pendiente de sus apenas 10 millones

Deutsche Bank es el único banco que pone trabas al rescate urgente de DIA

El comité de riesgos de la entidad alemana todavía no ha aprobado su aportación a las nuevas líneas de liquidez que salvarían a la cadena del impago inmediato

Foto: Oficinas centrales de Deutsche Bank en Fráncfort. (Reuters)
Oficinas centrales de Deutsche Bank en Fráncfort. (Reuters)

Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA) casi salvó este viernes el penúltimo 'match ball' para garantizar la apertura de sus tiendas y el abastecimiento de productos de las mimas. La compañía informó que tiene prácticamente acordada la refinanciación de su deuda hasta mayo de 2019, gracias a la concesión de nuevas líneas de liquidez por 200 millones. Sin embargo, todavía hay una entidad que no ha aprobado el nuevo contrato. Se trata de Deutsche Bank, que ha decidido elevar el caso a su central de Fráncfort.

El banco alemán, uno de los que, curiosamente, más problemas está teniendo de capital en Europa, no ha refrendado el acuerdo que DIA ha alcanzado con el resto de acreedores. Cerca de una docena de entidades sí está a favor de abrir de nuevo el grifo a la cadena de supermercados, a las que le retiraron las líneas de circulante el pasado mes de octubre cuando el grupo anunció que incumpliría ('profit warning', como se le conoce en el argot financiero) sus previsiones de resultados. Un aviso que ahondó aún más en el desplome de la cotización, que ha llegado a perder un 90% durante 2018.

Fuentes financieras confían en que Deutsche Bank entre finalmente en el acuerdo global. De hecho, indican que previsiblemente reunirá a su comité de riesgos este lunes, el 31 de diciembre, el último día del que dispone la cadena de supermercados para evitar incumplir sus obligaciones financieras más urgentes. Otras sostienen que, en el caso de que el banco alemán no aprobase la operación, la cantidad que debería aportar podría ser asumida solidariamente por el resto de acreedores. Entre ellos, destacan Santander, BBVA, CaixaBank, Barclays, JP Morgan, ING, Société Générale, BNP Paribas, Commerzbank, Mediobanca y Bank of Tokyo-Mitsubishi.

Porque, en realidad, este primer rescate de DIA está únicamente pendiente de los 10 millones que le corresponde conceder a Deutsche Bank, es decir, un 5% del total de los 200 millones que necesita para sobrevivir a corto plazo hasta que pueda realizar la ampliación de capital de 600 millones de euros. Esta inyección de dinero, que sacará a la compañía de una situación de insolvencia al tener patrimonio negativo al cierre de 2018, está condicionada a la refinanciación total de los 1.800 millones que adeuda la cadena de supermercados.

Supermercados DIA
Supermercados DIA

Sin quita para los acreedores

Sin la reestructuración —alargamiento de los plazos de amortización principalmente— de la deuda no se podrá hacer la ampliación de capital, tal y como exige Morgan Stanley, el banco que se ha comprometido a garantizar la llegada de los 600 millones en el caso de que algún accionista no quiera suscribirla. La gran incógnita es qué hará LetterOne, el fondo propiedad del ruso Mikhail Fridman y dueño del 29% del capital, que se ha opuesto a esta fórmula de refinanciación. Por su participación, debería aportar casi 185 millones, dinero que tendría que cubrir Morgan Stanley en caso de que decidiese no suscribir su parte.

"Todos los proveedores e inversores que han confiado en DIA cobrarán hasta el último euro", afirma el nuevo consejero delegado

El inversor de origen ucraniano, pero nacionalizado ruso, propuso un desembolso adicional por su parte siempre y cuando la banca aceptase una quita sobre la deuda a cobrar. Pero su plan ha sido rechazado totalmente por el consejo de administración, que se ha comprometido a cumplir al 100% con sus obligaciones con sus acreedores. De hecho, según fuentes financieras, la reestructuración de los 1.800 millones incluye la devolución total del importe de los bonos en circulación, los cuales cotizan con descuentos de entre el 40 y el 50% en los mercados de renta fija.

Borja García de la Cierva, el nuevo consejero delegado, ha afirmado a El Confidencial, que "todos los proveedores e inversores cobrarán hasta el último euro", para descartar cualquier propuesta de quita o descuento sobre las facturas. El nuevo primer ejecutivo da por seguro que la compañía recuperará el 'investment grade' o grado de solvencia cuando se complete la ampliación de capital, lo que le permitirá salir de la actual situación de bono basura.

DIA, que tendrá que reformular sus cuentas al reconocer deterioros por 110 millones de euros, confirmó sus nuevas estimaciones de beneficio operativo, según las cuales obtendrá un Ebitda que oscilará entre los 350 y los 400 millones de euros. Esta reiteración de los objetivos financieros se tradujo este viernes en una revalorización del 7,75% en bolsa, subida que es la continuidad del avance del 22% del día precedente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios