para el tráfico de datos del gigante americano

Telefónica se alía con Amazon para ser su submarino de datos

La operadora española firma un acuerdo con el gigante estadounidense para cederle uno de sus cables submarinos de transmisión de datos que unen España y Estados Unidos

Foto: Foto de archivo del logo de Telefónica. (EFE)
Foto de archivo del logo de Telefónica. (EFE)

José María Álvarez-Pallete suele acusar a la Comisión Europea de permitir que las conocidas como GAFAGoogle, Amazon, Facebook y Apple— se beneficien de una regulación y una tributación más laxas, y de imponer otras cada vez más onerosas a los grandes operadores tradicionales. Pero, al mismo tiempo, el primer directivo de Telefónica reconoce el mérito de estos nuevos líderes del sector de las comunicaciones y la necesidad de trabajar con ellos para estar a la vanguardia. Por eso, la compañía española, que el año pasado se alió con Netflix para su plataforma de televisión de pago, acaba de firmar un acuerdo con Amazon para convertirse en su socio de referencia en la transmisión de datos.

Según han confirmado fuentes próximas a las negociaciones, Telxius, la filial de infraestructuras de Telefónica, ha llegado a un acuerdo con el gigante estadounidense del comercio minorista para cederle uno de los cables submarinos construidos en 2017 y que une España con Estados Unidos desde el puerto de Sopelana (Bilbao) hasta Virginia Beach (Virginia). Fuentes oficiales de la multinacional con sede en Madrid han declinado comentar este acuerdo con Amazon Web Services, la filial de datos en la nube del operador de comercio electrónico, ni dar detalles de los años de concesión del hilo y el precio que pagará la americana.

Se trata de lo que se denomina un 'indefeasible rights of use' o IRU, por el que Amazon Web Services se queda con la concesión en exclusiva de dicho cable durante 10 años, según explican las mismas fuentes, las cuales aseguran que han sido dirigidas por el consejero delegado de Telxius, Mario Martín.

La infraestructura, de 6.000 kilómetros de longitud y con una capacidad de 160 terabits por segundo, se denomina MAREA y es fruto de la asociación entre Telxius, Microsoft y Facebook, que ocupan ya cinco de los ocho pares de fibra o hilos del cable submarino. El sexto lo va a utilizar Amazon y alguno de los dos restantes podría ser alquilado a Apple, si bien fuentes próximas a las conversaciones matizan que las negociaciones con este proveedor de servicios tecnológicos todavía son incipientes.

Las mismas fuentes señalan que Amazon ha valorado la capacidad de transmisión de volúmenes enormes de datos a través de MAREA, incluyendo la realidad virtual, el IoT y la inteligencia artificial. MAREA, que empezó a construirse en 2016, es el primer cable transatlántico que conecta Estados Unidos con España y el primer sistema de cable nuevo levantado al sur del Atlántico Norte desde 1999.

El anclaje de Sopelana, instalado en una de las playas más atractivas para los amantes del surf, está conectado a un corredor existente de la red de fibra europea que conecta centros principales como París, Fráncfort, Ámsterdam y Londres. Según difundió Telxius en la inauguración de la obra, el cable, que tiene un diámetro inferior a cuatro centímetros, permite el envío de 100.000 millones de tuits en un segundo o la transmisión de 4.000 DVD convencionales, también en un segundo.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

Actualmente, Telefónica es dueña del 50% de MAREA, mientras que Facebook y Microsoft controlan cada uno un 25%. A su vez, la operadora española es propietaria del 51% de Telxius, cuyo capital comparte con el fondo de capital riesgo estadounidense KKR —40% de las acciones— y con Pontagedea, uno de los vehículos de inversión de Amancio Ortega, que el pasado año adquirió el 9,9% por 378,8 millones. En consecuencia, la filial de cable submarino y torres de transmisión está valorada en 3.780,8 millones.

Los ingresos de Telxius crecieron un 9,1% en los nueve primeros meses de 2018, hasta los 597 millones, gracias a la puesta en funcionamiento de otro de los grandes proyectos de la compañía: el cable submarino BRUSA. Precisamente, la entrada en acción de este proyecto permitió que la cifra de negocios creciera un 30,6% en el tercer trimestre, hasta los 231 millones. BRUSA, con una longitud de 11.000 kilómetros, une Brasil con Estados Unidos y Puerto Rico a través de ocho pares de fibra y una capacidad de transmisión de 138 terabits.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios