseguran fuentes al tanto del proceso.

Estas mismas fuentes creen que otras aerolíneas europeas podrían estar tras la fuerte presión generada en torno al Brexit. Así, buscarían sacar tajada y ocupar el enorme hueco que dejarían Iberia y Vueling, cuya operativa dentro de Europa supone una parte estructural de su negocio. Si Bruselas dejara de considerar a estas compañías como miembros de la UE, pasarían a ser considerados como de un país tercero y no podrían hacer vuelos entre países del club comunitario. Es decir, que podrían hacer un Madrid-Londres pero no un Madrid-Barcelona, por ejemplo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios