la sede cambia de manos

El administrador acusa a Santander de entorpecer la venta de la Ciudad Financiera

Un informe de 35 páginas de Lexaudit cuestiona el "ataque" de la entidad y descubre un preacuerdo del banco con acreedores como CaixaBank e ING

Foto:

Santander se topa con un nuevo enemigo para recuperar se sede. Lexaudit, el administrador concursal que lleva las riendas de la Ciudad Financiera desde 2014, remitió la semana pasada un duro escrito ante el Juzgado de lo Mercantil número 9 de Madrid en el que afea la estrategia del banco. Cuestiona sus alegaciones y recursos para derribar la oferta de Reuben Brothers, los ganadores de la subasta para comprar la sede de Santander por algo más de 3.000 millones.

En un escrito de 35 páginas al que ha tenido acceso este medio, el responsable de la administración concursal, Rafael Gimeno Bayón, defiende que los argumentos de Santander en contra de Reuben “vulneran frontalmente el espíritu del plan [de liquidación], cuyo objetivo consiste en obtener el mayor importe posible por la ejecución en beneficio de todos los acreedores, y no favorecer exclusivamente a quien formuló la mejor oferta”. El juez concursal 'compró' la tesis del administrador, aunque sin las críticas al banco presidido por Ana Botín.

El administrador responde así a una serie de recursos presentados en octubre y noviembre por el banco español, una vez se conoció que Reuben ganaba la subasta de la Ciudad Financiera a través de su sociedad española, Sorlinda. La empresa dueña de la sede, Marme Inversiones 2007, entró en concurso en 2014 por su elevada deuda. Tras años de recursos y contrarrecursos, Sorlinda se impuso en la puja a Santander y el fondo árabe AGC.

El administrador acusa a Santander de falsear los hechos en sus recursos contra Reuben

Pero el banco no está dispuesto a tirar la toalla y ya ha anunciado que seguirá recurriendo e intentará ejercer un derecho de tanteo sobre el que también hay discusiones. Según Santander, la oferta de Sorlinda “contenía graves incumplimientos y desviaciones” del plan concursal y tenía que haber sido “excluida del proceso”.

El escrito de Lexaudit responde a los recursos de octubre y noviembre, presentados a su juicio “de forma anómala”, ya que “no tiene por objeto la defensa de los intereses del conjunto de los acreedores, sino exclusivamente los suyos propios, y los del postor con el que han llegado a acuerdos extrajudiciales”. “Tal finalidad, por muy legítima que sea, está muy alejada de la finalidad perseguida por la Ley Concursal”, añade.

Pacto Santander-CaixaBank

Según el administrador, el banco presidido por Botín habría llegado a un pacto con los dueños de los 'swap' que reclaman 700 millones a Marme, entre los que figuran CaixaBank e ING. Estos acreedores se han posicionado recientemente en favor de Santander, como adelantó este medio.

Según el administrador, hubo varias comunicaciones de Santander durante el mes de octubre que la entidad pidió que fueran confidenciales. Ante ello, Lexaudit dejó en 'stand by' esas peticiones salvo que el banco quisiera hacerlas públicas. Posteriormente, se ha conocido que la entidad ha solicitado que se investigue el origen del dinero de Reuben Brothers, según 'El País'.

Ana Botín, presidenta de Santander.
Ana Botín, presidenta de Santander.

Otro de los puntos críticos del informe del administrador es el plazo de vigencia de la oferta de Sorlinda, que según Santander habría caducado. Respecto a ello, Gimeno critica que “de nuevo falseando los hechos, Santander cercena la solicitud de aclaración interesada”.

Lexaudit también responde a las alegaciones de Santander sobre la presunta falta de solvencia de Reuben Brothers. Según el administrador concursal, tanto JP Morgan —banco financiador— como el inversor afincado en Reino Unido respaldan a Sorlinda: “Reuben Brothers es una sociedad líder en capital privado, inversión y desarrollo inmobiliario y financiación de deuda”.

“A la vista de que su oferta ha sido superada por la de un tercero, el cauce escogido por Santander para la adjudicación de los activos de las sociedades del Grupo Marme constituye un ataque del plan de liquidación”, concluye. “Debe ser rechazado de plano”, sostuvo, como así hizo el juez concursal.

La venta de la Ciudad Financiera está a la espera de que el juez dicte el auto de aprobación de la liquidación. Santander quiere impedirlo, ya que una vez aprobado se da el pistoletazo de salida y no puede haber más dilaciones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios