La conexión entre el banquero catalán y el lord ruso en la batalla por DIA
  1. Empresas
los movimientos de juan maría nin

La conexión entre el banquero catalán y el lord ruso en la batalla por DIA

El consejo de la cadena de supermercados sospecha de la renuncia de Juan María Nin, que dejó el grupo en junio y fichó por un fondo vinculado con ejecutivos de LetterOne

Foto: Foto de archivo de un supermercado DIA. (EFE)
Foto de archivo de un supermercado DIA. (EFE)

Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA) resolvió este viernes el primer escollo para poder mantener abiertos supermercados, al menos hasta el próximo mes de marzo. Consiguió, después de dos reuniones fallidas por parte del consejo de administración, el apoyo de casi una docena de bancos para que le prestasen 200 millones de euros con los que pagar a sus proveedores y, por ende, poder tener abastecidas sus tiendas. Una cuestión clave para evitar un desplome de las ventas si los consumidores hubiesen notado en cualquier momento que no encontraban en los lineales los productos que pretendían comprar.

Pero la batalla no ha acabado ni por asomo. Lo sabe Borja de la Cierva, el recientemente nombrado nuevo consejero delegado, el tercero en cinco meses. Los 200 millones concedidos por la banca, la misma que le cortó las líneas de financiación a mediados de octubre, cuando anunció un ‘profit warning’, son solamente un balón de oxígeno para aguantar los dos próximos meses. Un periodo de tiempo en el que la compañía debe tener hecha una auditoria para concretar de qué importe es su agujero, presentar las más que previsibles pérdidas anuales de 2017 y poner en marcha un ampliación de capital de 600 millones a un precio de derribo. Un encaje de bolillos para que no acabe como le sucedió a SuperSol años atrás o como le puede ocurrir a Eroski si la empresa y la banca no acercan posturas tras más de año y medio de conversaciones fallidas.

Foto: Oficinas centrales de Deutsche Bank en Fráncfort. (Reuters)

Mientras el reloj corre, el consejo de administración, los accionistas, los bonistas y hasta los empleados aguardan el más que probable movimiento de LetterOne, el fondo de capital riesgo liderado por el ruso Mikhail Fridman, que querrá hacer valer su 29% en defensa de lo que considera sus intereses. Realmente le temen porque conocen sus maniobras, especialmente después de abandonar sus tres asientos en el órgano de gobierno con el único fin de tener las manos libres para atacar a conveniencia.

De Fridman, que personalmente nunca ha sido condenado por nada, el consejo sospecha de casi todo por los antecedentes con sus empresas, algunas de las cuales han sido sancionadas con 800 millones de euros por pago de sobornos y lavado de dinero negro. Hasta el punto de pensar que hasta no hace mucho tuvo un topo en el propio órgano de toma de decisiones. Porque hay vinculaciones que han generado todo tipo de teorías conspirativas en referencia a la persona de Juan María Nin.

Nin dejó DIA y se convirtió en socio de Corsair, fondo presidido por Lord de Abersoch, el 'chairmain' de LetterOne, el accionista ruso de la cadena

Nin, exconsejero delegado de Caixabank, antes del Sabadell y exdirector general en el Santander Central Hispano, abandonó de forma voluntaria el consejo de administración de DIA y su comisión de auditoría el pasado 22 de junio por “la necesidad de atender compromisos personales y profesionales de difícil compatibilización con la dedicación exigida por el desempeño de sus cargos en la sociedad”. ¿A qué otros compromisos se refería el banquero? ¿A su nombramiento cuatro días más tarde como presidente no ejecutivo de Habitat, la inmobiliaria en manos del fondo de capital riesgo Bain Capital? ¿O a su designación como ‘operating partner’ de Corsair, otro fondo de private equity? Lo primero le lleva poco trabajo. Lo segundo, más.

Foto: Supermercados DIA (Reuters)

Pero no se sabe con exactitud porque Nin no ha respondido a la petición de información de El Confidencial. Por el contrario, si se conoce con certeza que el presidente de Corsair es E. Mervyn Davies, más conocido como lord Davies de Abersoch, el hombre que intentó poner a Ana Botín -el Santander es el mayor acreedor- de mano de su empleador ruso. El exministro inglés y caballero de la Orden del Imperio Británico es además miembro del comité de inversiones y del comité ejecutivo de este fondo.

Pero sobre todo es también presidente no ejecutivo de LetterOne y de su sociedad holding, el ‘private equity’ que tiene el 29% de DIA, que se ha opuesto al plan de recapitalización propuesto por el consejo. Un lugar del que Juan María Nin salió en junio, dos meses después de que desembarcaran en el órgano de gobierno dos consejeros del fondo de Fridman. Su puesto como independiente quedó vació, se amortizó, lo que benefició sin duda a los dos nuevos miembros dominicales, que podían ejercer más poder sobre el consejo.

Corsair es asimismo accionista relevante de PJT Partners, el banco de inversión que asesora al fondo de capital liderado por Mikhail Fridman


¿Y quién es el banco asesor de LetterOne en la batalla por DIA, en la que cada contendiente se ha rodeado de un ejército de asesores? Se trata de PJT Partners, una entidad salida de la escisión del área de fusiones y adquisiciones de Blackstone. Un banco de inversión especialista en operaciones en el sector de la distribución en España que, casualmente, está participado desde agosto por Corsair Capital tras su fusión con CamberView Partners, una firma especializada en asesorar a consejos de administración y a inversores activistas.

¿Tienen Nin, cuya salida de Caixabank fue forzada por Isidro Fainé al inducir que quería hacerse con la presidencia, alguna vinculación más con DIA? Si. Es consejero de Société Générale, uno de los cuatro principales acreedores, junto al Santander, Caixabank, Barclays y BBVA, entidad francesa que hasta hace una semana tenía cerca de un 4% del capital y que ahora ya no aparece en los registros de la CNMV. De momento, la sucursal española se ha puesto del lado de la banca para salvar DIA, pero, como admiten varios de los protagonistas del partido, todo está abierto.

Juan María Nin Mikhail Fridman Société Générale Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA)
El redactor recomienda