Bruselas acusa a VW, BMW y Mercedes de frenar el desarrollo del 'coche limpio'

La Comisión Europea ha enviado un pliego de cargos a los fabricantes por haber realizado prácticas anticompetitivas. Las empresas se arriesgan a una multa millonaria

Foto: La Comisión Europea pone la lupa sobre los principales fabricantes de coches alemanes
La Comisión Europea pone la lupa sobre los principales fabricantes de coches alemanes

La Comisión Europea ha informado a BMW, Daimler (Mercedes) y VW (Volkswagen, Audi y Porsche) de que su investigación concluye que restringieron la competencia en el desarrollo de tecnología limpia para la fabricación de vehículos.

Con ello, el Ejecutivo comunitario ha dado un paso más en su cruzada contra BMW, Daimler y el grupo VW, enviando un pliego de objeciones en el que informa a las compañías de su conclusión preliminar de que rompieron las normas de competencia de la Unión Europea. Los fabricantes se enfrentan a una multa millonaria que puede llegar a ser del 10% de la facturación global.

Es el resultado de una investigación que comenzó en octubre de 2017, cuando técnicos de la Comisión realizaron inspecciones en las sedes de BMW, Daimler, Volkswagen y Audi en Alemania, con el objetivo de descubrir si había colusión entre los fabricantes de automóviles en el desarrollo de tecnología limpia para coches de transporte. Esas pesquisas llevaron en septiembre de 2018 a la apertura de una investigación en profundidad por parte del departamento de Margrethe Vestager, comisaria de Competencia.

“Las compañías pueden cooperar de muchas formas para mejorar la calidad de sus productos. En cualquier caso, las normas de competencia europeas no permiten la colusión en justo lo contrario: en no mejorar sus productos, no competir en calidad. Nos preocupa que esto sea lo que pasó en el caso y que Daimler, VW y BMW pueden haber roto las normas europeas”, ha explicado Vestager.

“Como resultado, la oportunidad de comprar coches con la mejor tecnología posible puede haber sido denegada a los consumidores europeos. Los tres productores tienen ahora la oportunidad de responder a nuestras investigaciones”, ha señalado la comisaria de Competencia.

El Ejecutivo comunitario cree que los tres fabricantes han trabajado para limitar el desarrollo de la tecnología de emisiones limpias para los nuevos coches de diesel y gasolina en el Espacio Económico Europeo (EEE) entre 2004 y 2014. Esa colaboración para limitar la competencia se producía en las reuniones técnicas del llamado “Círculo de los cinco”.

En concreto Bruselas considera que trataron de limitar el progreso en dos tecnologías. Por un lado el sistema de reducción catalítica selectiva (SCR) para recudir las emisiones nocivas de óxido de nitrógeno (NOx) para los coches de pasajeros diésel. Por otro lado, las preocupaciones del Ejecutivo comunitario también se refieren a los filtros de partículas ‘Otto’ (OPF) para reducir la emisión de partículas nocivas de coches de gasolina. En este segundo caso, la investigación concluye que los fabricantes evitaron o retrasaron la introducción de los OFP en sus nuevos coches entre 2006 y 2014.

El pliego de objeciones enviado hoy por Bruselas es un paso formal dentro del proceso de investigación del Ejecutivo comunitario, en el que se explica con detalles cuáles son las acusaciones que se hacen. Las empresas afectadas tienen después que analizar el documento, y después pueden contestar dentro de los dos siguientes meses, y realizar una audiencia oral para presentar sus comentarios ante los representantes de la Comisión y de las autoridades de competencia nacionales.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios