la ingeniería sevillana negocia con cinco inversores

Ditecsa se atraganta con las galletas Siro: a concurso por problemas en Reino Unido

Gonzalo de Madariaga trata de salvar Ditecsa, grupo industrial con mil empleados y una veintena de clientes en España. Los problemas de pago con Siro se suman a los de Iberdrola y Técnicas Reunidas

Foto: Gonzalo de Madariaga, en una presentación en Sevilla. (Ditecsa)
Gonzalo de Madariaga, en una presentación en Sevilla. (Ditecsa)

Ditecsa, ingeniería industrial sevillana con 25 años de trayectoria, no ha podido digerir los problemas sufridos en el proyecto de construcción de una fábrica de galletas para grupo Siro (hoy Cerealto Siro Foods) en Reino Unido. La firma está controlada mayoritariamente por el empresario Gonzalo de Madariaga y se adjudicó en 2016 esa obra por 17 millones. Pese a que el presidente de Siro, Juan Manuel González Serna, es socio minoritario de Ditecsa fruto de la antaño estrecha relación entre ambos directivos, las compañías se han enzarzado en los dos últimos años en un cruce de demandas económicas que ha acabado llevándose por delante al eslabón más débil: Ditecsa

El grupo andaluz, por un lado, exige en los tribunales británicos 6 millones a Siro por incumplimiento de contrato. Siro, por el suyo, le reclama 1,8 millones a Ditecsa a través de un arbitraje por obras no finalizadas cuando en enero de 2017 la galletera dio por finalizado el contrato. Ditecsa no cumplía las condiciones de plazos y costes y estaba dejando de pagar a sus subcontratistas, según el grupo alimentario. Todo ello ha forzado a Madariaga a presentar concurso voluntario de acreedores en Sevilla, ya que a este conflicto se suman problemas de pago con otros grupos como Iberdrola y Técnicas Reunidas. Siro, por su parte, "consigue finalizar la obra trabajando directamente con los principales subcontratistas, con quienes mantiene una relación satisfactoria hasta el día de hoy", explican desde el grupo con sede en Venta de Baños (Palencia).

Ditecsa emplea a un millar de personas y en 2017 facturó 80 millones de euros. Está al día en el abono de nóminas y a las administraciones. La suspensión de pagos se ha presentado junto a un convenio anticipado de acreedores que se negocia con cinco potenciales inversores, según fuentes jurídicas consultadas por este medio. Dos de esos inversores son grupos industriales y los otros tres, fondos de inversión. Dos de los fondos pretenden mantener a Madariaga como socio minoritario al menos cinco años, mientras que los otros tres interesados tomarían el control total. La presentación del concurso fue avanzada hace unos días por 'ABC de Sevilla'.

Reino Unido ha sido uno de los ejes de la internacionalización de Ditecsa ideada por Madariaga desde que tomó el control del grupo hace un lustro. Los problemas en este país llevaron a la presentación de concurso en la filial británica en 2017 para tratar de evitar el contagio a la matriz. Algo que ha sido imposible, y ahora Ditecsa y Siro se enfrentan en los tribunales ingleses por esos impagos. La compañía también saltó a Colombia, Perú o Ecuador, países de los que igualmente ha salido o lo hará según el plan de viabilidad presentado junto al concurso.

Planta de Cerealto Siro Foods en Worksop, Reino Unido. (AMC Architects)
Planta de Cerealto Siro Foods en Worksop, Reino Unido. (AMC Architects)

A los 6 millones que reclama a Cerealto Siro Foods se suma el aval de 600.000 euros que Santander le ha ejecutado a Ditecsa en relación a este mismo proyecto. El banco cántabro, junto a Unicaja, es el principal acreedor financiero. La deuda total de 30 millones incluye 8 millones con bancos, y otros 13 con proveedores. Otros dos clientes internacionales han ahondado los problemas financieros del grupo, al que Santander redujo las líneas de circulante este año ante estas dificultades. Iberdrola le adeuda otros 5,7 millones por unos contratos en Alemania (ambas empresas han ido a un arbitraje internacional). Y Técnicas Reunidas le ha generado pérdidas de otros 1,5 millones al decidir Ditecsa retirarse de las obras de una central en Finlandia.

Las fuentes jurídicas consultadas explican que el repliegue hacia clientes nacionales y la reestructuración de la empresa hacia otra con un tamaño de unos 40-50 millones en ventas son las bases del plan de viabilidad. Junto a ello, los inversores deberán aportar financiación por diversas vías hasta 12 millones. La firma trabaja con grandes clientes industriales instalados en Andalucía como Repsol, Galp, CLH, Cepsa, Enagás, Cobre Las Cruces, Minas de Aguas Teñidas, Riotinto, Navantia o Acerinox. Su cartera de negocio asciende a 56 millones. La propuesta de convenio anticipado propone una quita de 12 de los 30 millones de pasivo total.

Salvedad de E&Y

La dureza de las condiciones de contratación y ejecución de proyectos en el mercado internacional está detrás de los problemas económicos de Ditecsa. No en vano, sólo en 2017 la empresa casi duplicó el volumen de deuda pendiente de cobro de sus clientes, desde 11 a 20,4 millones a cierre de ese año. La mayoría, por dificultades con obras fuera de España. El auditor, E&Y, reflejó de hecho una salvedad en sus cuentas del pasado año por este mismo asunto.

Madariaga prevé quedarse en cualquier caso con la rama de negocio Ditecsa Servicios Medioambientales, separada financieramente de la matriz Ditecsa. Esta área surgió tras la compra de los activos de gestión de residuos, limpieza y desmantelamiento industrial de Befesa en España en julio de 2017.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios