Es noticia
Menú
Reducir la desigualdad en las ciudades pasa por 'reconectar' el centro y el extrarradio
  1. Empresas
CÓMO acabar con la dispersión

Reducir la desigualdad en las ciudades pasa por 'reconectar' el centro y el extrarradio

Minsait propone que las ciudades españolas apuesten por modelos mixtos de urbanismo en sus núcleos y creen áreas que integren servicios de varios ayuntamientos

Foto:

Dependiendo de dónde vivas, tu ciudad tendrá una estructura u otra, pero en general todas siguen unos patrones estructurales muy parecidos: por una parte, el centro urbano, en el que se concentran la mayor parte de servicios y prestaciones de mayor calidad; y por otra, las zonas del extrarradio, donde pueden existir residentes de rentas altas con viviendas de alta calidad o ciudadanos de rentas bajas que corren el riesgo de acabar en situación de marginalidad.

¿Es idóneo este modelo? Casi todos los indicios apuntan a una respuesta negativa. Minsait, compañía de Indra que gestiona los negocios de tecnologías de la información, ha analizado las consecuencias de esta dispersión urbana y propone posibles modelos alternativos, centrados en transformación digital.

Los problemas de las ciudades dispersas

La dispersión urbana es inevitable. A medida que una ciudad va creciendo, la expansión de sus fronteras obliga a que el núcleo urbano se disperse de manera indiscutible. Ese crecimiento de la ciudad trae, además, una serie de problemas. Para empezar, las zonas del extrarradio siempre tendrán menos recursos y servicios que las del centro, y esto acaba generando desigualdad. Por otro lado, el alejamiento del centro implicará la inevitable necesidad de utilizar un método de transporte para trasladarse al centro. De nuevo, las rentas altas tirarán de vehículo propio, pero las bajas recurrirán al transporte público, que alargará los trayectos. En este caso, las consecuencias son medioambientales. A más uso del transporte privado, más contaminación y mayor huella ambiental.

La apuesta por modelos mixtos para que convivan varios contextos urbanísticos en una misma ciudad o la constitución de áreas metropolitanas funcionales (unión de varios ayuntamientos para la integración de servicios como el transporte, la limpieza, el agua o la energía), junto a crear redes de comunicación escalables y capaces de evolucionar a gran velocidad, son algunas de las propuestas para solucionar estas situaciones que presenta Minsait, especiazada en soluciones para 'smart cities'.

placeholder

La receta para acabar con la dispersión

¿Podemos revertir la dispersión de las ciudades? El informe 'La ciudad digital al servicio del ciudadano del siglo XXI', elaborado por Minsait, propone cuatro ingredientes para mejorar el modelo.

1.- Menor dispersión urbana

Las diferencias entre el centro (lugares de trabajo) y el extrarradio (zonas residenciales) pueden generar problemas de todo tipo, de modo que las ciudades deben apostar por modelos mixtos para que ambos contextos urbanísticos convivan entre sí. Así lo defienden, entre otras iniciativas, la 'Carta Leipzig sobre ciudades europeas sostenibles', que sostiene que "la estrategia de mezclar las zonas residenciales con las de trabajo, los centros educativos, los servicios y las zonas de ocio en las distintas zonas urbanas se ha demostrado como especialmente sostenible".

Las ciudades deben apostar de modelos mixtos para que convivan varios contextos urbanísticos

2.- Conexión interurbana

Debido a su estructura poblacional y laboral, los límites no se quedan en las propias fronteras municipales, sino que en muchas ocasiones se traslada a otras pequeñas ciudades, bien porque actúen como ciudades dormitorio o porque sean el destino de empresas grandes que necesiten un suelo más barato y alejado del centro.

En este contexto, es imprescindible que las ciudades constituyan áreas metropolitanas funcionales (varios ayuntamientos se unen para enfrentarse a retos comunes) para la integración de servicios como el transporte, la limpieza, el agua o la energía.

3.- Accesibilidad

Según el informe 'Estrategia europea sobre discapacidad 2010-2020', elaborado por la Comisión Europea, 80 millones de ciudadanos europeos sufren una discapacidad entre leve y grave. Si a eso sumamos las personas mayores que tienen movilidad reducida, nos queda un escenario claro: un conjunto poblacional que corre el riesgo de aislarse socialmente.

Así pues, las ciudades deben impulsar la mejora de la accesibilidad en las ciudades, que se vincula con el derecho universal a la igualdad de oportunidades y a una existencia lo más autónoma posible.

placeholder

4.- Conectividad

Si las empresas y los servicios públicos se están transformando digitalmente, es precisamente porque los ciudadanos empezaron a hacerlo mucho antes. Pero la conectividad va mucho más allá de tener o no internet. Para muchos ciudadanos, también resulta esencial que las conexiones de redes eléctricas, por ejemplo, alcancen su zona territorial.

Las ciudades españolas tienen ante sí un reto esencial: desplegar redes de comunicación que conllevan un coste elevado, cuya provisión no depende del ayuntamiento y que deben compartir un espacio físico limitado con otras infraestructuras (redes de distribución de electricidad, de agua...) que se ven obligadas a ser escalables y capaces de evolucionar a gran velocidad.

Urbanismo para integrar a los ciudadanos

Para María Jesús Paniagua, directora de Administraciones Públicas de Minsait, "es indudable el reto que está suponiendo el crecimiento de la población demográfica en las ciudades. Si hoy en día ya un 55% estamos residiendo en ciudades, en los próximos años este crecimiento puede llegar incluso al 70% o el 85%".

Ahora bien, "si en 2050 o 2100 las ciudades tienen que ser capaces de absorber toda esa masa de personas, también deben ser capaces de darles unas condiciones que mejoren su calidad de vida, que mejoren nuestra relación con la ciudad y las necesidades que tenemos en cuanto a servicios públicos o en cuanto a interactuar con la ciudad y el territorio que la rodea", asegura.

Si las ciudades absorben esa masa de personas, también deben darles unas condiciones que mejoren su calidad de vida

Por ello, "la ciudad tiene que ser capaz de desarrollarse, de avanzar en un diseño que proporcione a la ciudadanía al final una ciudad más compacta, que en sí misma genera muchos beneficios y que tal vez nos lleva hacia una versión de ciudad más tradicional de la que se veía antes, así como generar espacios más integradores y atractivos para que los ciudadanos también las disfruten y eso afecte a nuestra calidad de vida".

En este sentido, "la solución Onesait Government Cities es capaz de capturar información sensórica, del ciudadano, de lo que pasa en las redes sociales e incluso los propios datos que tengan los ayuntamientos, cruzarlos con 'big data' en tiempo real y proponer acciones de gobierno planificadas que faciliten el orden o la vida del ciudadano en la ciudad", relata.

Dependiendo de dónde vivas, tu ciudad tendrá una estructura u otra, pero en general todas siguen unos patrones estructurales muy parecidos: por una parte, el centro urbano, en el que se concentran la mayor parte de servicios y prestaciones de mayor calidad; y por otra, las zonas del extrarradio, donde pueden existir residentes de rentas altas con viviendas de alta calidad o ciudadanos de rentas bajas que corren el riesgo de acabar en situación de marginalidad.

Ayuntamientos
El redactor recomienda