POR LOS COSTES DE TRANSFORMACIÓN

Fridman prevé pérdidas de más de 400 millones en DIA en los dos próximos años

El magnate ruso advierte a los pequeños inversores de que no esperen recuperar la inversión durante los primeros cinco ejercicios de su mandato en el que caso de que triunfe la opa

Foto: Mikhail Fridman. (Reuters)
Mikhail Fridman. (Reuters)

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) aprobó este jueves la oferta pública de adquisición (opa) de LetterOne sobre el 70% del capital de DIA que no está en sus manos. El fondo controlado por el magnate Mikhail Fridman avisa a los accionistas que no esperen ver “la creación de valor antes de que pasen cinco años” y advierte de que la compañía sufrirá a corto plazo pérdidas mayores a los 352 millones de euros registrados en 2018 tras el deterioro de varios activos en España y en el extranjero.

El plazo de aceptación de la opa comienza el día 1 de abril y se extenderá hasta el 23 de abril, ambos inclusive.

La CNMV ha obligado a LetterOne a hacer un desnudo integral de sus intenciones y sus previsiones sobre qué hará con DIA en el caso de que al menos la mitad de los accionistas acepte la opa lanzada a 0,67 euros por acción y, por tanto, se considere exitosa. De hecho, sobre el citado precio, el organismo regulador subraya que “supone un descuento del 34,2% respecto al precio medio por acción del semestre anterior a la presentación de la oferta. Una apreciación que coincide con la que hizo Glass Lewis, uno de los principales asesores mundiales de accionistas, en su informe previo a la junta general del pasado 20 de marzo.

Sin embargo, el fondo con base en Luxemburgo discrepa de la matización de la CNMV, al considerar que esa métrica no es “fiable, como consecuencia del impacto significativo” que tuvo en DIA y su cotización la revelación de irregularidades contables y fallos en la gestión, tal y como reconoció la propia empresa entre octubre y diciembre. En concreto, LetterOne se refiere al ‘profit warning’ comunicado a mediados de octubre y a la reexpresión de las cuentas de 2017. Además, agrega que a finales de año se detectaron nuevos problemas que forzaron un reconocimiento mayor de las pérdidas.

Por todo ello, Fridman considera que los 0,67 euros por título recogen una prima del 56,1% respecto al precio en bolsa el día previo a la comunicación de la opa (el 4 de febrero) y del 19,4% respecto al precio medio ponderado del trimestre precedente. En consecuencia, aconseja a los inversores que acepten su oferta, que, en el caso de que sea suscrita por hasta el 92% del capital, llevaría a LetterOne a proponer la exclusión de bolsa de DIA mediante una compra forzosa a un precio no determinado.

No obstante, les advierte de que, en el caso de que no vendan las acciones, los primeros años de la cadena de supermercados bajo la gestión de los hombres de Fridman no será precisamente un camino de rosas. El fondo luxemburgués tiene previsto aplicar lo que denomina Plan de Transformación, consistente en la renovación del equipo gestor —despido del actual consejero delegado—, una nueva estrategia de la red de tiendas, un cambio en la propuesta de valor comercial (más productos frescos y una nueva marca blanca), un reajuste de los precios y las promociones y una reinvención de la marca.

Pese a esta reestructuración interna, LetterOne avisa de que durante los dos primeros años del Plan de Transformación la sociedad "no generará caja ni resultados positivos". En este sentido, agrega que “no es realista prometer a los accionistas la creación de valor antes de que pasen cinco años” desde la puesta en práctica de la nueva política de gestión. Más aún, precisa que “los resultados de la sociedad serán peores que los del ejercicio 2018”, ya que, según su experiencia, "cuando una cadena minorista de alimentación cambia profundamente su propuesta de valor comercial, el rendimiento primero empeora para luego mejorar".

Para poder implantar dicha estrategia, Fridman pone como condiciones, además del éxito de la opa, un acuerdo con la banca, que no cobrará nada del principal, salvo los intereses, hasta 2023. Como ya adelantó El Confidencial el 7 de febrero, LetterOne ha pedido a los acreedores no amortizar ni un euro de los 1.700 millones que adeuda la compañía, con la excepción de los 300 millones de euros en bonos que vencen en junio. Al contrario, les propone que, además de aceptar no afrontar ningún pago de la deuda, le concedan 170 millones adicionales en líneas de 'confirming' y otros 145 en líneas de 'factoring'.

El fondo de capital riesgo asesorado por Goldman Sachs recuerda que no tiene previsto destinar ni un euro de los 100 millones estimados que conseguirá por las ventas de Clarel y Max Descuento ni de los 500 millones que aportaría mediante ampliación de capital a repagar a la banca, ya que su objetivo es financiar la reestructuración de la compañía. Una disciplina muy severa que los acreedores, encabezados por Santander, BBVA, Barclays y Société Générale, han rechazado hasta la fecha en diferentes ocasiones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios