por los costes de la integración en uk

Sabadell retrasa su objetivo de rentabilidad tras dar carpetazo a la crisis de TSB

La entidad retrasa un año el logro de un ROE de dos dígitos que estará por encima del coste del capital, tras los costes de integrar TSB y las expectativas del BCE

Foto: Jaime Guardiola, presentando los resultados de Banco Sabadell. (Efe)
Jaime Guardiola, presentando los resultados de Banco Sabadell. (Efe)

Banco Sabadell se ha encontrado con vientos en contra propios y ajenos en 2018 que no esperaba cuando presentó su plan estratégico. De este modo, la entidad asume un retraso de un año, hasta 2021, en la consecución de sus principales objetivos, como lograr una rentabilidad sobre el capital (ROE) de dos dígitos que supere por fin, tras una década, el coste del capital. En cualquier caso, el mercado ha acogido bien los resultados, con una subida en bolsa del 4%.

La entidad publicó este viernes los resultados del tercer trimestre, con un beneficio de 127,2 millones de euros, un 37% menos que el mismo periodo del año anterior. Entre enero y septiembre, las ganancias netas del banco ascendieron a 247,8 millones de euros, un 56% menos que en los nueve primeros meses de 2017. Si se excluyen los impactos extraordinarios por TSB y las dotaciones por las ventas institucionales de carteras, el beneficio habría aumentado un 14,7% interanual a tipo de interés constante.

Así, TSB ha penalizado este año duramente las cuentas de Banco Sabadell. La entidad estima un impacto neto extraordinario para el cuarto trimestre de 30 millones, con lo que el golpe total ascenderá a 320,9 millones tras las dificultades que sufrió en la integración informática, y que derivaron en el cese del consejero delegado de la filial británica, Paul Pester. De hecho, Jaime Guardiola, consejero delegado del Sabadell, que ha reconocido un daño reputacional por TSB, ha explicado que en las próximas semanas habrá novedades sobre el fichaje de un ejecutivo para suceder a Pester.

Junto al daño inesperado sufrido por el Sabadell con TSB, después de acometer una decena de integraciones en los últimos años sin la misma magnitud de problemas, el banco acometió en el segundo trimestre el desagüe del grueso de su ladrillo tóxico, con la venta de carteras por valor contable de 12.000 millones de euros. De esta forma, el volumen de activos problemáticos desciende hasta los 7.667 millones ‘proforma’, un 55% menos que un año antes. Mientras que la ratio de morosidad baja en el mismo periodo del 6,9% al 4,32%.

El banco también ha asumido un coste sobre la cuenta de pérdidas y ganancias con esta operación, que ha obligado a la dotación de provisiones adicionales. No en vano, el ‘stock’ de provisiones que tiene el banco, de 476 millones en el tercer trimestre, es un 54,7% mayor que un año antes. Con todos estos movimientos, asimismo, la ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ ha bajado en un año del 12,7% al 11%.

De esta forma, desde la entidad explican que se asumen este sacrificio sobre la cuenta de resultados de 2018 de cara a iniciar una fuerte mejora de las cifras en 2019. Eso sí, a costa de que sea más difícil cumplir con las metas comprometidas en el plan estratégico 2018-2020 que presentó en febrero. “Revisaremos algunas cifras porque hay variables que son más positivas y otras menos de lo previsto”, explicó este viernes el director financiero, Tomás Varela.

Banco Sabadell se planteó alcanzar una ratio de eficiencia (costes sobre ingresos) del 47% en 2020. Sin embargo, en el último año ha empeorado drásticamente por los costes asumidos con TSB, al subir del 51,04% hasta el 57,91%, quedando entre los peores de la banca española. La comparativa sale mejor si se tiene en cuenta sólo la actividad bancaria en España, aunque también aumenta, en este caso del 42,41% al 45,23%. Al centro operativo también se le han imputado costes por TSB.

La entidad apuntó al mercado en febrero un objetivo de eficiencia del 47% en 2020, 10 puntos porcentuales menos que ahora. Por su parte, se impuso como objetivos un ROE (rentabilidad sobre el capital) del 10% y un ROTE (rentabilidad sobre el patrimonio tangible) del 13%. En el tercer trimestre el ROE fue del 6% y el ROTE del 7,2%, con lo que Banco Sabadell necesitaría un acelerón para cumplir estas metas.

Listos para mejorar

No obstante, el banco prevé una fuerte mejora a lo largo del año que viene, una vez que deja atrás el desembolso adicional sufrido por TSB y haber liberado su balance de ladrillo tóxico. Aun así, el Sabadell prevé revisar el año que viene formalmente su plan estratégico para retrasar un año la consecución de los objetivos.

Detrás de ello no solo están los imprevistos propios, sino que desde febrero ha cambiado radicalmente la curva de expectativas sobre la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). En aquel momento, las previsiones del mercado pasaban por que la primera subida de tipos de interés se realizará en marzo de 2019, pero el propio organismo presidido por Mario Draghi las retrasó seis meses, penalizando a la banca.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios