pérdidas de mil millones en ingresos a la semana

Airbus: un Brexit duro puede hacer 'volar' de UK la fabricación de 1.600 alas al año

El presidente del fabricante ha alegado que "se equivocan" quienes dicen que, como Airbus tiene grandes factorías en el Reino Unido, se quedarán allí "siempre"

Foto: Una de las plantas de producción de Airbus en Hamburgo (Alemania). (Reuters)
Una de las plantas de producción de Airbus en Hamburgo (Alemania). (Reuters)

El presidente de Airbus, Tom Enders, ha elevado el tono aún más ante la perspectiva de una salida del Reino Unido de la UE (Brexit) sin acuerdo el próximo 29 de marzo. Tras criticar en junio pasado en Londres, en un encuentro con inversores y prensa, que el Gobierno de Theresa May "no tiene ni idea" sobre cómo gestionar el Brexit, este jueves ha instado en un vídeo a que el Ejecutivo británico clarifique su posición sobre el Brexit y advirtió de que si la salida de la Unión Europea se hiciera sin acuerdo eso podría llevarle a desplazar su actividad a otros países en el medio y largo plazo. Lo que sí está decidido ya es congelar todas las inversiones en Reino Unido.

En este país se fabrican todas la alas de los modelos civiles de Airbus (excepto el A220, que se fabrica en Canadá). Entre ellos los superventas A320 y A350, además de los del avión militar A400M que se ensambla en España (Sevilla). En total, sólo en 2018, Airbus entregó 806 aviones civiles a sus clientes (de los que sólo 20 eran A220). Es decir, de Reino Unido salieron 1.572 alas para los 786 aviones ensamblados en las plantas de Toulouse (Francia) o Hamburgo (Alemania). A ellos se suman los 20 aviones A400M despachados el pasado año desde Sevilla, lo que eleva la cifra total de alas producidas en Reino Unido para Airbus a 1.612 sólo el año pasado.

Enders subrayó que "se equivocan" quienes dicen que, como Airbus tiene grandes factorías en el Reino Unido, se quedarán allí "siempre". La compañía emplea a 14.000 personas de forma directa y en su cadena de suministro hay otros 110.000 empleados. Si bien Enders admitió que no es posible llevarse esas fábricas "inmediatamente", el sector aeroespacial es un negocio de plazos largos y Airbus "puede verse forzados a redirigir inversiones futuras en caso de un Brexit sin acuerdo", señaló. En Airbus UK hay 1.900 expatriados de otros países trabajando y los empleados de la empresa hacen 80.000 viajes anuales desde o hacia Reino Unido, según el comunicado sobre riesgos del Brexit para Airbus que se publicó en junio pasado coincidiendo con las primeras palabras de Enders.

"Hay un montón de países a los que les encantaría construir las alas para los aviones Airbus", añadió, en referencia a la principal actividad que el consorcio europeo tiene en territorio británico. De hecho, la empresa tenía lanzado el programa del 'ala del futuro' (Wing of tomorrow) y ha decidido repensar su desarrollo y comenzar a desarrollar capacidades para el mismo fuera de Reino Unido, según ese documento de riesgos. España, Francia y Alemania, los otros tres países fundadores de Airbus junto a Reino Unido y cuyos Estados participan accionarialmente en la empresa, son los más claros candidatos a acoger la producción que pueda salir del país.

Junto a esa posibilidad de ir desplazando actividad fabril fuera de Reino Unido, Airbus estima que las pérdidas de ingresos semanales en el caso de un Brexit duro ascienden a 1.000 millones de euros. Ello debido a los retrasos irrecuperables fruto de los problemas a los que se enfrentaría la empresa para seguir trabajando en un país que queda fuera del mercado único y la unión aduanera. En especial, a Airbus le preocupa sobremanera que un Brexit duro deja a toda las empresas aeronáuticas en suelo británico fuera del paraguas de la agencia europea de seguridad aérea (Easa), y todos los componentes de cualquier tipo o tamaño diseñados, fabricados y mantenidos en el país ya no tienen su visto bueno.

Riesgos incluso con Brexit pactado

Por eso Airbus lleva desde mediados de 2018 pidiendo a sus suministradores en Reino Unido que tengan producción almacenada para poder seguir trabajando al menos seis meses ante una eventual salida a las bravas de la UE. La compañía estima que este escenario prolongaría la incertidumbre durante varias semanas, lo que se traduciría en un impacto multimillonario. Por ello se debe evitar el Brexit duro, "porque sino Airbus se verá forzado a reconsiderar su presencia en el país, sus inversiones y su dependencia de Reino Unido. Esto supondría muchas consecuencias indeseables como repatriar competencias, patentes, revisar los trabajos de I+D que se hacen en el país o reducir el peso de la cadena de suministro británica" dentro de Airbus.

En el caso de que se produzca un Brexit pactado, con un periodo de transición hasta que se establezca la futura relación entre Reino Unido y la Unión Europea, tampoco los riesgos desaparecen. "Hay aún una considerable cantidad de riesgos y Airbus examinará con mucho cuidado cada nueva inversión en el país y será reticente a la hora de ampliar su presencia en el país", señala ese documento de riesgos. Los nuevos procedimientos y estándares que surjan de esa nueva relación impactarán en una cadena de suministro y relación transfronteriza que suma 10.000 millones de euros desde Reino Unido hacia el resto de Europa y 5.000 millones en sentido inverso.

Airbus estima que hasta 1.000 millones al año puede constarle a la empresa seguir operando desde UK con los nuevos costes arancelarios, nuevos estándares y mayores dificultades para mover a sus empleados tras un Brexit pactado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios