mantiene su inversión de 1.000 m en cádiz

Las refinerías de Cepsa, ante el fin de la gasolina: barcos, aviones... y el Magreb

La compañía asegura que el alza del sector transporte, unida a la ausencia de capacidad de refino en el norte de África y a una mayor integración con la actividad química, es el futuro de Huelva y Cádiz

Foto: Vista de la refinería de Cepsa en Palos de la Frontera (Huelva). (Cepsa)
Vista de la refinería de Cepsa en Palos de la Frontera (Huelva). (Cepsa)

Cepsa aún no ha asumido en su planificación estratégica el fin de los vehículos con emisiones de CO2 en España a partir de 2050, como recoge el borrador del anteproyecto de Ley de Cambio Climático conocido hace unos días. Pero tampoco es un asunto que coja desprevenida a la petrolera: el folleto de la pospuesta salida a bolsa de hace unos meses ya recogía la perspectiva de una caída de la demanda de gasóleo y gasolina de casi el 10% para 2030 debido al avance del coche eléctrico y la generalización de otras tecnologías de transporte más eficientes.

Las dos refinerías de Cepsa en España, ubicadas en San Roque (en el Campo de Gibraltar, Cádiz) y Palos de la Frontera (Huelva), se centrarán, ante ese escenario, en el tirón del nuevo combustible mucho más limpio para transporte marítimo, el crecimiento exponencial de la aviación y la exportación (que deja menos margen) al norte de África. "Muchas circunstancias pueden cambiarte el paso, pero a día de hoy no está en cuestión ni la inversión de 1.000 millones que hicimos en 2010 en Huelva para producir más gasoil, ni la planificada de otros 1.000 millones para producir en San Roque el nuevo fuel para barcos con nueve veces menos azufre que ahora. Será obligatorio desde 2020", explican fuentes de la compañía.

Cepsa es el operador dominante en España en suministro de combustible para aviones, siendo nuestro país el cuarto mercado europeo en este segmento de negocio (140.000 barriles al día) merced al 'boom' de tráfico aéreo que se viene registrando. El suministro de combustible para los aviones crecerá el 4,6% hasta 2020 y un 1,8% hasta 2030 en España, según prevé la petrolera. Esto supone superar el promedio europeo del 1,8% y el 1,2% para dichos periodos.

La tercera refinería del grupo controlado por Abu Dabi estaba en Tenerife, pero detuvo su actividad en 2014 ante las pérdidas que registraba por el alto precio del crudo en ese momento. Una treintena de refinerías ha cerrado en Europa desde 2008. Cepsa pactó justamente en junio pasado con las autoridades tinerfeñas su demolición, por lo que las dos plantas andaluzas son las únicas con que contará. La de San Roque es la de mayor capacidad de refino de España, con 12 millones de toneladas, por delante de la de Petronor (Repsol) en Bilbao. Cepsa tiene el 30% del negocio de refino en España, por el 60% de Repsol.

Perspectiva de consumo de productos refinados en España. (Cepsa)
Perspectiva de consumo de productos refinados en España. (Cepsa)

Cepsa recoge en el folleto las perspectivas de que a nivel europeo la cuota de los vehículos eléctricos, híbridos o de gas será del 20% a partir de 2030. Por ello, la caída del consumo a medio y largo plazo hace que las plantas andaluzas miren especialmente al norte de África, con una reducida capacidad de refino. Teniendo en cuenta el coste logístico que resta margen a estas ventas en el exterior, "la posición geográfica y geopolítica de España es la óptima para crecer por esta vía", señalan desde la compañía. Marruecos, por ejemplo, no tiene una sola refinería y su demanda de gasolina y gasoil, al revés que en España, no va a dejar de crecer hasta 2030.

En cuanto al mercado del 'bunkering', suministro de combustible para barcos, justamente el área de Huelva, Cádiz, estrecho de Gibraltar, Canarias (donde Cepsa mantiene y prevé mejorar sus infraestructuras logísticas) y Marruecos representa el 13% del negocio global. Conjuntamente es la segunda área de relevancia para esta actividad en todo el mundo, tras Singapur (50% del mercado). Cepsa es un actor clave en España, con una cuota del 35%, y a futuro quiere capitalizar su inversión en ese nuevo combustible más ligero y menos contaminante.

Papel clave en PIB y exportación

¿Será todo ello suficiente para mantener no solo las dos refinerías, donde trabajan directamente 3.000 personas, sino toda la industria auxiliar que les provee y que suma al menos otro volumen de empleo similar? Sin olvidar que las ventas conjuntas de San Roque y Palos ascienden a 11.500 millones y son clave para sustentar tanto el PIB andaluz (representan el 7,5% de la riqueza de la comunidad) como el auge exportador de la comunidad (hoy segunda tras Cataluña). Las mismas fuentes de Cepsa aseguran que no pueden aventurar escenarios, menos aún cuando la empresa tratará de salir a bolsa en cuanto el mercado lo permita.

Destacan, no obstante, que la verdadera carrera es por la eficiencia en las operaciones, por la implantación del modelo de empresa 4.0 y por una mayor integración de las refinerías con los complejos petroquímicos anexos. "La demanda de productos para la industria química o para el sector de detergentes está en franco auge, así como los materiales para productos avanzados", abundan desde Cepsa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios