entra miguel ibarrola como presidente ejecutivo

Deoleo releva a su CEO, Pierluigi Tosato, para depurar el peor año de su historia

Pierluigi Tosato ha sido destituido este miércoles por el consejo de administración, reunido para aprobar las cuentas y para confiar el nuevo giro estratégico a otro responsable

Foto: Planta de envasado de Carbonell en Córdoba. (Deoleo)
Planta de envasado de Carbonell en Córdoba. (Deoleo)

Borrón y cuenta nueva (por enésima vez). Deoleo (OLE) cierra el ejercicio 2018 con una decisión drástica para la gestión de la compañía. Su primer ejecutivo, el consejero delegado Pierluigi Tosato, ha sido destituido este miércoles por el consejo de administración, reunido para aprobar las cuentas y para confiar el nuevo giro estratégico a otro responsable. Según fuentes financieras, el elegido es Miguel Ibarrola, consejero dominical desde hace solo unas semanas, que a partir de ahora asumirá el rol de presidente ejecutivo.

Ibarrola es un ejecutivo de la máxima confianza del accionista de referencia, el fondo de capital riesgo CVC, al que ya ha estado vinculado en otras de sus millonarias inversiones, como la firma de moda Tendam (Cortefiel) o el grupo de restauración Zena. En la actualidad, el nuevo hombre fuerte de Deoleo es presidente de la panificadora industrial Monbake (Berlys y Bellsolà) y con anterioridad ha desempeñado cargos de responsabilidad en compañías de gran consumo como Campofrío o Navidul.

Aunque el relevo de Tosato -seguirá vinculado como asesor- se formaliza al cierre de 2018, la decisión estaba tomada desde hace meses. CVC tuvo que acudir al auxilio de Deoleo durante el año pasado para respaldar una ampliación de capital de 25 millones de euros con la que absorber parte de la mala evolución del negocio, que al tercer trimestre cerró con pérdidas de 63 millones. Por otro lado, la banca acompañó al fondo en su compromiso desbloqueando otros 25 millones de financiación, pero exigían cambios.

Esos cambios implican la salida del ejecutivo italiano, que llegó a finales de 2016, y la entrada de Ibarrola, que toma el mando después de que su antecesor cargue con la culpa de los peores resultados de la historia de Deoleo, tras siete años consecutivos en rojo (en 2012 perdió 245 millones). CVC entró en el líder mundial del aceite a mediados de 2014 y desde entonces ha consumido dos consejeros delegados (Manuel Arroyo y Pierluigi Tosato) y otros dos presidentes (José María Vilas y Rosalía Portela).

Ibarrola asume el cargo con el mandato de revisar el plan de negocio, dado que la actividad industrial arroja aún resultados positivos, pero la carga financiera de la compañía, con cerca de 600 millones de deuda, hace que el negocio no sea rentable. Pese a contar con una posición cómoda de tesorería, Deoleo se ha comprometido con los bancos a una revisión profunda de su modelo a cambio de un nuevo calendario financiero que evite situaciones críticas, dado que los compromisos con acreedores vencen en 2020 y 2021.

Pese a su condición de líder mundial, Deoleo ha sufrido como pocos las tensiones de precio y márgenes en los que ha entrado el negocio del aceite. Tanto la marca de los distribuidores como la irrupción de competidores 'low cost' en sus principales mercados, como España, Italia o Estados Unidos, ha desmontado su cuenta de resultados, construida sobre unas referencias de precio imposibles de alcanzar en el actual contexto de guerra comercial y, pese a ello, de menor consumo. El reto es volver al pasado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios