no se desviará de su hoja de ruta

Ducharme (LetterOne): "Si la opa no es satisfactoria, nos iremos de DIA"

El máximo accionista de DIA no apoyará la ampliación de 600 millones propuesta por el consejo. Tampoco parece preocupado por el rechazo frontal de los bancos acreedores a su plan

Foto: Stephan Ducharme, socio director de L1 Retail (LetterOne).
Stephan Ducharme, socio director de L1 Retail (LetterOne).

LetterOne ha puesto todas sus cartas sobre la mesa: si la oferta pública de adquisición (opa) sobre DIA no prospera, saldrá de la compañía. Es decir, no apoyará ninguna alternativa distinta a la suya para rescatar la cadena de supermercados, y eso incluye la ampliación de capital de 600 millones propuesta por el actual consejo de administración.

"La empresa tiene opciones de salir adelante. Estaremos encantados de apoyarla" bajo las condiciones reflejadas en la opa, sostiene Stephan Ducharme en una entrevista con este periódico. El socio director de L1 Retail (filial de consumo de LetterOne) tiene su propia hoja de ruta con DIA —para empezar, una ampliación de capital alternativa de 500 millones que será votada en la próxima junta de accionistas— y no está dispuesto a desviarse ni un milímetro, pese a ser consciente de que los bancos acreedores han calificado su propuesta para refinanciar 1.300 millones de deuda como "inaceptable".

"No merece la pena ni discutir la propuesta", critican los asesores de los bancos acreedores (FTI Consulting Group) en una durísima misiva a la que ha tenido acceso El Confidencial. Las 12 entidades financieras no aceptan una carencia en el pago de la deuda hasta 2022, como solicita el fondo controlado por Mikhail Fridman, si bien Ducharme no parece demasiado preocupado al ser preguntado por este tema. "Cartas hay muchas (...) La opa no necesita un acuerdo previo con la banca", zanja el 'hombre fuerte' del ruso.

LetterOne intenta ganarse a los accionistas con un efecto dilutivo mucho menor, pues está dispuesto a emitir las acciones con prima sobre su precio actual (0,67 euros). Distintos son los planes del consejo de DIA, que ha propuesto una 'operación acordeón' con la que reducirá el valor nominal de la acción de 0,1 a 0,01 euros. "Es una alternativa peligrosa", considera el socio director de L1 Retail.

"DIA es el paradigma del fracaso en la gestión y el liderazgo", opina la mano derecha de Fridman

Y se erige como futuro 'salvador' de una compañía que, en su opinión, es el paradigma del fracaso en la gestión y en el liderazgo. No se da por aludido pese a permanecer seis meses en el consejo de administración de DIA antes de su retirada, donde además contribuyó con su voto a elegir a Antonio Coto como consejero delegado en sustitución de Ricardo Currás. Coto fue destituido apenas cuatro meses después, cuando salieron a la luz las irregularidades cometidas en América Latina —donde había sido director durante años—.

Ducharme dice que abandonó DIA —donde llegó a ejercer como presidente en funciones— porque sentía que su voz no estaba siendo escuchada en el consejo. La mano derecha de Fridman se retiró junto a sus dos hombres —los consejeros Karl-Heinz Holland y Sergio Dias— para preparar el asalto a la compañía desde fuera. Ahora vende las bondades de un plan estratégico que, en apariencia, no es tan distinto del que propone Borja de la Cierva, actual CEO de la compañía. Pero Ducharme opina que sí lo es.

"No son similares. Aunque a menudo usemos las mismas palabras, los conceptos son distintos. Por ejemplo, 'fresco' para nosotros significa oferta diaria de frutas, alta rotación, mayores costes de entrega o cambios en la cadena de suministro. Si los frescos se ponen malos, estás perdiendo entre un 10% y un 15% de las ventas. Es la diferencia entre atraer gente a tu tienda o no", explica. LetterOne dedicará los dos primeros años a "arreglar" lo que funciona mal y exige un compromiso de pemanencia tanto a los proveedores como a los bancos. "Buscamos socios a largo plazo".

"Me sorprenden los cierres"

Según el directivo de LetterOne, "es un poco raro que te despiertes una mañana y digas ¡tengo que cerrar 400 tiendas!". Lo dice en referencia a los 2.100 despidos anunciados por DIA en la presentación de los peores resultados de su historia —con pérdidas de 352 millones de euros y fondos propios en rojo—. La cadena de supermercados estudia la clausura de sus locales no rentables, pero todavía no ha concretado oficialmente la cifra.

"Lo que tendría que preguntarse es por qué está cerrando. La competencia no es excusa". En 2018, DIA perdió casi un punto de cuota de mercado en España, beneficiando directamente a Lidl y sobre todo a Mercadona, su eterno rival. Ducharme no da pistas sobre sus previsiones de cierres ni aclara si planea despedir a una parte de la plantilla en caso de que LetterOne se haga con el poder. Sí opina que "no hay suficiente personal" en las tiendas, cuya atención al cliente es mejorable.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios