le exigirían el repago inmediato del préstamo

Durísima carta de la banca a Fridman: "Su propuesta no merece la pena ni discutirla"

Los acreedores le han enviado a LetterOne una misiva en la que califican de "inaceptable" la propuesta de refinanciación y de no "merecer la pena ni discutirla"

Foto: El magnate ruso, Mikhail Fridman
El magnate ruso, Mikhail Fridman

Mientras LetterOne ha solicitado oficialmente a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) su autorización para lanzar la Oferta Pública de Adquisición (OPA) sobre DIA, la banca ha remitido al fondo de capital riesgo controlado por Mikhail Fridman una carta en la que califica de “inaceptable” los términos de su propuesta para refinanciar los 1.300 millones de euros de deuda. Pero además, le avisa de que en el caso de que triunfe la operación, los acreedores le exigirán inmediatamente el repago del préstamo al activar la denominada cláusula de control del capital.

Esta cláusula es habitual en todos los contratos de financiación mediante un préstamo sindicado, como el que tiene DIA con doce bancos por 900 millones de euros. Una deuda que en los últimos meses se ha incrementado mediante otras fórmulas hasta los 1.300 millones debido al dinero concedido por la banca para atender los pagos a los proveedores. Pero normalmente no suele ponerse en práctica porque el comprador de una compañía suele negociar una reestructuración de la deuda existente o aportar otro crédito concedido por entidades distintas.

La misiva, dirigida al responsable de Goldman Sachs, el banco asesor del magnate ruso, califica de “inaceptable” la propuesta de refinanciación


Por ello, la dureza de la carta remitida por los acreedores de DIA a través de su asesor, FTI Consulting Group, llama la atención y pone de manifiesto la postura petrea de la banca y su oposición al plan de LetterOne. Como adelantó este miércoles El Confidencial, las doce entidades financieras han rechazado la propuesta del fondo controlado por el magnate ruso al solicitarle una carencia en el pago de la deuda hasta 2022, además de una reducción de los tipos de interés. Un planteamiento que no contempla destinar ni un céntimo de la ampliación de capital a amortizar ni un céntimo del préstamo, lo que obliga a los bancos a tener que provisionar los 1.300 millones.

La misiva, en inglés y dirigida al responsable de Goldman Sachs, el banco asesor del magnate ruso, califica de “inaceptable” la propuesta de refinanciación propuesta por LetterOne y considera que “no tiene ningún sentido ni discutirla”. La carta firmada por David Morris, el jefe de reestructuraciones de FTI Consulting, el asesor de los acreedores, agrega que “los bancos continúan apoyando la alternativa de Morgan Stanley y seguirán focalizando sus esfuerzos en llevar a buen fin el plan de recapitalización del consejo de administración”.

La carta concluye: “En ausencia de un acuerdo con los bancos y en el caso de que la OPA sea exitosa, la deuda pasaría a ser exigible inmediatamente al producirse un cambio de control”


Un portazo en toda regla que no queda ahí, puesto que en el documento, la banca, liderada por Santander, JP Morgan, Barclays y Société Générale, añade que “si su cliente quiere alcanzar un acuerdo, yo le sugiero que ponga encima de la mesa una propuesta que al menos reúna las mismas condiciones que las pactadas con Morgan Stanley y el consejo”. Por si no fuera poco, los acreedores le aconsejan que “cualquier futura discusión debería involucrar al equipo gestor ya que los acreedores necesitan saber cómo van a solucionar en el tiempo legal exigido la situación de insolvencia”.

Despedir al consejo

La carta concluye con la advertencia de que “en ausencia de un acuerdo con los bancos y en el caso de que la OPA sea exitosa, la deuda pasaría a ser exigible inmediatamente al producirse un cambio de control”. En otras palabras, que la banca le obligarían a LetterOne a pagar al minuto siguiente de hacerse con al menos el 65% del capital de DIA de la amortización total de los 1.300 millones. Dado que los ejecutivos de Fridman lo que han propuesto es, precisamente, no pagar ni un euro hasta dentro de tres años, esta cláusula supondría matar la oferta salvo que el magnate ruso aportase un crédito de otros bancos.

Estos tres párrafos revelan la animadversión existente a día de hoy entre la banca, que se siente agredida por la violencia utilizada por los hombres del multimillonario de origen ucraniano, pero nacionalizado ruso e israelí, y LetterOne. Y, sobre todo, lo lejos que están de alcanzar un acuerdo que salvase a la compañía del riesgo inminente de caer en concurso de acreedores.

Fuentes próximas a las conversaciones matizan que, lo lógico, es que las aguas volviesen a su cauce y se moderasen los puntos de vista, ya que sería suficiente con una aportación de 100 millones de euros para sacarla de la insolvencia temporal, más otros 400 millones para recapitzarla y poder atender a la deuda. Pero LetterOne solo está dispuesto a hacer ese esfuerzo si previamente dimite todo el consejo de administración y toma el control total del capital pese a tener tan solo el 29% de las acciones.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios