NECESITA 200 MILLONES A CORTO PLAZO

Dimiten otros dos consejeros de Fridman en DIA en plena lucha con la banca

El órgano de gobierno de la cadena de supermercados se reúne en estos momentos para estudiar las nuevas condiciones de los acreedores para recibir 200 millones a corto plazo

Foto: Un supermercado DIA. (Reuters)
Un supermercado DIA. (Reuters)

Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA) ha convocado hoy al consejo de administración para analizar el planteamiento de la banca para recibir los 200 millones de euros de liquidez con los que hacer frente a los pagos más inmediatos. La reunión se produce en plena batalla con LetterOne, el principal accionista de la compañía de supermercados, que se ha visto sorprendido por el anuncio de la ampliación de capital asegurada por Morgan Stanley por importe de 600 millones y que servirá para restablecer la solvencia del grupo.

Por lo pronto, lo primero que se sabe de ese consejo de administración es que otros dos consejeros de Letterone Investment Holdings, Karl-Heinz Holland y Sergio Antonio Ferrerira Dias han presentado su dimisión oara "centrar sus esfuerzos en trabajar desde Londres en el proceso de diseño y desarrollo de un eventual plan de sostenibilidad a largo plazo para la sociedad", han informado mediante un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Eso después de que el pasado 5 de diciembre, el presidente interino del grupo, Stephan Ducharme, presentara también su renuncia para trabajar como socio director de L1Retail, la firma de inversión internacional especializada en comercio minorista perteneciente al holding LetterOne. Las acciones de día registran fuertes descensos este martes, cerrando con un desplome del 8,34%.

Según han confirmado fuentes próximas a DIA, el consejo fue convocado para intentar aprobar la refinancianción a corto concedida por un consorcio de catorce bancos para evitar el incumplimiento de sus obligaciones con los acreedores. Fuentes próximas a las conversaciones indican que, aunque las entidades financieras están por la labor de apoyar a la compañía, es posible que se necesite de otra nueva reunión para firmar estas nuevas líneas de liquidez, las mismas que la banca le retiró cuando la empresa anunció una rebaja de sus previsiones de resultados.

Aquel ‘profit warning’ lanzado el pasado 15 de octubre provocó el cierre inmediato de la financiación con la que DIA pagaba a los proveedores y atendía a sus obligaciones con los empleados. Sin ese dinero, la compañía sufre un ahogamiento de su circulante, lo que ha provocado una tensión de tesorería. Esta situación ha traído consigo que las agencias de calificación, como Moody`s y Standard & Poor´s, le hayan rebajado su nivel de solvencia a bono basura, donde dan por seguro que no podrá repagar sus deudas en su totalidad.

DIA ha manifestado que sí lo hará. Pero para ello necesita refinanciar su deuda, que asciende a unos 1.800 millones. De esa cantidad, la que urge son los 200 millones de ayuda inmediata para atender los deberes a corto plazo. Sin este rescate de emergencia, la reestructuración de los 1.800 millones no será posible y, en consecuencia, no habría ampliación de capital. El mayor escollo son las nuevas condiciones de estas líneas, ya que la banca quiere cobrar un interés mucho mayor, mientras que la compañía considera que incluso deberían ser más bajos dado que da por hecho el aseguramiento de los 600 millones que aportaría Morgan Stanley.

Fuentes bancarias afirman que el consorcio de los acreedores está por la labor de apoyar la refinanciación y que, si no se aprueba en el consejo de hoy, se conseguirá un acuerdo antes de fin de año. Pero quieren asegurarse que el compromiso de Morgan Stanley es firme y cuáles son las condiciones que ha puesto la entidad americana para poner dicho cheque encima de la mesa.

La postura de LetterOne también es relevante, ya que el holding del millonario ruso tenía otros planes con los acreedores

La postura de LetterOne también es relevante, ya que el holding del millonario ruso tenía otros planes con los acreedores. En concreto, que asumieran una quita relevante de la deuda a cobrar para socializar las pérdidas en las que han incurrido la mayoría de los accionistas. Fridman, que tiene el 29% del capital, acumula minusvalías de más de 500 millones por su inversión en DIA y no está dispuesto a inyectar dinero nuevo sobre dinero viejo si la banca no acepta un sacrificio.

De la evolución de estas negociaciones dependerá también la llegada de Jaime García-Legaz a la presidencia de DIA. El expolítico del PP y expresidente de Aena es el principal candidato del consejo de administración, pero ha decidido tomarse su tiempo hasta que se aclare la pugna en el seno de la compañía.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios