haya, pendiente de salir a bolsa

Sareb ofrece el megacontrato de 100 M de Haya a Altamira, Servihabitat y Solvia

El banco malo se ha sentado ya con Haya Real Estate ante el inminente vencimiento de su contrato, aunque en las próximas semanas abrirá la renovación al resto de competidores

Foto: Jaime Echegoyen, presidente de Sareb. (EFE)
Jaime Echegoyen, presidente de Sareb. (EFE)

El mercado de los 'servicers' inmobiliarios, las sociedades que gestionan y tratan de dar salida a los inmuebles adjudicados de la banca, está que echa humo. El mayor contrato del sector ha salido al mercado: el de Haya Real Estate con Sareb, la sociedad que absorbió los activos tóxicos de las cajas rescatadas y que ahora tiene que desprenderse de ellos a un buen precio. Se trata de un negocio que genera unas comisiones de unos 100 millones de euros al año.

El contrato vence a finales de año, pero la sociedad presidida por Jaime Echegoyen ya ha comenzado las negociaciones para su renovación. Así, en las últimas semanas, se ha sentado con Haya, la filial de gestión inmobiliaria de Cerberus en España. Pero tras estos primeros contactos, en los próximos días Sareb se reunirá también con sus principales competidores, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial: Altamira, antigua inmobiliaria de Santander ahora en manos de Dobank; Solvia, exfilial de Sabadell vendida recientemente a Intrum, y Servihabitat, marca de CaixaBank que ha comprado Lone Star.

Los tres competidores de Haya Real Estate son actualmente los otros gestores ('servicers') del resto de la cartera de Sareb, que como han cambiado hace poco de manos tienen apetito por crecer. A diferencia de Haya, sus contratos no vencen este año sino en 2021, por lo que tienen margen para pelear sin tener que defender su negocio.

Para Haya, esta operación es clave en un año en el que planea salir a bolsa. Junto a la de Sareb, tiene otras carteras gestionadas como las de Bankia, Liberbank y Cajamar, más otras compradas en la crisis por su accionista, el fondo norteamericano Cerberus.

“Sareb es uno de los principales clientes para Haya y esperamos que siga siéndolo hasta 2027, cuando se acaba su mandato. Tenemos un contrato firmado en 2014 por cinco años que vence en diciembre de 2019, para el que consideramos que estamos realizando un buen trabajo. Estamos confiados en nuestro desempeño y niveles de servicio”, señalan desde la plataforma inmobiliaria.

Duros adversarios

La gestora presidida por Carlos Abad se va a encontrar enfrente a un duro adversario, ya que Echegoyen tiene el firme propósito de rebajar la factura del contrato y hacerlo más flexible. Para ello, además de competir con Altamira, Solvia y Servihabitat, Haya tendrá que hacerlo con pequeños promotores locales, con más mano para dar salida a determinados activos.

Por su lado, la plataforma de Cerberus tiene a su favor que Sareb no debería permitirse el lujo de migrar su cartera. Cuando se le concedió el contrato en 2014, este suponía la gestión de casi 50.000 préstamos, un 40% de la cartera de Sareb. Eso, a día de hoy, equivaldría a unos 14.000 millones en activos y casi 30.000 millones de valor previo al traspaso al banco malo.

Sareb quiere rebajar la factura y ganar flexibilidad; por su parte, Haya intentará hacer valer lo complicado que es mover los activos a otra firma

La experiencia de Sareb es que traspasar cada uno de estos miles de préstamos es complicado y se pierde tiempo y conocimiento sobre el deudor moroso, a pesar de que los expedientes ya están digitalizados. Por ello, la sociedad presidida por Echegoyen va a poner el acento en controlar la información en el siguiente contrato, para así poder cambiar de gestor con más facilidad en el futuro. Algo que transmitirá también a Altamira, Solvia y Servihabitat para que vayan tomando nota de cara a las renovaciones de sus contratos. También se les dirá que va a haber activos que dejen su cartera para pasar a ser gestionados directamente por Sareb, como publicó 'La Información'.

Sareb paga unos 240 millones anualmente en comisiones de gestión y comercialización, por lo que si el contrato de Haya siguiera siendo del 40%, ascendería a casi 100 millones. Frente a este modelo de comisiones fijas, Sareb quiere bajar la de gestión y poner remuneraciones a éxito.

De sus tres competidores, el que más papeletas tiene para pujar por esta cartera es Solvia, que tras la compra de Intrum tiene mayor especialización en créditos y adjudicados y tiene más el foco que el resto en gestión.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios