La APB financiará 35 millones

Baleària desatasca una nueva terminal en el puerto de Barcelona de 50 millones de euros

La naviera y la Autoridad Portuaria acercan un acuerdo para licitar la infraestructura. La entidad que preside Mercè Conesa ejecutará un nuevo muelle de 35 millones y Baleária, el edificio

Foto: El Hypatia de Alejandría, nuevo buque de Baleària propulsado con gas natural que opera desde Barcelona.
El Hypatia de Alejandría, nuevo buque de Baleària propulsado con gas natural que opera desde Barcelona.

La naviera Baleària negocia con la Autoridad Portuaria de Barcelona la activación en breve del mecanismo administrativo para construir una nueva terminal de ferris de uso exclusivo que le permita contar con una base propia y con una concesión a muy largo plazo. Las instalaciones serán distintas a las que actualmente utiliza en la terminal polivalente de Port Nou, en el muelle Adossat. El acuerdo está casi cerrado con la entidad que preside Mercè Conesa, según ha podido saber El Confidencial, e implica una inversión cercana a los 50 millones.

Los trámites del proyecto podrían arrancar en septiembre con la licitación de un proyecto de ejecución que, una vez definido, fijará la aportación económica de cada una de las partes. No obstante, el modelo consensuado pasa por una primera intervención del puerto de Barcelona con la construcción de un nuevo muelle que conllevará un coste de unos 35 millones de euros. Una vez construido, Baleària acometería la ejecución del edificio de la terminal, con un coste cercano a los 15 millones de euros. La inversión en el muelle se repercutiría a la compañía que preside Adolfo Utor a través del cobro de cánones a lo largo de una concesión administrativa que se prolongará entre 20 o 30 años.

La Autoridad Portuaria construirá un nueve muelle de 35 millones y repercutirá el coste a Baleària en una concesión de más de 20 años

La nueva instalación permitirá a la compañía con sede en Dénia ampliar sus servicios hacia los destinos que trabaja actualmente desde esta ciudad: Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera. Se trata de una pata fundamental en la estructura de su negocio. Las rutas a Baleares desde Barcelona, Valencia y Dénia representan el 44% y el 45% del tránsito de pasajeros (1,9 millones) y vehículos. Pero, y esto es importante, agrupan el 79% de toda la carga que mueven los buques de la compañía. El papel de los ferris es clave como herramienta de suministro de las empresas ubicadas en un archipiélago que tiene en el turismo una de sus principales fuentes de ingresos. Algunas de las grandes empresas de distribución, por ejemplo, emplean los barcos de Baleària para nutrir sus supermercados en las islas.

El presidente de Baleària, Adolfo Utor, en la presentación de la memoria y resultados de 2018.
El presidente de Baleària, Adolfo Utor, en la presentación de la memoria y resultados de 2018.

El movimiento de Baleària en Barcelona, aunque planificado a largo plazo, se produce en un contexto de competencia "agresiva" entre los distintos operadores, principalmente con la nueva Armas-Trasmediterránea. La antigua compañía de Acciona también opera con las islas desde la capital de Cataluña y cuenta con su propia terminal. También Grimaldi disfruta de una concesión en exclusiva para el tráfico de ferris y 'short sea shipping' o transporte comercial costero.

Baleària creció en facturación el año pasado, hasta los 381 millones de euros, aunque los costes de entrada en el mercado de Canarias, el precio del combustible y la guerra de precios con sus competidores provocaron un recorte del 37% en su beneficio neto, que cerró en 27 millones. La naviera, de la que Utor es máximo accionista y donde la familia Matutes tiene una participación minoritaria, tiene una treintena de buques en operación, el 90% de ellos en propiedad. Además de la conexión con Baleares, explota rutas con Argelia desde Valencia y los puertos andaluces de Almería, Málaga y Algeciras, y concentra la mitad de sus pasajeros, 2,7 millones, en los trayectos en el estrecho de Gibraltar, con destino a Ceuta, Melilla, Tánger-Med o Nador. Además, opera líneas de ferri entre Bahamas y Florida y negocia la entrada en Puerto Rico y República Dominicana.

Desde marzo de este año, explota en alianza con Fred Olsen la conexión entre Huelva y Canarias con el 'smart ship' Nápoles, un buque propulsado con gas natural licuado. Esta ruta se abrió como consecuencia de la resolución de la CNMC que autorizó la absorción de Trasmediterránea por el Grupo Naviera Armas. El regulador advirtió de una posible posición de dominio por esta concentración y abrió la puerta a Baleària en el mercado canario.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios