macroplanta en abu dabi de 500 millones

Abengoa entra en la mayor desaladora del mundo de la mano de la saudí Acwa

El grupo es uno de los dos contratistas principales de ingeniería, junto a PowerChina, para ejecutar dos plantas gemelas con las que el emirato cubre todas sus necesidades de agua

Foto: Interior de una planta desaladora de Abengoa. (EFE)
Interior de una planta desaladora de Abengoa. (EFE)

Abu Dabi se está convirtiendo en el mayor pulmón de negocio para Abengoa, tras centrar la compañía andaluza su negocio casi en exclusiva en el EPC (ingeniería, suministro y construcción industrial). El grupo ha entrado, como subcontratista, en el que es el mayor proyecto de una planta de desalación en el mundo, la de Taweelah, al norte de la ciudad de Abu Dabi. Las autoridades del emirato han seleccionado la oferta del grupo saudí Acwa como la más económica de las alrededor de 25 presentadas, y Abengoa es uno de los dos contratistas clave de EPC, junto a PowerChina, según ha podido saber El Confidencial.

La adjudicación aún no se ha formalizado, ya que a partir de ahora hay que negociar los detalles del contrato entre la firma publica dubaití Adwea y Acwa. No está definido aún qué trabajos concretos realizará cada epecista, sobre un proyecto con un importe global cercano a los 500 millones. Precisamente, otro gran proyecto que se acomete en Abu Dabi, en este caso de energía solar, cuenta con la participación de Abengoa, que suministra e instala parte de los componentes de una gran planta termosolar y fotovoltaica por un importe de unos 480 millones, como avanzó este diario en febrero pasado.

La dimensión del proyecto, el mayor del mundo con tecnología de ósmosis inversa, hace que con él se garanticen todas las necesidades de agua de este emirato, y también permitirá suministrar a otros de los que forman parte de Emiratos Árabes Unidos, cuya capital es precisamente Abu Dabi. Producirá 900.000 metros cúbicos al día y, en concreto, estará compuesto de dos plantas gemelas que conformarán un complejo.

Abengoa ya ha construido plantas de desalación con esa tecnología de ósmosis en España, Ghana, Argelia, China e India antes de entrar en crisis en 2015. Respecto a ese momento, cuando se adjudicaba directamente el encargo como contratista principal, ahora su papel es el de subcontratista especializado en ingeniería y construcción.

Se trata además de un balón de oxígeno para el grupo español, que está necesitado de captar más volumen de negocio para sustentar tanto su operativa diaria como el repago de los compromisos financieros derivados del rescate por parte de bancos y fondos de inversión de 2017. Hasta junio, la empresa redujo su cifra de negocio en 140 millones respecto al mismo periodo de 2017 y acabó facturando 552 millones en térmimos consolidados.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios