el puerto lleva desde 2016 buscando candidatos

Hyundai y la francesa CMA-CGM se alían para operar la última terminal de Algeciras

La tercera naviera del mundo se uniría al grupo coreano para gestionar 30 hectáreas de la fase B de Isla Verde. Un acuerdo con los estibadores locales es el principal escollo para la operación

Foto: Isla Verde, en primer término, con la mitad de la terminal aún sin uso. (Puerto de Algeciras)
Isla Verde, en primer término, con la mitad de la terminal aún sin uso. (Puerto de Algeciras)

Movimiento de calado en el sistema portuario español en torno a la denominada fase B de Isla Verde, el último espacio libre del puerto de Algeciras para albergar una terminal de tráfico de contenedores. El gigante coreano Hyundai, que controla la fase A de esta zona de expansión del puerto, se ha aliado con la tercera naviera del mundo, CMA-CGM, para gestionar las 30 hectáreas aún libres y sin uso. La compañía francesa de transporte de contenedores ya opera con una decena de rutas entre Algeciras y otros destinos europeos y mediterráneos, además de trabajar en 25 recintos portuarios de toda España.

Pero, hasta ahora y siempre que fructifiquen las negociaciones, no participaba directamente en ninguna terminal de contenedores. Esto supondría un espaldarazo para el primer puerto de España por tráfico total, donde ya opera el líder naviero mundial Maersk con terminal propia. Y una muestra de fuerza también frente al vecino Tánger Med, al otro lado del Estrecho. Precisamente CMA-CGM tiene terminales en esa ciudad marroquí y opera en Casablanca en alianza con la empresa china CHI. Desembarcar en Algeciras le reforzaría en una zona de paso estratégica (el estrecho de Gibraltar) para el comercio mundial y supondría un paso adelante en su implantación en nuestro país.

El acuerdo para que CMA tome una participación en la firma TTI Algeciras (controlada por Hyundai) y ambas presenten luego una oferta para ampliar su actividad a la fase B de Isla Verde está siendo analizado por los expertos de ambas partes ('due dilligence'). El principal escollo, como el propio director de TTI, Alonso Luque, ha comentado en una entrevista a la publicación especializada 'Transporte XXI', es lograr un acuerdo con los estibadores para dotar de personal las grúas semiautomáticas con que estará dotada la nueva terminal. TTI, consultada por El Confidencial, no ha querido hacer comentarios.

Ocupar y gestionar todo el muelle de Isla Verde exterior supondría añadir a los 1,3 millones de contenedores gestionados en 2018 por TTI hasta dos millones de contenedores más. Eso como potencial, porque en los dos intentos fallidos de adjudicación de la fase B de Isla Verde lanzados por el puerto de Algeciras en los últimos tres años, se exigía solo un mínimo de 400.000 contenedores en el quinto año de gestión. El canon anual por uso de esas 30 hectáreas (36 si se incluye una zona pública que alberga la terminal ferroviaria) se establecía en su momento en 1,7 millones anuales. Algeciras es, dependiendo del año, el primer o segundo puerto español en tráfico de contenedores, en liza con Valencia (en 2018, el puerto levantino se llevó el gato al agua con 5,1 millones frente a 4,8 millones en Algeciras).

Menos personal por la automatización

La quiebra de Hanjin (primer adjudicatario de la fase A) y la huelga de la estiba están detrás de que los dos concursos lanzados por la autoridad portuaria para ocupar la fase B acabaran desiertos. Los estibadores son reacios a aceptar la oferta de personal con que TTI pretende dotar las nuevas grúas (entre seis y ocho) que se implantarían en la fase B de Isla Verde. Una convencional emplea en torno a 18 personas (por ejemplo, en la terminal APM de Maersk en Algeciras), mientras que una semiautomática como las que se usarían puede llegar a funcionar solo con 12 (en la fase A de Isla Verde, que ya explota TTI).

En Algeciras es donde más estibadores trabajan de toda España, 1.800 a tiempo completo y otros 480 eventuales. TTI pretende ofrecer trabajo a parte de esa bolsa de temporales para consolidar el empleo, según ha señalado Alonso Luque en la citada entrevista. Por su parte, José Antonio González, coordinador de los estibadores del puerto andaluz, replica tras conversar con este medio que TTI lo que pretende es que se firme "un cheque en blanco sin darnos seguridad sobre el futuro de sus planes en la fase B de Isla Verde".

Un buque de Maersk opera en su terminal en Algeciras. (APBA)
Un buque de Maersk opera en su terminal en Algeciras. (APBA)

El dirigente sindical detalla que la intención de TTI es ir asumiendo, poco a poco, la gestión del terreno pendiente: "Primero quieren ocupar un tercio, donde podrían ubicar un par de grúas nuevas. Luego los dos tercios restantes en un periodo de una década aproximadamente. Pero no tenemos seguridad ni visibilidad sobre ese plan industrial". González apunta además que el coste de los estibadores y resto de empleados "no es el único ni el más relevante para acometer la ampliación de la actual TTI". "Hay también otros, como el coste de practicaje, el de combustible, el canon por el uso del suelo, etcétera", detalla.

Además, González recuerda la reducción del 15% de la masa salarial del sector de la estiba hace un año con la reforma del sector dictada por la Comisión Europea. "Y ahora quieren que volvamos a negociar a la baja", lamenta. Por último, señala también la inseguridad jurídica existente por la no aprobación aún del reglamento que desarrolla el decreto-ley de reforma del sector de la estiba aprobado por el Gobierno central en julio del año pasado.

El puerto de Algeciras ha invertido en la construcción de Isla Verde exterior, incluyendo las dos fases, más de 500 millones de euros en la última década. Las últimas obras se adjudicaron en 2016 para acondicionar las últimas 14 hectáreas. En la fase A, además de TTI-Hyundai, está ubicado el operador petrolífero Alpetrol.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios