un modelo de éxito

Las franquicias españolas que tiran del carro a nivel mundial

Este tipo de empresas españolas no se suelen prodigar demasiado por el extranjero, pero hay algunas excepciones que han triunfado en todo el mundo. Te desvelamos sus nombres

Foto:
Autor
Tiempo de lectura7 min

Hace años que, en nuestro día a día, convivimos con las franquicias en multitud de sectores: hostelería, comida rápida, moda, alojamiento, productos de belleza, alimentación, etc. Sin embargo, lo cierto es que, aunque los más jóvenes no recordarán una vida sin franquicias, en realidad no llevan tanto tiempo entre nosotros. Y de todas las que hay en la actualidad, muy pocas son españolas, aunque varias de ellas no solo se han consolidado en nuestro país sino que han acabado triunfando en todo el mundo. Este es un recorrido a través de la historia franquiciadora en nuestro país y las franquicias españolas que han tirado del carro también a nivel internacional.

Si a Miguel de Unamuno se le recuerda —entre otras cosas— por su famosa frase "Que inventen ellos", a la historia de la franquicia española se le podría acuñar una muy similar: "Que franquicien ellos". Y es que, como nos demuestra la evolución del franquiciado en España, muchos modelos surgidos enteramente en nuestro país se han visto a menudo colonizados por las grandes compañías extranjeras.

Años 60-70: los comienzos

El franquiciado en España comenzó a principios de la década de los sesenta, con el impulso inicial de compañías francesas como Pingouin Esmeralda, Descamps o Rodier. En nuestro país, surgieron algunos modelos similares, como Pronovias o Santiveri, que dieron el pistoletazo de salida a las primeras franquicias nacidas dentro de nuestras fronteras. Los años setenta, también comenzaron tímidos en un modelo que aún tenía mucho que demostrar. Sin embargo, a mitad de la década crecieron de nuevo, gracias a la llegada de más compañías extranjeras y, sobre todo, a la implantación en nuestro país de dos gigantes americanos, Burger King y McDonald's. En cualquier caso, España contaba tan solo con 19 franquicias en todo el territorio.

Número de enseñas franquiciadoras en España (1960-2008). Fuente: Mercasa.
Número de enseñas franquiciadoras en España (1960-2008). Fuente: Mercasa.

Años 80-90: el despegue

A principios de los ochenta, el modelo franquiciado empezó a expandirse en España. En 1980, por ejemplo, nuestro país ya contaba con 47 enseñas, y la cifra fue creciendo de manera exponencial para, cinco años después, alcanzar las 77. El aumento seguía siendo acelerado y en 1990 ya contábamos con 195 franquiciadores. Aquí jugó un papel esencial el surgimiento de las primeras ferias de franquicias (Expocomerç, Equipal, Expocomercio o Franquicia’87), los medios de comunicación en torno a este tipo de emprendimiento y las agrupaciones empresariales de este sector. Así pues, en 1995 la nómina de franquiciadores activos se elevaba a 281, con un total de 24.500 establecimientos —6.000 propios y 18.500 franquiciados—, observándose un especial auge de las franquicias de alimentación, restauración y moda.

Años 2000 en adelante: la consolidación

En pleno siglo XXI, la franquicia se ha consolidado no solo como un tipo de establecimiento más en nuestra vida diaria sino también como uno de los más esenciales. En el año 2000, España contaba con 541 franquicias que agrupaban 27.800 establecimientos —7.700 propios y 20.100 franquiciados—, y a principios de 2010 se estima la presencia en el mercado de unas 900 franquicias, con un total de 52.000 establecimientos —16.000 propios y 36.000 franquiciados—.

Las españolas que triunfan en el mundo

Dentro del gran sector de actividad que implican las franquicias, las nacidas en España cuentan con una idiosincrasia particular: en nuestro país son mayoría en cuanto al número de enseñas, pero no de volumen de negocio. Además, su presencia fuera de nuestras fronteras es más bien escasa.

Según el informe La franquicia en España 2019, nuestro país acogía en 2018 un total de 1.376 enseñas entre españolas (1.130) y extranjeras (246). Sin embargo, solo 334 de las españolas tienen presencia en el extranjero, según el estudio 'La franquicia española en el mundo'. La mayoría de ellas, además, optan por mercados sencillos, ya sea por cercanía geográfica (Portugal, Andorra, Francia) o de idioma (México), dejando fuera mercados más apetitosos como el estadounidense o el latinoamericano en un sentido más amplio.

Origen de las franquicias extranjeras en España.
Origen de las franquicias extranjeras en España.

Por suerte, hay excepciones. En el pasado reciente, nos encontramos con casos como el de DIA o Naturhouse, que, al margen de su situación financiera actual, han demostrado que una franquicia surgida en nuestro país puede acabar conquistando parte del extranjero. Además, también hay ejemplos de compañías franquiciadoras españolas que actualmente se están expandiendo por todo el mundo y demostrando el éxito de su modelo disruptor.

1.- Restalia: 780 locales y 12 países

De todos los sectores en los que abundan las franquicias, quizás el de la comida rápida sea el más complicado. La restauración organizada convive en un contexto en que las grandes compañías de origen americano, con numerosos fondos de inversión detrás, luchan por copar el mayor porcentaje de mercado posible. Pero aquí nos encontramos una excepción de origen español, el Grupo Restalia.

Con tres marcas de sobra conocidas por el público de nuestro país (100 Montaditos, Cervecería La Sureña y The Good Burger) y una cuarta que incorporará el próximo mes de abril, el grupo español fundado en 2004 por José María Fernández-Capitán cuenta con más de 600 establecimientos en toda España y un total de 780 en 12 países de todo el mundo como Italia, Estados Unidos, México o Portugal, y próximamente se incorporará Ecuador. Todo ello en una apuesta por la innovación, la calidad, la democratización de la gastronomía y el compromiso con el franquiciado.

El grupo cuenta con un total de 780 establecimientos en 12 países de todo el mundo como Italia, Estados Unidos, México o Portugal

Además, su buque insignia, 100 Montaditos, recibió el año pasado el premio a la expansión internacional de la Asociación Española de Franquiciadores. La enseña es embajadora de la cultura y gastronomía españolas, una cualidad que le ha facilitado especialmente su presencia en Latinoamérica. En toda esta región, 100 Montaditos mantiene los productos más característicos de la carta, a los que suma ingredientes autóctonos. Gracias a esta fórmula, la marca goza de una creciente popularidad. El éxito de 100 Montaditos ha abierto el camino para la internacionalización de las otras enseñas del grupo. Por ejemplo, The Good Burger recibió por tercera vez el reconocimiento a la franquicia del año y ya tiene presencia en Italia y Portugal a pesar de su corta vida.

Presencia del Grupo Restalia en el mundo.
Presencia del Grupo Restalia en el mundo.

2.- Mango: el 81% de su negocio procede del extranjero

Fundado en 1984 por Isak Andic, Mango apostó siempre por una fórmula de éxito: vender ropa de temporada a un precio asequible para el usuario medio. La marca estuvo ocho años operando únicamente en nuestro país, pero fue en 1992, coincidiendo con la apertura de su tienda número 99, cuando decidió hacer las maletas e intentar la aventura internacional.

Y la apuesta no le ha salido nada mal. A día de hoy, la compañía cuenta con 2.190 tiendas en 110 países. El éxito ha sido de tal calado que, actualmente, su mercado en el extranjero supone el 81% de los 2.194 millones de euros de facturación total de todo el grupo, que diseña cada año más de 18.000 prendas.

3.- No Más Vello: el éxito mundial de la depilación

No Más Vello nació a finales de 2007, con lo que cualquiera podría pensar que la crisis se los llevaría por delante. Nada más lejos de la realidad: desde su nacimiento, la compañía no ha dejado de crecer. ¿Su secreto? Frente a la tradicional depilación láser, la compañía apostó por la depilación por luz pulsada intensa (IPL), que fue acogida con entusiasmo por parte de todos los consumidores.

Las cifras lo dicen todo: a día de hoy, No Más Vello tiene más de 1.000 centros repartidos por un total de 16 países, lo que la convierte en una de las franquicias españolas más destacadas a nivel internacional en los últimos años.

4.- MRW

Surgida en 1997 con el 100% de capital español, MRW se propuso un reto muy ambicioso: abordar el mercado del reparto de paquetería y lograr conseguir una cuota de negocio frente al resto de operadores extranjeros en España y a nivel internacional.

Y vaya si lo ha conseguido. En pleno 2019, la compañía realiza una media de 62 millones de envíos anuales, factura más de 1.000 millones de euros y cuenta con cerca de 10.000 personas vinculadas a la marca en más de 550 franquicias y 56 plataformas logísticas.

Empresas