entrevista lupicinio

Lupicinio, de Cuba a Rusia pasando por Irán: "Hay países que tienen la pena del telediario"

El despacho de abogados Lupicinio tiene un pie en España y el otro en mercados como Cuba, Rusia, Irán o Argelia. El negocio internacional ya supone el 40% de la facturación de la firma

Foto: El socio-director de la oficina de Madrid y del departamento de Operaciones Internacionales, José María Viñals, y la asociada Carolina Gamba en un momento de la entrevista.
El socio-director de la oficina de Madrid y del departamento de Operaciones Internacionales, José María Viñals, y la asociada Carolina Gamba en un momento de la entrevista.

Lupicinio se acerca a los 40 y, por ahora, lo hace sin visos de crisis. Tras su 'divorcio' de Eversheds en 2011, el despacho de abogados cumple en 2020 cuatro décadas en el mercado y llega con casi la mitad de su negocio en mercados tan particulares como Cuba, Rusia, Irán, Dubái, Argelia y, más recientemente, Zimbabue. Un despacho nacional con vocación internacional que le ha llevado a poner una pica en países que a su juicio sufren de la llamada pena del telediario.

"En Cuba la profesión no está liberalizada", explica el socio José María Viñals en conversación con El Confidencial. "Nuestra firma está presente en la isla desde 1996 y gracias a nuestro trabajo nos hemos ganado la confianza de las autoridades cubanas para convertirnos en despacho corresponsal". De hecho, la firma es una de las empresas invitadas por el Gobierno para ir con el presidente Pedro Sánchez al viaje oficial que realizará a la isla los próximos 22 y 23 de noviembre.

Viñals, que lleva en la firma desde 2008, señala que muchas empresas aprovecharon los años de Gobierno de Barack Obama en Estados Unidos para implantarse en Cuba o consolidar posiciones. Con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, la relación entre ambos países ha vuelto a enfriarse después de que el presidente anunciase su plan de mantener los vetos. "En política, los gestos son fundamentales", apostilla.

Las empresas europeas y asiáticas están interesadas en entrar al mercado cubano

Viñals asegura que existe un gran interés de empresas europeas y asiáticas para entrar al mercado cubano, una plaza en la que el 90% de los clientes de Lupicinio no son españoles. Esta práctica está amparada por el llamado 'reglamento antídoto', una normativa que multa a las empresas que no lleven a cabo negocios con Cuba por temor a represalias por parte de Estados Unidos.

Todo ello ha llevado al despacho a desarrollar una práctica de sanciones que ha servido de trampolín para entrar en otros países como Irán, una zona que, en palabras de Viñals, "no está desarrollada por bufetes españoles." A su juicio, en el país existen oportunidades para empresas españolas en sectores como la energía y la construcción que no se están aprovechando. Suma y sigue, porque el pasado mes de febrero la firma cerró una alianza con BSA Ahmad Bin Hezeem para ampliar posiciones en Oriente Medio y este mes ha entrado en Zimbabue tras un acuerdo con un despacho local.

No obstante, la 'tarjeta de visita' del despacho no es la misma en todos lados. Mientras que la práctica cubana está enfocada para trabajar con clientes internacionales, en Oriente Medio sí prima la 'españolidad' del despacho. "En Irán consideran a España un país sofisticado capaz de ofrecer servicios legales", apunta Viñals, quien añade que tras la implantación de las sanciones contra el país, el despacho creó un equipo de sanciones internacionales desde el que llevan las defensas de varias empresas iraníes ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). Es, además, la única firma española que lleva este tipo de pleitos ante este tribunal.

No obstante, pese a la carga política que tienen todos estos países, desde Lupicinio aseguran que prefieren mantenerse al margen de polémicas

Y de Irán a Rusia, porque el país más grande del mundo también ha sufrido en sus carnes las sanciones de la Unión Europea, de ahí que bancos rusos y ucranianos también se hayan puesto en manos de la firma española para pelear en los tribunales. En suma, un abanico de países poco comunes que bien podrían ser tachados de tierra hostil por otros despachos. A respecto, Viñals rompe una lanza por ellos y asegura que son mercados que tienen la pena del telediario. "Tienen oportunidades que a veces no se aprovechan", asegura al tiempo que recuerda que por ejemplo Irán produce los mismos coches que España en un año, 1,6 millones.

No obstante, pese a la carga política que tienen todos estos países, desde Lupicinio aseguran que prefieren mantenerse al margen de polémicas, de ahí que descarten entrar en países como Venezuela. "Se ha convertido en política nacional española", afirma. Pese a todo, el abogado ha participado en casos mediáticos como el de Ángel Carromero en Cuba e incluso fue invitado a 'Fort Apache', el programa de Pablo Iglesias, para hablar de las sanciones a Rusia.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios