plan estratégico ante la pérdida del monopolio

Asalto a Europa, AVE barato y Cabify: el plan (con riesgos) de Renfe ante la liberalización

Renfe fía el 30% de sus ingresos futuros a un AVE ‘low cost’ que lanzará antes de 2021 y al asalto a licitaciones internacionales para encarar la entrada de operadores privados de pasajeros

Foto: Rende se prepara para la liberalización del mercado de pasajeros en enero de 2021. (EFE)
Rende se prepara para la liberalización del mercado de pasajeros en enero de 2021. (EFE)

Renfe Operadora ya tiene una hoja de ruta para adaptarse al impacto que tendrá sobre su cuenta de resultados la liberalización del mercado de transporte de pasajeros por ferrocarril prevista para el 31 de diciembre de 2020. El consejo de administración de la sociedad estatal presidida por Isaías Táboas aprobó el martes de esta semana el Plan Estratégico 2019-2023 con el que pretende encarar un quinquenio clave para el posicionamiento de la compañía. A partir de esa fecha, operadores privados tendrán la capacidad de comercializar rutas que actualmente explota Renfe en monopolio, lo que tendrá como consecuencia un descenso de ingresos de las líneas actuales, según admitió Táboas en una presentación del plan a medios de comunicación.

Para compensar ese impacto, la compañía ha trazado una estrategia en la que hay dos elementos claves en la recuperación e incremento del negocio: la internacionalización y la puesta en marcha antes de enero de 2021 de una nueva oferta ‘low cost’ de alta velocidad que será complementaria a la actual y que buscará arañar clientes entre el cerca del 70% de viajeros que emplean medios alternativos al tren en los principales corredores como, por ejemplo, el Madrid-Barcelona.

El AVE 'low cost' que prepara Renfe serán trenes con menos personal de cabina o mayor concentración de plazas. Algo así como el Ryanair del ferrocarril

Táboas no quiere todavía enseñar cómo será el nuevo AVE barato, que el anterior Gobierno de Mariano Rajoy esbozó con un ‘powerpoint’ y el nombre de EVA. Sí avanzó que Renfe ha estimado los márgenes en coste operativos con los que puede llegar a jugar para lanzarlo al mercado, seguramente en franjas de horarios que no compitan con sus propios trenes, y que puede soportar descuentos sobre las tarifas actuales de hasta el 40% sobre los 52 euros de media que ahora cuesta un billete estándar. No serán AVE como ahora con precios rebajados, sino trenes con menos personal de cabina o mayor concentración de plazas. Algo así como el Ryanair del ferrocarril.

Isaías Táboas, presidente de Renfe, en la presentación del Plan Estratégico 2018-2023. (V.R.)
Isaías Táboas, presidente de Renfe, en la presentación del Plan Estratégico 2018-2023. (V.R.)

“En un producto puramente comercial que nace para captar clientes objetivo, para ganar mercado, y con un Ebitda alto. Será un tren con menos coste de producción en energía, amortización del material y personal a bordo y, sobre todo, superior en la cantidad de kilómetros al año que puede funcionar y número de plazas en el tren”, señaló Táboas. “No esperaremos a ver qué hace la competencia. Trabajamos con el objetivo de que unos cuantos meses antes de que se abra el mercado tengamos un producto capaz de atraer a ese público que hoy no viaja en ferrocarril y que no lo hace por precio”, insistió. El riesgo es que la nueva oferta canibalice a los propios clientes del AVE convencional, de ahí que el ejecutivo fuera muy cauto a la hora de concretar cómo se encajarán las nuevas rutas y las frecuencias, algo que Renfe tiene todavía por estudiar.

"¿Hay un hueco para meterse en el Lyon-París? Si lo hay, intentaremos ir. ¿Hay en el Milán-Roma? Vamos a pasar a una fase proactiva”, dice Táboas

La previsión del Plan Estratégico, en cuya elaboración ha asesorado la consultora McKinsey, es que este nuevo producto aporte el 15% de los ingresos comerciales al final del quinquenio y el 20% en la próxima década y que, además, ayude a mejorar los ratios de rentabilidad de la sociedad estatal con márgenes de Ebitda del 10% en 2018 y del 17% en 2013, por encima del 12% de media en que ahora se mueve Renfe.

Estimaciones del Plan Estratégico.
Estimaciones del Plan Estratégico.

A la espera de los ajustes de la Intervención General del Estado, Renfe cerró al ejercicio con beneficios netos “algo superiores” a los 80 millones de euros presupuestados. Es el segundo año consecutivo que Renfe Operadora obtiene resultados positivos desde que se desmembró el conglomerado estatal ferroviario para separar la explotación comercial de la gestión de las infraestructuras.

La facturación alcanzó los 4.000 millones en 2018 y Táboas apuntó en escenario positivo en el que, pese a la entrada de la competencia, las ventas pueden crecer un 16% en los próximos cinco años, hasta 4.600 millones, y un 32,5% en la próxima decada, hasta los 5.300.

Un elemento clave para alcanzar ese objetivo es el esfuerzo de internacionalización en el que Renfe pondrá “un gran énfasis”, en palabras de Táboas. Hasta ahora la empresa se ha apuntado el tanto de su selección para diseñar y coordinar la construcción de una ruta de alta velocidad entre Dallas y Houston y va añadir a su cuenta de resultados los ingresos de la explotación del AVE a la Meca. También ha obtenido la licencia para operar en el Reino Unido con vistas a participar en las licitaciones de concesiones. El objetivo es elevar la presencia en licitaciones internacionales, al menos nueve en 2023 y hasta 18 en 2028, con el objetivo de resultar vencedor en casi un tercio de ellas.

Estimación del AVE 'low cost' hasta 2028.
Estimación del AVE 'low cost' hasta 2028.

Los contratos exteriores, según los cálculos de Renfe, podrían reportar uno 220 millones de euros en los próximos cinco años, cerca del 5% de la facturación, y de 550 millones en diez años, el 10% de los ingresos. El plan es explorar concursos en Europa en obligaciones de servicio público (OSP, Cercanías), como las que ahora explota en España y cuya encomienda de gestión en régimen de monopolio acaba de firmar con Fomento para los próximos diez años. Este mismo modelo de negocio busca replicarlo principalmente en Europa, sin descartar mercados amplios como Alemania o Francia y tampoco la entrada en rutas liberalizadas.

KPIs de la estrategia de internacionalización.
KPIs de la estrategia de internacionalización.

Táboas admitió que todavía no se han lanzado a explorar en firme los nuevos mercados, por lo que las cifras de ingresos son estimativas. “Tenemos que estudiar las oportunidades en OSP y también en AVE. Vamos a analizar corredores concretos. ¿Hay un hueco para meterse en el Lyon-París? Si lo hay, intentaremos ir. ¿Hay en el Milán-Roma? Lo mismo. Vamos a pasar a una fase proactiva”, avanzó el presidente de la sociedad estatal. Para ello no descarta buscar aliados internacionales, aunque no contempla acuerdos con compañías estatales como la francesa SNFC o Deutsche Bahn por los problemas de competencia que esto puede generar en sus respectivos países, donde son dominantes, como Renfe en España.

Los dos gigantes estatales europeos han comenzado a moverse para situarse en el mercado español. La alemana, a través de su filial Arriva, quiere operar la ruta Vigo-Oporto, en línea con los trayectos transacionales que también exploran Acciona y Air Nostrum a través de Intermodalidad de Levante (ILSA). SNFC también ha metido un pie en España y tramita las licencias correspondientes a través de la filial Rielsfera, según publicó Voz Pópuli.

Operador integral de movilidad

Táboas está convencido de que la liberalización de transporte de pasajeros por ferrocarril es “un enorme reto”, pero que convertirá a Renfe es “mejor empresa”. Y una de las transformaciones que afronta es también el de la digitalización y la relación con el usuario. La compañía, con 14.500 personas en plantilla, quiere convertirse en un “operador integral de movilidad” con ofertas de billetes combinados de AVE, Cercanías, autobuses, Metro y empresas de movilidad compartida.

El presidente de Renfe avanzó su intención de abrir negociaciones con Uber o Cabify, en plena guerra con el taxi, para integrarlos en su oferta, con alianzas como las que ha firmado recientemente con Iberia o Alsa. Se trabaja en una plataforma de venta para integrar un billete con posibilidad de reservar la conocida como 'última milla'. El objetivo es que el usuario puede cerrar sus rutas desde su casa en origen hasta el destino final. En esta clave, avanzó además la aprobación por el consejo de una licitación para mejorar su web. El consejo también dio luz verde a la primera de las licitaciones para renovar la flota de trenes métricos, cercanías y media distancia cuya financiación está garantizada por los fondos que recibirá vía Presupuestos del Estado tras la firma del acuerdo de OSP con Fomento. La inversión prevista en total es de 3.000 millones y los dos primeros lotes con 33 trenes métricos y seis alpinos que han sido licitados en 287 millones de euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios