merkel anuncia que no se presenta más

Iberdrola luce su inversión en Alemania en pleno derrumbe electoral de Merkel

La compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán inaugura el parque renovable de Vikinger en el Mar Báltico para poner en valor su inversión de 1.400 millones de euros ante las autoridades germanas

Foto: Foto de archivo de un parque marino eólico. (Reuters)
Foto de archivo de un parque marino eólico. (Reuters)

Iberdrola ha inaugurado este lunes el parque de energía eólica marina de Vikinger en la localidad alemana de Sassnitz, en el extremo norte del país que da al Mar Báltico. Aunque el complejo de 350MW produce electricidad desde 2017, la compañía ha decidido retrasar hasta hoy la puesta de largo de la instalación de energía renovable. Con ello, la eléctrica vasca pone en valor ante las autoridades alemanas y la opinión pública una inversión de 1.400 millones de euros que contribuirá a cumplir los objetivos de descarbonización comprometidos por Berlín ante la Comisión Europea.

La cita se da en pleno derrumbe electoral tanto del CDU como del SPD, los partidos que forman la cada vez más cuestionada coalición del gobierno federal. Al hundimiento vivido en las urnas de democristianos y socialistas hace quince días en Baviera, la mayor región del país y feudo histórico del partido de Merkel, se suma un nuevo derrumbe de votos en el contiguo lander de Hesse. Toda la prensa alemana se jactaba este lunes del varapalo para el establishment teutón que impulsa a los Verdes por la izquierda y a la ultraderecha del AfD hacía el gobierno del país. Tras los resultados ha explotado la situación: Angela Merkel ha anunciado a su partido que no se presentará más a las elecciones, con lo que se cierra una etapa en la vida política alemana.

Pese a la inestabilidad institucional, Iberdrola tiene firmados para al menos los próximos ocho años la venta de la energía producida en el parque de Viginger a un precio fijo. Este es uno de los proyectos que el presidente de la eléctrica con sede en Bilbao, Ignacio Sánchez Galán, considera más emblemáticos en todo el mundo. En la presentación de este lunes ha asistido el director general de Iberdrola, Francisco Martínez Córcoles, junto con ministro de Energía e Infraestructuras de la región norteña lindante con Dinamarca, Christian Pegel.

Foto de archivo del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)
Foto de archivo del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)

La eléctrica ha destacado en esta inauguración la creación de más de 2.000 empleados de 20 países diferentes en este parque 'offshore', entre los que subrayan los 50 puestos permanentes generados en las instalaciones de la costa que da a Vikinger, donde tiene su centro de operaciones para esta infraestructura.

El nuevo parque inaugurado por Iberdrola ha contado con la participación en diferentes fases de otras empresas españolas proveedores. En concreto, en su desarrollo han participado empresas como la asturiana Windar, con la construcción de 280 pilotes de 40 metros de longitud, así como la danesa Bladt y la española Navantia, que han fabricado las 70 cimentaciones ('jackets'), o Adwen, que se ha encargado de las turbinas del mayor parque de eólica marina levantado por una empresa española.

Además, una de sus infraestructuras clave ha sido la subestación marina, a la que se ha llamado 'Andalucía', utilizada conjuntamente por Iberdrola y 50Hertz, operador del sistema eléctrico alemán, y que también ha sido construida por Navantia en las instalaciones de Puerto Real (Cádiz).

2.500 millones de inversión

La actividad de Iberdrola en Alemania pretende ir más allá. La firma prevé invertir hasta 2.500 millones de euros en ampliar su capacidad de generación renovable en el mar junto a la instalación inaugurada. Con Vikinger Iberdrola logra ser la primera empresa que opera al cien por cien un complejo de este tipo en suelo germano. La multinacional vasca siempre ha mostrado su vocación de crecimiento internacional hacia economías de primer nivel, con el objetivo de buscar marcos regulatorios estables.

No obstante, la compañía, cuyos ingresos dependen en gran medida de las normativas de los países donde opera, se está encontrando con una política cada vez más convulsa. A la inestabilidad que se está generando en Alemania, hay que añadir el crecimiento de los populismos en países donde Iberdrola tiene importante peso. Ahí destaca el Brexit en Reino Unido, la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump en Estados Unidos o la victoria este mismo domingo de Jair Bolsonaro en Brasil. Precisamente uno de los objetivos de Iberdrola que pretendía Iberdrola con la diversificación geográfica era mitigar el riesgo país de España, donde de nuevo se encuentra enfrentado al Gobierno de Pedro Sánchez por los ingresos de nucleares e hidráulicas que el Ejecutivo planea recortar.

Pese a todo, la eléctrica se encamina a cerrar un año récord de beneficios y augura en su plan estratégico seguir creciendo ininterrumpidamente en los próximos años. Así lo demuestra las estimaciones de nuevos activos como el recién estrenado parque marino de Vikinger. La instalación ha supuesto un coste del doble de lo que supone un parque eólico terrestre, sin embargo, un recurso de viento tres veces superior y una tarifa de 190 euros el megavatio hora invitan a pensar en una generación de ebitda superior al que están logrando otros activos de la propia compañía y sus pares en España.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios