la inyección de capital, más diversificada

Las pymes dicen adiós a los bancos: crecen los modelos de financiación alternativa

Los bancos siempre fueron la fuente de financiación y deuda para las pequeñas y medianas empresas españolas, pero esto ha cambiado: así son las nuevas opciones por las que optan las pymes

Foto:
Autor
Tiempo de lectura5'

Los bancos siempre han sido la principal fuente de financiación para las empresas españolas. Sobre todo para las pymes, que al no poder optar a cotizar en los mercados bursátiles o acceder a otras alternativas, siempre encontraron en la financiación bancaria prácticamente la única vía de inyección de capital y emisión de deuda.

Sin embargo, los tiempos han cambiado mucho y todo indica que lo seguirán haciendo. Basta con comparar las cifras: analizando los datos del Banco Central Europeo (BCE) podemos observar que, en septiembre de 2009, los bancos constituían la opción preferente de las pymes europeas a la hora de financiarse, muy por encima de otros vehículos como la ampliación de capital.

Fuente: BCE.
Fuente: BCE.

Si damos un salto en el tiempo, veremos las diferencias. Nueve años después, el mismo informe del BCE evidencia dos cosas: en primer lugar, la pérdida de protagonismo de la financiación bancaria en la UE; en segundo, el progresivo crecimiento de otros vehículos de financiación.

Fuente: BCE.
Fuente: BCE.

En ocasiones, que exista tanta financiación bancaria para empresas puede verse como algo negativo, como que las empresas se vinieron demasiado arriba en sus previsiones de negocio, pero no tiene por qué ser así: "Emitir deuda no es malo, ya que en un ciclo expansivo, las empresas que quieren crecer necesitan endeudarse", asegura Jorge Antón, CEO de MytripleA, portal de acceso al 'crowdlending' en España.

En su opinión, "el problema es que la estructura financiera tenía una gran debilidad: depender únicamente de la financiación bancaria, de modo que en cuanto esa fuente pasó por dificultades, secó de financiación al sistema y todas las empresas se vieron afectadas".

El auge del dinero alternativo en España

Como hemos visto, la financiación alternativa empieza a recortar terreno a la bancaria, pero además lo está haciendo a unos pasos muy acelerados. Según el 'European Alternative Finance Industry Report', esta industria mueve 7.671 millones de euros al año en Europa si incluimos a Reino Unido, que encabeza, a mucha distancia del resto, el 'ranking' de zonas que más han optado por este vehículo.

En España no nos quedamos cortos precisamente. Nuestro país es el sexto de Europa con mayor financiación alternativa, que en 2016 movió un volumen de negocio de 131 millones de euros. De hecho, el crecimiento de este tipo de vehículos está siendo exponencial: en el último año evaluado, ascendió en un 162%.

Fuente: 'European Alternative Finance Industry Report'.
Fuente: 'European Alternative Finance Industry Report'.

Pero ¿de qué manera se distribuye esta financiación alternativa? La llegada de la tecnología financiera ('fintech') ha supuesto una revolución para las empresas que buscan capital externo. De este modo, en los últimos años han ido proliferando las plataformas tecnológicas que ofrecen financiación a través de préstamos entre particulares, inversión o ampliaciones de capital, entre otros modelos.

Y en nuestro país hay un claro ganador: el 'crowdlending' o préstamos P2P, una fórmula con la que las empresas pueden obtener financiación a través de las aportaciones de usuarios particulares que, con este tipo de inversiones, buscan darles una salida y un rendimiento a sus ahorros.

Fuente: 'European Alternative Finance Industry Report'.
Fuente: 'European Alternative Finance Industry Report'.

Antón ve lógica esta evolución: "Las empresas necesitan tener más de un financiador. Si lo hacen todo con el mismo, en el momento en que el financiador pase por problemas, ellas también lo harán, así que para evitar eso cada vez son más las que optan por modelos alternativos".

Además, "acudir a la financiación alternativa ayuda a las empresas a reducir su riesgo bancario y reducir su Cirbe [Central de información de riesgos del Banco de España], consiguiendo así una mejor situación para negociar con los bancos y reducir el riesgo de recorte en las líneas de crédito"

Financiación al nivel de grandes empresas

"En MytripleA, por ejemplo, ofrecemos financiación para pequeñas y medianas empresas que quieran diversificar sus fuentes de inyección de liquidez", afirma Antón. En primer lugar, la plataforma cuenta con servicios de "financiación a través de préstamos, que está destinada a empresas sin impagos ni recursos propios negativos. Los préstamos se ofrecen desde un 2% anual con un plazo de hasta siete años para su devolución en cuotas mensuales".

Además, "los proyectos empresariales nuevos también pueden acceder a los préstamos, ya que tenemos acuerdos con sociedades de garantía recíproca (SGR) que avalan la operación". Por otra parte, "las pymes también pueden obtener financiación anticipando sus facturas, con un servicio de 'factoring' a un interés de entre el 1% y el 7% anual, con un vencimiento de facturas de hasta 270 días".

Jorge Antón, CEO de MytripleA. (Carmen Castellón)
Jorge Antón, CEO de MytripleA. (Carmen Castellón)

Así pues, MytripleA Financiación PFP (empresa del Grupo MytripleA) está supervisada tanto por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) como por el propio Banco de España dentro de la ley de 2015, y ofrece opciones de financiación a las pymes que se quedan fuera de otros vehículos o que quieren apostar desde el principio por los modelos alternativos.

Desde su nacimiento en 2015, MytripleA ha realizado 715 operaciones por un volumen total de 40,3 millones de euros y con un importe medio de 110.000 euros. En 2018, de hecho, ha ejecutado una media de 31 operaciones cada mes. Además, la compañía, que a día de hoy ya cuenta con más de 4.000 inversores registrados, ha ido creciendo de manera exponencial desde 2015.

Para Antón, este modelo viene a equilibrar la balanza del acceso a financiación: "En MytripleA, cualquier empresa, independientemente de su tamaño, puede tener financiación bancaria con las mismas ventajas que las grandes empresas cuando emiten deuda pública", asegura.

En su opinión, en definitiva, el auge de la financiación alternativa solo puede ser positivo para nuestro país: "Las pymes necesitan diversificar sus fuentes de financiación, al igual que ya lo hacen las grandes empresas. Y cuanto más crezca la financiación alternativa, mejor será la salud de la economía española".

Empresas