aconseja vender acciones del grupo textil

Merrill Lynch desnuda los precios de Zara y alerta de los altos costes de Inditex

El banco de negocios prevé que el beneficio crecerá a la mitad por los efectos dañinos de la expansión internacional y los menores márgenes de vender por Internet

Foto: Imagen de una tienda de Zara en Madrid. (Reuters)
Imagen de una tienda de Zara en Madrid. (Reuters)

Bank of America Merrill Lynch ha desnudado a Inditex. El banco de negocios ha emitido un informe en el que alerta de las debilidades del grupo de moda textil, cuyos beneficios crecerán a la mitad. El bróker estadounidense, uno de los pocos que aconseja vender las acciones del gigante gallego de la moda, alerta de los altos costes estructurales que tiene la cadena, especialmente en el centro de operaciones y en la red de tiendas.

El documento, titulado “Risk emerging” (“Riesgo emergente”), analiza dónde consigue Inditex sus mayores márgenes por cada producto vendido y los peligros que ello conlleva para la cuenta de resultados. En concreto, Bank of America Merrill Lynch afirma que la compañía controlada por Amancio Ortega obtiene el 61% de los ingresos y el 100% del beneficio operativo o Ebit, por las siglas en inglés, de países no europeos. Una diversificación que tienes sus ventajas, porque permite vender su mercancia con más rentabilidad, pero que no se compensan por el efecto de unas divisas muy volátiles.

Por ejemplo, el bróker explica que en los últimos seis años, el 97% de las nuevas tiendas abiertas por Inditex han sido en países fuera de Europa, principalmente en México, China y Rusia. Entre 2012 y 2018, la telaraña de la multinacional de Arteixo (La Coruña) ha pasado de las 5.527 a las 7.475 tiendas, el 55% del total están fuera del Viejo Continente. Las nuevas 1.948 se abrieron en lugares ajenos al euro, una estrategia que ha cambiado el mapa de los ingresos del grupo. De hecho, la cifra de negocios ha pasado de originarse en un 52% en Europa, a tan solo el 39%.

Unas latitudes cuyas monedas locales se han depreciado sensiblemente, lo que se tradujo en que el beneficio operativo de la cadena apenas creció realmente un 2% frente al 17% al que hubiera mejorado de tomar como referencia una divisa –el euro- constante. El impacto en el Ebit fue tres veces el registrado en los ingresos, que se vieron reducidos en 580 millones en el primer semestre del año.

Tienda de Zara en Milán. (Reuters)
Tienda de Zara en Milán. (Reuters)

El banco de negocios cree que esta tendencia irá a más porque donde realmente gana dinero Inditex es, precisamente, en los llamados mercados emergentes. Por ejemplo, una prenda de Zara, filial que acapara el 66% de todas las ventas del holding, tiene precios muy distintos según el punto final de venta. En Estados Unidos, los clientes pagan un 55% más en comparación con España cuando adquieren un producto de la cadena, margen que es del 52% en Rusia, 37% en Hong Kong (pese a que en este país no se pagan impuestos), del 30% en Reino Unido y del 27% en China.

Pero esta arquitectura de precios, como la define Bank of America Merrill Lynch, puede sufrir un cambio muy significativo si Inditex lleva sus marcas a todos los países del mundo, como anunció Pablo Isla, presidente del holding, el pasado mes de septiembre. “Queremos que nuestras colecciones de moda estén disponibles para todos nuestros clientes, en cualquier parte del mundo, incluso en aquellos mercados -145 países- donde actualmente no tenemos tiendas de cemento”, aseveró en un viaje con periodistas a Milán en referencia a la estrategia de tener una tienda online en cada rincón del mundo. Esta apuesta tiene un riesgo evidente para el bróker porque esta masiva presencia digital aumentará la transparencia de sus precios a nivel global, “lo que hará que sea más difícil cobrar tarifas más altas por las mismas prendas”, como hace actualmente, lo cual no está justificado por los impuestos.

Un récord... de caídas

El banco de negocios añade un último detalle a la radiografía de Inditex: la centralización de los costes. El informe advierte de que, aunque la mayoría de los gastos de la multinacional se vinculan a la red de tiendas y la plantilla de ventas, localizadas fuera del Viejo Continente, el mantenimiento de su oficina central en Galicia le cuesta 515 millones de euros. Esta cantidad supone el 13% de los gastos totales de personal, a los que hay que añadir otros 715 millones de costes de administración. Una factura elevada que diluye el margen de los ingresos en los países europeos.

Con estos factores, Bank of America Merrill Lynch aconseja no comprar acciones de Inditex, para las que fija un precio objetivo de 22 euros, casi tres euros por debajo de su último cambio en bolsa y 15 menos de su anterior valoración (35 euros). Es uno de los cinco brokers, sobre un total de 38, que consideran que es mejor vender los títulos del grupo textil, que este año se ha depreciado un 15%. De acabar 2018 en negativo, sería la primera vez en la historia que Zara encadene dos ejercicios consecutivos de caídas. Desde sus máximos de mediados de 2017, la capitalización de Inditex se ha encogido en 34.035 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios