alarga el pago de la deuda hasta 2024

Los Cebrián salvan El Ganso tras llegar a un acuerdo con la banca y aportar más capital

La familia ha conseguido que los acreedores, principalmente Santander, BBVA y Caixabank, le alarguen cinco años el repago de una deuda tras dos años de fuertes pérdidas

Foto:

La negociación entre los dueños de El Ganso y los once bancos acreedores de la conocida firma textil ha llegado a un buen puerto. Según aseguran fuentes próximas a las conversaciones, la familia Cebrián ha alcanzado con un acuerdo con las entidades financieras tenedoras de la deuda para alargar cinco años el pago de un crédito de unos 40 millones de euros a los que no podía hacer frente tras acumular dos años de fuertes pérdidas.

La novación del préstamo con Santander, BBVA y Caixabank como principales acreedores se ha elevado ya a notario y con el apoyo de la mayoría de las once entidades financiadoras. El acuerdo ha sido posible gracias a que la familia ha vuelto a realizar una aportación de fondos de su patrimonio personal para sacar a la compañía de la causa de disolución por los números rojos de los dos últimos ejercicios.

Escudero dejó la compañía en septiembre y los Cebrián retomaron la gestión. Desde ese momento, las ventas de El Ganso han vuelto a crecer

La inyección de capital ha oscilado entre los 15 y los 20 millones de euros, según las mimas fuentes, y supone el segundo desembolso realizado por los Cebrián después de que en agosto del pasado año recomprasen la participación del 49% que el fondo L Catterton (Louis Vuitton) había adquirido en 2015 por unos 50 millones. Ni la compañía ni los bancos acreedores, asesorados por PwC, han declinado hacer ningún comentario sobre esta información.

La refinanciación de El Ganso se produce apenas 12 meses después de una primera novación que resulto fallida por la mala evolución de las ventas y del beneficio operativo durante la etapa de Berta Escudero como consejera delegada en nombre del prívate equity del grupo francés Louis Vuitton. Escudero dejó la compañía el pasado mes de septiembre y los Cebrián –Clemente y Alvaro, presidente y consejero delegado- retomaron la gestión.

Desde ese momento, las ventas de El Ganso han vuelto a crecer. Lo han hecho de forma consecutiva los últimos seis meses, algunos de ellos a doble dígito, evolución que ha facilitado el acuerdo con la banca. Las previsiones de la compañía es ahora obtener un Ebitda de unos tres millones este año, gracias al incremento de la facturación y a un duro plan de ajuste implementado de la mano de EY.

El Ganso cerró el año con una facturación de 70 millones, 20 menos de los previstos —en 2017, hizo 81 millones— y la misma cifra de 2015

El Ganso ha cerrado unas 20 tiendas, que ha supuesto la salida de países como Bélgica, Holanda, Italia y Alemania, ha optimizado los costes hasta el punto de prohibir los viajes en avión en primera clase y ha apostado por el crecimiento 'online', las ventas a tiendas multimarca y en las franquicias internacionales. A nivel de producto, la empresa textil quiere potenciar su departamento de ropa femenina, así como la de niño. Por zonas geográficas, la compañía quiere focalizar su presencia en España -aquí obtiene el 65% de las ventas-, Francia, Portugal, México y Chile.

La compañía cuenta ahora con 160 tiendas, la mayoría propias, salvo las instaladas en México, y una plantilla de 700 personas. El Ganso cerró el año con una facturación de 70 millones, 20 menos de los previstos —en 2017, hizo 81 millones— y la misma cifra de 2015, cuando entró L Catterton en el capital.

La crisis del 'retail' no es solo de El Ganso. Otras empresas como Desigual, Cortefiel, Bimba y Lola, sin olvidar a El Corte Inglés, están pasando por dificultades. La penúltima en tener que pedir ayuda a la banca ha sido Mango, que en diciembre refinanció 500 millones de euros tras dos años consecutivos de pérdidas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios