CONTRATO DE ACS

Cruce de cuchillos por la última gran auditoría del Ibex

El concurso de la auditoría de ACS ha provocado una escalada de crítica y acusaciones veladas entre las Big Four, que apuntan a escándalos en EEUU y Asia y al papel de Aznar

Foto: Torres de PwC y KPMG en Madrid. (EFE)
Torres de PwC y KPMG en Madrid. (EFE)

ACS puso ayer fin a una de las últimas batallas del negocio de la auditoría, a todos los niveles. La constructora presidida por Florentino Pérez ha encargado la revisión de sus cuentas a KPMG durante los próximos tres años, en un contrato que podría superar los 40 millones en el trienio. Este era el último gran contrato pendiente de rotar del Ibex 35, después de que lo hayan hecho en los últimos años los de gran parte de la banca, incluidos Santander y BBVA, y 'blue chips' como Telefónica.

Con este concurso, concluye el cambio de ciclo en la auditoría. Antes de la crisis, Deloitte y EY se repartían la mayor parte del Ibex 35. Pero tras los cambios introducidos en la Ley de Auditoría liderada por Luis de Guindos, se ha dado un vuelco a la situación: KPMG y PwC tienen 10 grandes del principal índice español cada una, frente a las ocho de Deloitte y las siete de EY.

En este entorno, la guerra por el contrato por ACS ha sido encarnizada, tanto dentro como fuera del proceso. La disputa ha hecho que circulen rumores y noticias negativas sobre los tres contendientes durante los últimos meses.

A KPMG se le ha intentado penalizar por una investigación que tienen en marcha los tribunales norteamericanos contra seis exempleados —despedidos— por presunto uso de información privilegiada del PCAOB, el ICAC de EEUU, que le habría permitido ganar contratos como el de BBVA. También se ha asociado su victoria a la relación de José María Aznar, asesor de la Big Four, con Florentino Pérez.

Dardos para todos

En el caso de PwC, las críticas han girado en torno a su papel para valorar la participación de la constructora en Iberdrola, y los dos expedientes que tiene en marcha en el ICAC por su trabajo en Banco Popular.

Mientras, sobre EY se ha señalado las demandas por hasta 9.000 millones que tiene en Japón y el vínculo que tiene con el presidente de ACS como auditor del Real Madrid.

Al margen de estos puñales, la constructora se decantó por la oferta más económica y que más experiencia tiene en auditoría de este tipo de compañías, con la revisión de las cuentas de Acciona y Aena desde hace años.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios