ha asumido ya 450 millones de pérdidas

CaixaBank deja de ser accionista significativo de Repsol tras desinvertir otros 400 millones

La entidad financiera se deshace de otro 1,7% que aún poseía en la petrolera y baja del umbral del 3%. La caída de la acción de Repsol está complicando la operación salida que organizó Caixa

Foto: El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, junto con el consejero delegado, Gonzalo Gortázar. (EFE)
El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, junto con el consejero delegado, Gonzalo Gortázar. (EFE)

CaixaBank sigue adelante con la operación salida de Repsol. La entidad financiera ha notificado la venta de otro paquete de acciones correspondiente al 1,7% del capital social de la petrolera, valorado en casi 400 millones de euros.

Con esta nueva desinversión, el banco presidido por Jordi Gual deja de ser accionista de referencia de la petrolera. Actualmente, ya solo mantiene una participación del 2,9% de la compañía. De esta manera, Repsol ya solo cuenta con Sacyr (8,2%) y Blackrock (4,6%) como accionistas significativos.

CaixaBank se comprometió a vender en el mercado el 4,6% que aún le quedaba en Repsol desde el pasado 21 de septiembre de 2018 hasta finalizar este mes de marzo de 2019. Sin embargo, la fuerte caída del precio de la acción de la petrolera en el último trimestre del año, fruto en gran parte de la caída del precio internacional del petróleo, llevó a los dirigentes de la entidad financiera a extender el plazo de desinversión hasta finales de este 2019.

La cuestión es crítica, ya que de prolongarse o intensificarse el retroceso de las acciones de Repsol, CaixaBank podría tener que asumir un mayor impacto sobre su patrimonio. El banco de origen catalán tuvo que anotarse unas pérdidas de 453 millones de euros por la venta de la totalidad de su participación en Repsol. Esto se debe a que Caixa tenía contabilizadas en libros sus acciones en la petrolera un 30% por encima de lo que marcaba el mercado al inicio de 2018, sin que su auditor de entonces, Deloitte, hiciera ninguna salvedad por esta cuestión.

En su último informe de auditoría, refleja que su 9,64% en la firma presidida por Antonio Brufau tenía un valor a inicios del año pasado de 2.705 millones de euros, cuando en el mercado esta se valoraba unos 630 millones de euros por debajo. La pérdida de 450 millones equivale a vender todo su paquete accionarial a un precio medio de 15,30 euros cada título.

CaixaBank tenía contabilizada su participación en Repsol al inicio de 2018 en unos 630 millones de más que el precio de mercado, un 30% por encima

Por ahora, Repsol vendió en septiembre un 2,7% por 15,55 euros y otro 1,91% por 15,39 euros, según anunció la empresa a la CNMV. A partir de ahí, la compañía no facilita información. Vendió otro 1% en el cuarto trimestre del año con un precio medio de la cotización de Repsol de 15,18 euros en ese periodo.

Tras ello, se ha deshecho de otro 0,7% entre enero y febrero de 2019, cuando el precio de las acciones de la petrolera estaba de media por debajo de los 15 euros. Actualmente, los títulos de Repsol luchan por mantener ese umbral de los 15 euros.

En suma, CaixaBank tiene nueve meses por delante para completar su salida de la petrolera en las mejores condiciones posibles. Todo lo que sean ventas por debajo de esos 15,3 euros supone una presión añadida para la situación patrimonial de la empresa, que podría verse perjudicada si tiene que asumir alguna salida de caja adicional.

De cualquier manera, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ya explicó que venderán de forma que todo el proceso sea beneficioso para sus accionistas. Eso implica que no tenga repercusión sobre el patrimonio de la compañía y la pérdida se limite a los 453 millones ya anotados en su última cuenta de resultados.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios