ENTREVISTA AL PRESIDENTE

Lucena aterriza en Aena: “Apostamos por mantener lo esencial y cambiar los acentos”

Tiene reciente el Plan Estratégico presentado en octubre, en buena parte fruto del trabajo heredado del anterior equipo gestor que comandó Jaime García-Legaz

Foto: El presidente de Aena, Maurici Lucena, durante la entrevista en El Confidencial. (Patricia Seijas)
El presidente de Aena, Maurici Lucena, durante la entrevista en El Confidencial. (Patricia Seijas)

Habla muy rápido, incluso a la hora de soltar números o intercalar citas de algún economista de referencia. Maurici Lucena lleva como presidente de Aena solo seis meses, pero ya maneja como propias las magnitudes del gestor público aeroportuario (y del sector). Las recita de memoria. Tiene reciente el Plan Estratégico presentado en octubre, en buena parte fruto del trabajo heredado del anterior equipo gestor que comandó Jaime García-Legaz. En ese sentido, elogia el traspaso de poderes como ejemplar, pese al cambio de color político en la Administración, lo que coincide con su plan para proyectos a largo como este, que es “mantener lo esencial y cambiar algunos acentos”.

A sus 43 años, el político y economista catalán tuvo pocas dudas a la hora aceptar la oferta de presidir una compañía pública como Aena, aunque ello significara dejar una casa como Banco Sabadell, a donde se incorporó de la mano del propio Josep Oliu. El banquero catalán fue el primero en animarle a dar el salto, sabedor de que Lucena es “un animal de la cosa pública”. Y ese hábitat, como él mismo reconoce, está muy presente en la compañía pese a su condición de cotizada. “Esta es una casa con grandes profesionales, comprometidos con el servicio público, que podrían ganar mucho más en otros sectores o empresas y que sin embargo hacen bandera de trabajar aquí”.

Josep Oliu fue el primero en animarle a dar el salto a la presidencia de Aena, sabedor de que Lucena es “un animal de la cosa pública”

Lucena no considera un hándicap lo efímera que pueda ser la responsabilidad al frente de Aena. Vive con esa tesis presente y llega cuarteado ya en el mundo de la política. “Nuestro reto es cuidar los motores de crecimiento de la compañía, que van a ser suaves en un sector ya maduro como este”, señala a la hora de repasar los planes de crecimiento. Como detalló en la presentación ante inversores y vuelve a recordar de manera precisa, el verdadero salto diferencial tiene que llegar por dos vectores: el crecimiento internacional (nuevos mercados) y los desarrollos inmobiliarios (Barajas y El Prat). Dos apuestas respaldadas por accionistas privados y Gobierno.

El presidente de Aena, Maurici Lucena, durante la entrevista en El Confidencial. (Patricia Seijas)
El presidente de Aena, Maurici Lucena, durante la entrevista en El Confidencial. (Patricia Seijas)

Aunque 'a priori' no se relacione con un gestor aeroportuario, la dimensión del plan inmobiliario contempla unos números pocas veces vistos. “Somos el mayor propietario de suelo fuera de la M-30 madrileña, cerca de 400 hectáreas, y otras 270 de potencial desarrollo en Barcelona”. En conjunto, un ámbito que cuando eche a rodar será el más grande afrontado en nuestro país en las últimas décadas. “Este es un negocio a largo plazo, que seguirá aquí en el futuro”. Por ese motivo, Lucena considera que el proyecto está lejos de verse afectado por los ciclos. “Estas infraestructuras son activos que ofrecen certidumbre, más allá del cambio de paradigma en su gestión comercial”.

Una buena parte de este desarrollo inmobiliario está ligado a la explosión del sector logístico

El presidente de Aena tiene claro que una buena parte de este desarrollo inmobiliario está ligado a la explosión del sector logístico, aunque otra parte estructural obedece al propio desarrollo económico del país. Esos tiempos serán los que marquen el ritmo de desarrollo y de captación de inversores/financiadores. En lo que afecta a la evolución del negocio recurrente, Lucena subraya que durante los últimos 25 años la actividad de pasajeros gestionada por la compañía ha crecido 1,5 puntos por encima del PIB. Sin embargo, para este año espera una perspectiva más baja, tanto por la propia desaceleración como por el impacto del Brexit o el efecto de los turistas prestados.

El presidente de Aena, Maurici Lucena. (Patricia Seijas)
El presidente de Aena, Maurici Lucena. (Patricia Seijas)

A pesar de esa estimación de pasajeros a la baja, Lucena considera positivas todas las oportunidades que se despliegan en torno a Aena. Por un lado, afrontar las oportunidades internacionales que (por distintos motivos) no pudo llevar a cabo su antecesor José Manuel Vargas. Por otro, en el ámbito doméstico, el papel de “refuerzo en la conectividad” que ofrecen servicios como el AVE, rival y complemento para el servicio estrella del puente aéreo. Y a más desarrollo de líneas de alta velocidad, más potenciales viajeros pueden conectarse a la red que gestiona la compañía, con aeropuertos clave como son los de Málaga o Alicante, por ejemplo.

La cotización de Aena sufre en bolsa desde los máximos anuales de mayo

Quien no ha concedido ni seis meses de tregua ha sido el mercado. La cotización de Aena sufre en bolsa desde los máximos anuales de mayo. Ni su generosa política de dividendos ('pay out' del 80%) ha servido para evitar el repliegue de algunos inversores. Quien sigue fiel como accionista es el financiero activista Chris Hohn (TCI), propietario aún del 9%. “Es un privilegio contar con socios de esas características, que obligan a prácticas de gestión más profesionales y dinámicas”, detalla Lucena para referirse al gestor de fondos británico, uno de los billonarios de la City que más inversiones han llevado a cabo en nuestro país durante el periodo de crisis. De momento, él confía.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios