POR EL DéBIL COMPORTAMIENTO DE LA ACCIÓN

Pallete convoca junta de Telefónica el 7 de junio con un ojo en los fondos activistas

El consejo de administración de la operadora se reunirá tras Semana Santa para ratificar la cita en la que el presidente de Telefónica tendrá que dar explicaciones por la cotización

Foto: El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, durante una junta de accionistas. (EFE)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, durante una junta de accionistas. (EFE)

José María Álvarez-Pallete ya ha fijado las dos citas que van a marcar el futuro de Telefónica en los próximos meses. Por un parte, presentará el 10 de mayo los resultados del primer trimestre, en los que aflorará la bajada sustancial de la deuda del grupo de telecomunicaciones, tras las ventas de activos no estratégicos y la devolución de los 702 millones de euros de la Agencia Tributaria. Por otra, ha convocado la junta general de accionistas (JGA) para el próximo 7 de junio, fecha marcada a fuego porque el presidente de la multinacional tiene que hacer frente de nuevo a la presión de los inversores activistas.

Según han confirmado fuentes financieras, Álvarez-Pallete ha decidido reunir a los accionistas prácticamente el mismo día que en 2018 (6 de junio). La fecha definitiva tiene que ser ratificada por el consejo de administración de Telefónica, que 'a priori' se reunirá después de Semana Santa para acordar también los puntos que se someterán a la aprobación de la JGA. La preocupación en presidencia es la posible reacción que tengan los inversores institucionales por la evolución bursátil de la compañía, que por segundo año consecutivo estará por debajo del precio al que cotizaba cuando se celebró la anterior junta.

Aunque la compañía exhibe que ha reducido la deuda en 13.000 millones desde que Pallete se hizo cargo de la gestión hace ahora tres años, y que por primera vez el apalancamiento ha bajado de los 40.000 millones, el mercado no termina de apoyar la estrategia de Pallete. La acción sube este año cerca del 1%, algo más que el índice MSCI Europe Telecom (+0,13%), pero mucho que el 10% de revalorización que registra el Ibex 35 hasta este martes.

Una comparación que desde Telefónica explican por el castigo permanente que los inversores aplican al sector de las telecomunicaciones por las altas exigencias regulatorias por parte de la Comisión Europea, la aparición de los nuevos competidores tecnológicos, a los que no se les aplica la misma normativa, y los fuertes desembolsos necesarios en la compra de espectro y en las subastas 5G, como está sucediendo actualmente en Alemania.

En lo que va de ejercicio, Telefónica se ha comportado mejor que Vodafone, que baja un 8%, y que British Telecom, que se deja un 5,5%. Ambas, golpeadas por la incertidumbre sobre el Brexit, un elemento que también pesa en la española por su presencia en el Reino Unido a través de 02, compañía que ha intentado salir a bolsa sin éxito en los dos últimos años. Pero lo ha hecho peor que la holandesa KPN, Orange, Deutsche Telekom y Telecom Italia, entre otras empresas de telecomunicación europeas.

Núcleo duro

En Telefónica, se mira con mucho celo la evolución de la cotización, porque el hecho de haber tocado mínimos en 20 años ha provocado el interés de potenciales inversores denominados activistas. Es decir, fondos que toman posiciones en el capital para exigir cambios en el equipo gestor con el objetivo de levantar el valor en bolsa. Así ocurrió el pasado año con Elliott, el 'hedge fund' que se ha convertido en el accionista de referencia de Telecom Italia y que durante varios meses sondeó movimientos corporativos sobre la española.

Pallete tiene el respaldo total de CaixaBank y Criteria Caixacorp, que en total suman cerca del 6,3% del capital, y de BBVA, que mantiene históricamente su 5%. Ambos accionistas mantienen una relación muy sólida con el presidente de Telefónica, como demuestran los acuerdos tecnológicos a los que ha llegado con las dos entidades financieras. Tanto Isidre Fainé como Jordi Gual y Carlos Torres han cerrado filas con el primer ejecutivo de la operadora, en el que confían para adaptar la vieja empresa de llamadas en un nuevo líder en la venta de datos.

En los últimos meses, Telefónica ha vendido una participación del 10% en Telxius, su filial de infraestructuras, sus subsidiarias en varios países de Centroamérica, como Panamá y Nicaragua, y está a punto de traspasar su negocio de centros de datos por unos 600 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios