VALORABA LA COMPAÑÍA EN 2.500 millones

Bridgepoint se vende a sí misma Dorna tras las 'malas' ofertas de CVC y KKR

La compañía de gestión de derechos deportivos controla la explotación de los campeonatos de MotoGP, Moto2, Moto3 y Superbikes

Foto: Carmelo Ezpeleta, consejero delegado de Dorna Sports. (Reuters)
Carmelo Ezpeleta, consejero delegado de Dorna Sports. (Reuters)

Ha sido la primera gran operación del 'private equity' en lo que va del año, además de singular. El fondo Bridgepoint se ha vendido a sí mismo Dorna Sports, la compañía de gestión de derechos deportivos (MotoGP, Moto2, Moto3, Superbikes…), de la que posee un 40%, después de más de una década como accionista de referencia junto a Carmelo Ezpeleta, presidente y fundador de la firma española, al cual se unió en 2006 tras comprar la mayoría (71%) al fondo CVC.

A finales del año pasado, Bridgepoint encargó al banco de negocios Lazard la venta de su parte, pues otro 40% lo vendió en 2012 a la canadiense CPPIB. Varios fondos han competido durante este tiempo por Dorna Sports, como el propio CVC, que ya fue accionista de esta compañía, o KKR, aunque sus ofertas han quedado por debajo de la valoración estimada, situada en torno a los 2.500 millones de euros, según fuentes que han participado en el proceso.

De esta manera, el fondo ha optado por una solución poco habitual, como ha sido vender su parte en Dorna Sports al último vehículo de inversión levantado por el propio Bridgepoint después de pedir permiso a los inversores del fondo, que a finales de 2017 aportaron 5.500 millones de euros para adquirir compañías europeas cuyo tamaño oscile entre 250 y 1.000 millones, según avanzó hace unos días el diario 'Financial Times'.

Aunque no ha trascendido el importe, Bridgepoint ha optimizado ya su inversión en Dorna, que tuvo lugar gracias a que CVC se vio obligado a salirse para entrar en Fórmula 1. Entonces, el fondo valoró la compañía en 550 millones. Años después, cuando en 2012 colocó un 40% a CPPIB, lo hizo casi por el doble. Y hace menos de 12 meses, antes de vender su parte (Ezpeleta y el fondo canadiense siguen en el capital), se repagó vía dividendos hasta 180 millones.

Recientemente, fondos como Cinven o Hg Capital hicieron operaciones similares, es decir, pasar la compañía de un fondo a otro gestionado por ellos mismos, con compañías como Ufinet o Visma. Este tipo de situaciones genera malestar entre los competidores, pues se movilizan recursos para una operación fallida. En este caso, Bridgepoint ha contratado a Lazard, Citi, BofA, Latham & Watkins, Uría Menéndez o Garrigues para venderse a sí mismo la compañía.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios