por la caída en bolsa

Ferrovial le hace un roto de 700 millones a la fortuna de los hermanos Del Pino

La familia, dueña del 30,5% de la constructora, han reconocido en sus sociedades patrimoniales unas pérdidas derivadas por la caída en bolsa de Ferrovial

Foto: El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino. (Reuters)
El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino. (Reuters)

Ferrovial anunció la semana pasada las primeras pérdidas en una década por las minusvalías registradas en su negocio de servicios en el Reino Unido. La provisión de 774 millones de euros por Amey, su filial británica, llevó al grupo de infraestructuras a perder 448 millones de euros en el ejercicio 2018, que también ha sido duro para sus accionistas más destacados: la familia Del Pino. Los dueños del 30,5% de la constructora han provisionado cerca de 700 millones de euros por el deterioro de la cotización.

Según consta en las últimas cuentas de las sociedades patrimoniales de María y Joaquín del Pino y Calvo Sotelo, dos de los cinco hermanos herederos del imperio Del Pino, dueños del 10,5% del capital, la familia tuvo que reconocer un roto de 247 millones. Por su parte, Rafael del Pino, presidente del grupo, es propietario del 20% de las acciones a través de la sociedad holandesa Rijn Capital BV, que no da detalles de cómo tiene contabilizada su participación. Pero, dado que las normas internacionales son similares para todas las empresas, su agujero ascendería a 472,5 millones.

Menosmares, la patrimonial de María del Pino y Calvo Sotelo, registró un deterioro de 188,89 millones de euros “motivado por el descenso prolongado de su valor de cotización desde el momento de incorporación al balance de la sociedad”. Estas minusvalías provocaron que la citada empresa perdiese 146,73 millones en 2017, según consta en las últimas cuentas publicadas a mediados de 2018. El balance del pasado ejercicio todavía no ha sido aprobado por la junta general de accionistas.

La única hija de Rafael del Pino Moreno, el patriarca fallecido en 2008, tenía 59.660 millones de títulos de Ferrovial. Parte de esta cartera —6,7 millones de acciones— estaba pignorada como garantía de un crédito de 57 millones que la consejera de la multinacional de las infraestructuras pidió en 2015 y canceló posteriormente en 2017. Actualmente, su paquete tiene un valor de mercado de 1.140 millones de euros.

Por su parte, Soziancor, patrimonial de Joaquín del Pino, se apuntó un deterioro de 58,13 millones de euros por “el descenso prolongado de su valor de cotización desde el momento de incorporación al balance de la sociedad”. La misma explicación que dio su hermana al auditor y que llevó a la compañía a registrar unas pérdidas de 45 millones en 2017. Su paquete de acciones —18,54 millones, de los que 2,38 millones estaban pignorados en favor de un banco— tiene hoy en día un valor bursátil de 370,8 millones.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Por último, Rafael del Pino, el timón de Ferrovial, es propietario de 148,45 millones de títulos, el 20% del capital, que a precios de mercado ascienden a casi 3.000 millones de euros. Esta participación, que le hace ser uno de los hombres más ricos de España —el quinto, según el 'ranking' de 'Forbes'—, la mantiene a través de Rijn Capital BV, una empresa domiciliada en Holanda para reducir su factura fiscal y de acceso limitado a su registro mercantil. Siguiendo las mismas normas aplicadas por EY a las sociedades de sus hermanos, el roto al presidente de Ferrovial por la caída de la cotización entre 2016 y principios de 2017 ascendería a 472 millones. Sin embargo, Rafael no ha reconocido ese impacto en sus cuentas, según fuentes próximas a sus gestores personales.

Espectacular inicio pese a las pérdidas

Los principales ingresos de las tres empresas familiares son los dividendos de Ferrovial, que, pese a anunciar las pérdidas históricas de 448 millones en 2018, ha asegurado que pagará 0,74 euros por título a través de dos ampliaciones de capital liberadas. Los tres podrán revertir estas pérdidas si la cotización de la multinacional continúa con el inicio espectacular de 2019, periodo en el que, como ACS, su principal competidor tras la compra de Abertis, se ha disparado un 18%, hasta superar los 20 euros por acción.

Atrás quedan los tiempos en que la familia tenía una deuda bancaria de más de 1.600 millones que tuvieron que refinanciar en hasta tres ocasiones porque su paquete de Ferrovial valía menos que la deuda que arrastraban. Una situación en la que estuvieron a punto de perder la compañía —las acciones apenas cotizaban a poco más de tres euros— y de la que aprendieron cuando en 2015 cancelaron gran parte de los préstamos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios