acuerdo entre oliu y el ceo de la americana

Sabadell cierra con Centene Corp una venta progresiva y con plusvalía de Ribera Salud

Oliu y el presidente de la enseña del Obamacare, Michael Neidorff, acordaron en diciembre ejecutar la opción de venta. El banco conservará menos del 10% y podría ingresar hasta 50 millones

Foto: Michael F. Neidorff, presidente ejecutivo y CEO de Centene Corporation.
Michael F. Neidorff, presidente ejecutivo y CEO de Centene Corporation.

El Banco Sabadell y la empresa americana de prestación de servicios sanitarios Centene Corporation ya tienen cerrada la hoja de ruta para el traspaso de la propiedad de Ribera Salud, la concesionaria valenciana de hospitales públicos. La entidad financiera ejecutará en junio, una vez superados todos los procesos electorales, la opción de venta del 50% del capital que tenía comprometida con Centene cuando esta hizo con la otra mitad de las acciones, en manos de Bankia, en abril de 2014. Sin embargo, la salida del banco con sede en Alicante no será completa.

El pasado mes de diciembre, el presidente del Sabadell, Josep Oliu, mantuvo un encuentro en España con el presidente ejecutivo y CEO de Centene, Michael Neidorff, en el que éste trasladó la comodidad que habían sentido con su socio en la que es la primera inversión extranjera de la cotizada con sede en Saint Louis (Misuri). Centene es una compañía que se ha especializado en asistencia a ciudadanos americanos cubiertos por los programas sanitarios estatales y los federales Medicare y Medicaid. Es por esto que fue señalada como la empresa del Obamacare, porque fue una de las principales beneficiarias de las mejoras en la cobertura médica impulsada por el expresidente de Estados Unidos.

El Sabadell podría ingresar entre 40 y 50 millones con la venta parcial de su paquete en Ribera Salud y ganar un cliente comercial

La entrada en Ribera Salud tenía como objetivo aprender de la experiencia sanitaria española y también contar con una marca alternativa para explorar el mercado latinoamericano. La concesionaria valenciana fue pionera en el modelo de privatización de la gestión de la atención sanitaria pública impulsada por el Partido Popular en la Comunidad Valenciana, y trató de hacerse un hueco en otras autonomías, como Madrid.

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, durante la presentación de los resultados económicos correspondientes al ejercicio 2018. (EFE)
El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, durante la presentación de los resultados económicos correspondientes al ejercicio 2018. (EFE)

Neidorff y Oliu acordaron que la salida de Sabadell del accionariado fuese progresiva. El banco venderá a Centene algo más del 40% del capital y conservará un pequeño porcentaje para atender la petición de permanencia del ejecutivo americano. La valoración no está cerrada y se ha encargado una 'due dilligence' a la consultora KPMG para establecer el precio. El banco español tiene fijado en sus libros un valor de su inversión de 30 millones de euros, aunque fuentes consultadas por El Confidencial estiman que el traspaso final podría elevarse por encima de la horquilla 40/50 millones de euros, por lo que el Sabadell obtendrá seguro una plusvalía por la enajenación de su participada. Ribera Salud cerró el año 2018 con un resultado de 20 millones de euros, más de 407 millones en activos y unas reservas legales y voluntarias de 113 millones de euros. La concesionaria aportó al resultado consolidado del banco cuatro millones netos.

Las razones de mantener un porcentaje no superior al 10% son normativas. El Banco Central Europeo obliga a computar como deuda subordinada todas aquellas operaciones de crédito que los bancos hacen con sus participadas. La venta de más del 40% permite a Oliu hacer caja y a la vez ganar un cliente preferente con el que realizar operaciones comerciales sin que ello le penalice en su balance.

Un cambio político en Valencia podría derivar en una nueva licitación del Hospital de Alzira. PP, Cs y Vox son partidarios del modelo de gestión privada

Cuando se ejecute el acuerdo, Centene Corporation será el accionista hipermayoritario de una compañía con una cifra de negocio de alrededor de 500 millones de euros y que actualmente participa en la gestión de tres hospitales comarcales de titularidad pública en la Comunidad Valenciana (Elx, Dénia y Torrevieja), otro en Madrid (Torrejón, cuya concesión fue adquirida en noviembre por Centene a Sanitas y Asisa), otros dos en Perú y en los laboratorios centrales de la Comunidad de Madrid.

Las consecuencias de un cambio político

La concesionaria perdió el año pasado el Hospital de Alzira y su área de atención primaria al vencer el plazo de la concesión de la Generalitat para la construcción y explotación del centro sanitario. Ribera Salud ha mantenido una relación tensa con el Gobierno el Botánico que encabeza Ximo Puig, contrario al modelo de gestión sanitaria privada de recursos públicos tal como está establecido. No obstante, la salida de la Conselleria de Sanidad de la también exministra Carmen Montón rebajó la intensidad de las discrepancias. Actualmente, Ribera Salud y la Generalitat negocian la salida de DKV de la concesión de Dénia, donde la aseguradora que preside Javier Vega de Seoane no se siente cómoda.

Aunque la relación de Ribera Salud con uno de sus principales clientes es fría, un posible cambio político en la Generalitat el próximo 28 de abril podría dar un giro de 180 grados el enfoque del modelo sanitario. Las tres formaciones de la derecha, Partido Popular, Ciudadanos y Vox, se han mostrado partidarias de la colaboración público-privada en gestión sanitaria, por lo que no es descartable, incluso, una nueva licitación del Hospital de Alzira.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios