Proyectos Omega y Pacific

Unicaja se libera de hipotecas y créditos 'tóxicos' antes de la fusión con Liberbank

La entidad malagueña vendió a finales de 2018 dos carteras de 330 millones en activos problemáticos a Cerberus y AnaCap, con lo que mejora su balance antes de la fusión

Foto: Exterior de una oficina de Unicaja Banco.
Exterior de una oficina de Unicaja Banco.

Unicaja Banco quiere llegar a la foto de la fusión con Liberbank lo más saneado posible. La entidad malagueña cerró a finales de 2018 la venta de dos carteras de activos problemáticos con los que limpia su balance y mejora sus cuentas del año pasado, las que se usarán en la fusión en fase de negociaciones.

Las carteras en cuestión son el Proyecto Omega, con hipotecas valoradas en 230 millones, traspasado a Cerberus, y el Proyecto Pacific, con créditos morosos a promotores tasados en 100 millones, que se ha quedado AnaCap, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial.

Unicaja tenía en septiembre de 2018 (últimas cuentas públicas) 3.900 millones de euros en activos problemáticos (pisos, suelos y créditos impagados), por lo que las dos carteras vendidas suponen más de un 8% del total. En el mercado se calcula que el banco malagueño habría obtenido unos 120 millones de euros a cambio del traspaso de las dos carteras.

Llegar lo mejor posible a final de 2018 ha sido una prioridad tanto para Liberbank como para Unicaja, ya que serán las cuentas anuales las que determinen el reparto de la nueva entidad. La ecuación de canje y quién manda en el consejo de administración son dos aspectos clave que determinarán la negociación una vez concluya la fase de revisión de activos ('due diligence'), que están llevando a cabo Mediobanca (Unicaja) y Deutsche Bank (Liberbank).

Un reciente informe de Kepler Cheuvreux calcula que Unicaja llevará la voz cantante en la fusión con un 63% del capital, frente al 37% del banco liderado por Manuel Menéndez.

Uno de los puntos clave para estos analistas es que a Liberbank le faltarían 532 millones en provisiones en su exposición a activos problemáticos, mientras que Unicaja estaría bien cubierta. Kepler también considera que ambas entidades tendrían que sanear 141 millones por la compra de bonos italianos: 90 millones de Liberbank y 51 millones del grupo malagueño.

Otras alianzas

Unicaja ya saneó gran parte de su cartera de adjudicados con el traspaso de dos carteras a Axactor, con unos 5.500 pisos. Por su parte, Liberbank selló dos grandes operaciones en 2017, con la venta de 600 millones a Bain Capital y de su inmobiliaria a Cerberus.

De las dos carteras de finales de 2018, la que más ruido ha hecho en el mercado es Omega, comprada por Cerberus, ya que se trata de hipotecas morosas de clientes particulares, un activo que hasta ahora se resistían a vender las entidades. Bankia traspasó un paquete de estas características a Lone Star. Mientras, el Proyecto Pacific implica el regreso a España de AnaCap, que llevaba años sin cerrar la compra de una cartera de este tipo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios