día clave para bbva

Francisco González: una renuncia temporal con riesgo de volverse indefinida

González se compromete a no regresar a BBVA "mientras concluyen las investigaciones en curso", lo que puede implicar años en el dique seco

Foto: Francisco González, expresidente de BBVA. (EFE)
Francisco González, expresidente de BBVA. (EFE)

La tensión se cortaba ayer jueves en el aire del Meliá Bilbao, el hotel elegido por directivos de BBVA y grandes accionistas para alojarse antes de la junta del banco. La situación, aunque esperada, era insólita: Francisco González (FG) renunció a la presidencia del banco por segunda vez en medio año. La primera, la ejecutiva, en septiembre; y la segunda, la de honor, acorralado por el escándalo de las escuchas ilegales de Villarejo.

La renuncia se vendió desde el banco y por la propia carta de FG como un sacrificio por “la larga y continua agresión mediática”. Pero lejos de ello, desde el entorno de BBVA explican que Torres y su equipo llevan días intentando suavizar el clima de la junta. Sin éxito, lo que ha precipitado la salida “temporal” de FG.

Torres no podía forzar la renuncia, ya que, como explicó en la presentación de resultados, hacerlo sería “prejuzgar” su culpabilidad. Por ello, la única vía era la salida voluntaria.

El hecho de que sea temporal da solidez al alegato de inocencia de González y del propio banco, que hasta ahora ha sostenido que su investigación interna no ha detectado ningún tipo de irregularidad.

Francisco González: una renuncia temporal con riesgo de volverse indefinida

Pero lejos de este discurso oficial, la salida de FG podría no ser tan temporal, según las fuentes consultadas. En su carta al consejo, que se analizará antes de la junta, el expresidente señala que “para evitar que se utilice mi persona para dañar a la entidad, he decidido abandonar temporalmente los cargos en la fundación y en el banco, mientras concluyen las investigaciones en curso”.

Interpretaciones

'A priori', González incluye tanto las investigaciones internas como las judiciales. Estas últimas pueden durar años, más si el caso acabara en juicio oral. Y FG tiene ya 74, lo que complica que vuelva a la primera línea desde la inactividad.

Pero el banquero gallego deja espacio para la ambigüedad en su carta. También podría referirse solo a las indagaciones internas, y tratar de recuperar su puesto si el forénsic encargado a PwC sale limpio. Algo que haría reactivarse la presión sobre Torres, mientras haya un proceso judicial abierto.

FG tiene la llave para volver a la presidencia de honor del banco, pero Torres es quien custodia la cerradura. Puede en cualquier momento promover un cambio en los estatutos para acabar con la presidencia de honor. Todo apunta a que cuanto más tiempo duren las investigaciones, será más difícil que González vuelva a abrir la puerta de BBVA.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios