RETOS A LOS QUE SE ENFRENTAN LAS CIUDADES

Turismo sostenible y gestión eficiente: las ciudades deben cambiar de modelo

Un estudio de Minsait, una empresa de Indra, analiza la gran oportunidad que supone la digitalización de un sector como el turístico, que aporta el 15% del PIB español

Foto:
Autor
Tiempo de lectura7 min

Es indudable que buena parte de los ingresos de España llegan del turismo. En 2017, nuestro país recibió 82 millones de turistas internacionales, según datos oficiales del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, un 9% más que en 2016. El turismo es uno de los sectores que más empleo generan, cerca del 15% del total, y uno de los grandes aportadores al PIB español. Y ante estos buenos datos, ¿cuál es el siguiente paso?

El informe 'La ciudad digital al servicio del ciudadano del siglo XXI', elaborado por Minsait, la empresa de Indra especializada en 'smart cities', analiza los grandes retos sociales, urbanísticos, económicos y medioambientales que afrontan las urbes en la actualidad. Y uno de esos retos económicos que más afectan a España es la creación de un modelo de turismo sostenible.

Porque, a pesar de que el turismo supone una inestimable fuente de generación de ingresos, no tener una estrategia adecuada puede provocar que la economía local dependa excesivamente de servicios de escaso valor añadido y la calidad del empleo se resienta. Además, la calidad de vida de los residentes corre el riesgo de empeorar como consecuencia de la afluencia masiva de visitantes si las infraestructuras y otros servicios públicos no han sido debidamente adaptados a la nueva realidad.

Turismo sostenible y gestión eficiente: las ciudades deben cambiar de modelo

Los retos de las ciudades

Cambiar el modelo del turismo hacia uno más sostenible no es el único reto al que se enfrentan las ciudades. También deben apostar por conceptos como eficiencia e innovación. Según el estudio de Minsait, las nuevas tecnologías pueden jugar un papel muy relevante a la hora de dar respuesta a estos retos y hacerlo con garantías.

1.- Mejorar la experiencia del turista

La tecnología contribuye a conseguir un modelo económico exitoso mejorando considerablemente la experiencia del visitante y el día a día del ciudadano residente. De ahí que se hable de soluciones de 'destino inteligente', que cubren el ciclo completo: planificación del viaje, experiencia y fidelización.

Antes de desplazarse, el viajero puede acceder a información completa sobre enclaves de interés, restaurantes, alojamientos, etc. Una vez en su destino, la geolocalización permite personalizar un plan de actividades de acuerdo a sus prioridades y ubicación. Mediante algoritmos de predicción, se pueden ofrecer itinerarios alternativos para evitar aglomeraciones y repartir a los visitantes por todo el espacio urbano, evitando posibles deterioros patrimoniales y revalorizando espacios urbanos tradicionalmente menos visitados. Este tipo de atenciones contribuye a la fidelización del turista y mejora la imagen que se llevará de la ciudad.

La información que se obtiene de los flujos de visitantes resulta de gran utilidad para gestionar los servicios prestados por el municipio, como la limpieza, el transporte, la seguridad o la atención, y ajustar adecuadamente la demanda en función del volumen de turistas para ofrecer servicios de calidad tanto a los visitantes como a los residentes. Y en España, tercer destino turístico mundial, ya están operativas —algunas, de la mano de Minsait— estas soluciones inteligentes orientadas al turismo.

2.- Innovación y atracción de capital humano

Las ciudades cuya economía se basa en actividades de bajo valor añadido son más vulnerables cuando se reduce drásticamente el consumo o se produce la deslocalización de grandes empresas. Según el 'Atlas de la crisis', publicado por el CSIC en 2015, estas son las poblaciones que más sufrieron el azote de la recesión.

Las ciudades europeas han de aprender a diversificar su economía local, apostando por negocios digitales y por la creación de ecosistemas de emprendimiento e innovación que actúen como imanes de talento. La apuesta por una formación de calidad, adaptada a las nuevas competencias y habilidades más demandadas ('big data', IoT, inteligencia artificial, programación, etc.), se presenta como una constante en las ciudades más atractivas para trabajar e invertir.

3.- Mejores servicios con menos recursos

Los ayuntamientos, tanto españoles como europeos, siempre tuvieron una alta autonomía a la hora de gestionar sus presupuestos. Sin embargo, la llegada y el apalancamiento de la crisis les obligó a manejarse con unos presupuestos muy reducidos. Ahora las cifras van mejorando, pero igualmente se enfrentan al reto de proveer de nuevos servicios y de mayor calidad en un escenario de recursos mermados.

La única manera de lograrlo pasa por una gestión más eficaz y eficiente de sus servicios, centralizando la gestión y los costes asociados, eliminando duplicidades en su operativa y realizando un seguimiento veraz y en tiempo real de las actuaciones y demandas asociadas a cada servicio. El objetivo es suministrar a sus habitantes todos los servicios indispensables en su quehacer diario, aunque para ello deban sortear las limitaciones impuestas por la capacidad e independencia administrativa y, especialmente, las presupuestarias.

4.- Comercio minorista atractivo

La falta de atractivo económico de algunos barrios de la ciudad con frecuencia desemboca en una degradación social, medioambiental y urbanística. Este fenómeno suele ir asociado a la progresiva desaparición del comercio minorista. La ciudad ha de contribuir a la apertura y consolidación del comercio minorista en las zonas —bien sea en el centro o en la periferia— en que encuentra más trabas para desarrollarse a causa, principalmente, de la 'barrera de entrada económica'.

Las ventajas que ofrece un mercado minorista de calidad son múltiples: aporta identidad al lugar, fomenta la economía local, crea espacios de convivencia y cohesión social y contribuye a mejorar el medioambiente al evitar desplazamientos innecesarios.

La tecnología, al servicio de la gestión eficiente

Para Luis Fernández, director de Administraciones Públicas de Minsait, la 'smart city' actual da respuesta a dos necesidades: "En primer lugar, la gestión eficiente de los recursos públicos. La crisis ha hecho que el ciudadano vaya a su ayuntamiento para pedir ayuda relativa a becas escolares, integración... Es decir, para pedir ayudas que no son competencia de los ayuntamientos, pero muchos las han asumido y han sido clave para la salida de la crisis".

Esto, por tanto, "ha provocado que tengan que ser mucho más eficientes en la gestión del alumbrado, de los riegos, de la recogida de residuos... Ese concepto de eficiencia en la gestión de recursos ha llegado con la crisis y se ha quedado", asegura. "El reto es que la carta de servicios de una ciudad esté alineada para dar un buen servicio y experiencia al turista".

En segundo lugar, "la 'smart city' debe tener una provisión de servicios excelente, porque las ciudades compiten en un mundo local, pero también global. Y en España, que es un destino turístico referente a nivel mundial, muchas de las ciudades son objetivo de turistas y multiplican por cuatro su población en época de verano, así que tienen que dar un servicio público excelente y asegurar la sostenibilidad del mismo".

En España, muchas de las ciudades multiplican por cuatro su población en época de verano

Onesait Government Cities es la solución de Minsait para dar respuesta, de forma digital y totalmente integrada, a las necesidades de las ciudades. Emplea modelos predictivos y tecnologías emergentes como el internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés) y el 'big data' para procesar grandes volúmenes de datos y realizar simulaciones que permiten anticipar de forma precisa posibles incidencias —como picos de contaminación, eventos turísticos o atascos— y mejorar radicalmente la toma de decisiones.

La solución posibilita una mejor gestión de los servicios y repercute directamente en la calidad de vida de los ciudadanos. Por ejemplo, hace posible disminuciones superiores al 35% en el consumo de agua destinada al riego, del 45% en la factura energética de alumbrado y edificios públicos, y contribuye a reducir en un 11% los costes de recogida de residuos gracias al empleo de sensores que controlan el nivel de los contenedores, por citar algunos ejemplos significativos de impacto.

Minsait ha desarrollado más de 120 proyectos en este ámbito en todo el mundo y participa en las iniciativas internacionales más destacadas, como Ciudad 2020, CPSE-Labs, Transforming Transport, Arrowhead, e-Vacuate o Mobywallet. También ha liderado, entre otros, diversos proyectos de transformación digital en ciudades como A Coruña, Logroño o Madrid. En el caso de esta última, la compañía ha digitalizado totalmente el planeamiento urbano para agilizar los trámites y contribuir a una administración más transparente y cercana al ciudadano.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios