Cuidado con lo que tiras a la basura: el triángulo Caixa, Elliott y Telefónica
  1. Empresas
IBEX INSIDER

Cuidado con lo que tiras a la basura: el triángulo Caixa, Elliott y Telefónica

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: Montaje EC.
Montaje EC.

Un par de querellas desconocidas llegaron a las puertas de la Audiencia Nacional a finales de 2017. Ambas tenían por objeto a CaixaBank y su cúpula directiva, con el hasta entonces intachable Isidre Fainé a la cabeza. Nadie entendía la relación entre denunciantes, acusación y los asuntos en cuestión, como la compra de la entidad portuguesa BPI como caso más relevante, pero ambas fueron admitidas a trámite. La perplejidad se instaló en la cúpula de las Torres Negras de Barcelona, con sospechas en todas direcciones, incluidos algunos antiguos directivos de la casa, como el saliente Juan María Nin, que fue relevado como consejero delegado en 2014.

Tardaron meses en atar cabos, pero la conclusión que dieron por más verosímil apuntaba a un socio descontento, Elliott Management. No era la primera vez que oían hablar del fondo estadounidense, pues comparten accionariado en Bank Of East Asia (BEA), donde la antigua caja catalana tiene el 18% del capital. Desde hace años, la firma activista, dueña del 7% del banco fundado en Hong Kong, mantiene un pulso contra la familia Li, fundadora y primera accionista, a la que ya demandó en 2016, y contra sus socios internacionales, la española Criteria (Caixa) y el japonés Sumitomo Mitsui Bank, por los pactos parasociales a tres bandas que blindan el control.

Antes de entrar en faena, Elliot sondeó varias veces a Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, tras resultarle imposible acceder a Isidre Fainé. Todo intento por resolver la crisis en BEA fue en vano, incluida alguna asistencia a la junta de accionistas en Barcelona, pero nunca llegaron a desplegar su artillería jurídica (según fuentes próximas a la firma), como cuando Paul Singer embargó a Argentina una fragata de su armada. Así se las gasta este abogado neoyorquino de 73 años, especialista en litigación y referente en la comunidad inversora, a la altura de Carl Ichan o Nelson Peltz, con nada menos que 35.000 millones de dólares bajo gestión.

Hace dos años, el equipo de Elliott amplió su campo de acción a la deprimida Europa, con su hijo, Gordon Singer, al frente del despliegue

Elliott ha convertido su destreza jurídica en una forma muy lucrativa de ganar dinero. Su manual es sencillo: ve oportunidades en compañías penalizadas por malas prácticas corporativas. Toma una participación (o deuda), busca compañeros entre otros ‘hedge funds’ y obliga a que ocurran cosas, dinamitando viejos acuerdos de control entre accionistas o despidiendo a equipos directivos poco alineados con sus intereses. Como adelantó en exclusiva este diario hace unos días, este mismo fondo había puesto sus ojos en Telefónica, pura caza mayor entre el Ibex 35, convirtiendo la vuelta de vacaciones a la sede de Las Tablas en un pequeño infierno.

Hace dos años, el equipo de Elliott amplió su campo de acción a la deprimida Europa, con su hijo, Gordon Singer, al frente del despliegue. Desde entonces, han caído bajo sus garras compañías como las holandesas Akzo-Nobel y NXP, la alemana ThyssenKrupp, la francesa Pernor Ricard, la británica BHP o la italiana Ansaldo. Otro de sus objetivos ha sido Telecom Italia, donde tras comprar un 7% ha conseguido el plácet del Gobierno para forzar un cambio en la cúpula. Como si fuera un espejo, el 'hedge fund' valoró la posibilidad de replicar la estrategia en Telefónica, penalizada en bolsa hasta mínimos históricos y con un volumen de deuda de 42.600 millones de euros.

Antes de colarse en el accionariado, Elliott rastreó el mercado en busca de información de primera calidad, esa que solo manejan ex altos directivos como Ramiro Sánchez de Leirín o Santiago Fernández Valbuena. También sondeó la opinión de otros ‘hedge’ presentes en el Ibex 35 desde las carnicerías con el Popular, OHL, Abengoa, Duro Felguera o DIA. Sin embargo, el fondo ha dejado pasar esta pieza. No debína ser el momento o la compañía, porque poco le importa que sus pasos encendieran las alertas institucionales monitorizadas por el CNI. Si hay alguien acostumbrado a jugar al límite, hasta buscar cosas en la basura, ese son Singer y su equipo.

Más terratenientes que banqueros

Higini (d) y Ramon Cierco. (BPA)
Higini (d) y Ramon Cierco. (BPA)

Esta semana supimos que los hermanos Cierco (BPA) pusieron en manos de Villarejo gestiones para intentar solucionar (con la llegada de Trump) la sanción al banco andorrano tras una investigación de la SEC. La intervención de la entidad, cuya derivada española era la investigación a la fortuna oculta de los Pujol, supuso un grave quebranto para Higini y Ramon Cierco. Sin embargo, buena parte de su fortuna está asentada en el propio Principado, del que son los mayores propietarios de suelo, hasta controlar algo más del 20%. Además, son también propietarios de una importante bolsa de activos inmobiliarios repartida por el mundo, en ciudades como Miami.

Slim juega con Realia… y la CNMV

El empresario mexicano Carlos Slim. (EFE)
El empresario mexicano Carlos Slim. (EFE)

La ampliación de capital de Realia cumple la primera fase del calendario y su primer accionista (FCC) no se ha pronunciado, pese a tener un 36,9%. Sí lo ha hecho Carlos Slim, que aportará los casi 50 millones que le tocan por su 33,8% a través de Carso, o algo más si ha comprado derechos como en las anteriores. El magnate mexicano será el primer accionista directo, aunque ya lo es 'de facto', pues controla el viejo imperio de Koplowitz. La duda está en saber si pretende sacar a la inmobiliaria de bolsa (como hizo con Inmuebles Carso o Cementos Portland) y hacerlo al menor precio posible. El único obstáculo para que ocurra se llama Polygon y controla el 10% del capital.

Póquer inmobiliario de Xercavins

José María Xercavins.
José María Xercavins.

Va a jugar su cuarta mano y hasta ahora siempre ha ganado. En la baraja del sector inmobiliario, uno acostumbrado a pillar buenas cartas es José María Xercavins. El financiero catalán tiene entre manos Teleno, su nuevo vehículo de inversión tras Metrópolis, Metroinvest y Tauro. Repite modelo (pisos y oficinas) y clientes (grandes fortunas catalanas y la familia italiana Agostini) para volver a rizar el rizo, es decir, lograr una rentabilidad anualizada bruta del 25%. Hasta ahora, ha sorteado las inclemencias del sector, desde la cresta de la burbuja hasta el erial de la crisis. Todo un verso suelto que dice saber más por viejo que por diablo... aunque también lo sea.

Ibex Insider