acuerdo entre el banco y el fondo de reestructuración

El Frob supervisará la gestión de Bankia hasta que su participación baje del 8,33%

El fondo de rescate fija las normas de control de su principal participada bancaria, sobre la que tendrá supervisión hasta que baje del 8%

Foto: José ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, durante un evento celebrado en Santander el 20 de junio de 2018.
José ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, durante un evento celebrado en Santander el 20 de junio de 2018.

El Fondo de Reestructuración (Frob) tendrá derecho a controlar Bankia hasta que su participación baje del 8,33%, frente al 61,3% actual. Así figura en el nuevo contrato marco entre el fondo de rescate y la entidad nacionalizada, enviado este viernes a la CNMV.

El fondo y Bankia han tenido que redactar un nuevo contrato después de que el banco dejara de estar en reestructuración hace un año. El grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri ha tenido que fijar unas normas por la peculiaridad de tener un accionista público que controla más de la mitad de su capital.

Y por primera vez se pone por escrito las condiciones para que el Frob deje de controlar Bankia: por decisión de un juez; por voluntad propia del Estado; o en “aquel momento en que la cifra de capital social correspondiente a la participación de BFA en la entidad resulte insuficiente para designar con sus votos a un miembro del consejo”. Este porcentaje es oficialmente del 8,33%, aunque también se puede optar a un sillón del consejo por acuerdo con otros accionistas o proponiéndolo a la junta, para lo que se necesita un 5%.

El control del Frob sobre Bankia se ejerce desde una vigilancia externa, ya que el fondo de rescate no tiene ejecutivos ni consejeros nombrados en el banco nacionalizado. Lo que sí puede hacer, en caso de que no le gusten las decisiones que tomara Goirigolzarri, es convocar una junta extraordinaria.

Entre los derechos que tiene el fondo de rescate por el contrato marco están la de conocer de antemano: los planes estratégicos y presupuestos anuales; los acuerdos que se van a llevar a la junta; acceso directo periódico a los directivos; posibles emisiones de bonos y ampliaciones; las actas de los consejos; estado de las demandas contra la entidad; y requerimientos del BCE.

Una vez que el Frob deje de tener ese porcentaje del 8,33%, necesario para nombrar un consejero, el acuerdo dejará de estar en vigor y, con ello, todos los derechos y obligaciones que atribuye a las partes.

A cambio, el Frob se compromete a mantener la confidencialidad y a no nombrar consejeros dominicales. Esto es clave para que, en caso de cambio de Gobierno, el fondo no pueda entrar en la gestión de Bankia.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios