TRAS EL CAMBIO DE LA EDAD DE RETIRO

Los beneficiarios del ERE de Telefónica perderán el 30% de su pensión de jubilación

El próximo 1 de enero de 2019 es una fecha muy relevante para la gran mayoría de los 6.500 empleados de la operadora que se acogieron al penúltimo plan de bajas incentivadas

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

El próximo 1 de enero de 2019 es una fecha relevante para la mayoría de los 6.500 empleados de Telefónica que se acogió al expediente de regulación de empleo (ERE) que la operadora puso en marcha entre 2011 y 2013 para recortar los costes en España. Muchos de los 6.500 trabajadores finales —inicialmente era para 8.500— que se apuntaron a ese plan de bajas incentivadas se han encontrado ahora con que la reforma de las pensiones que aprobó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha cambiado por completo las condiciones que los sindicatos acordaron con la operadora, lo que puede suponer 'de facto' perder hasta el 30% de la compensación acordada.

Según relatan los afectados que se apuntaron al Plan Social ERE 2011-2013 número 177/11, aprobado el 14 de julio de 2011, destinado a los empleados con una edad entre los 53 y los 59 años, la aplicación del real decreto de marzo de 2013 sobre el retraso de la edad de jubilación, ya con el Ejecutivo de Mariano Rajoy, endurece el acceso a la jubilación por los requisitos de edad, los años de cotizaciones y las penalizaciones por prejubilación. Aunque la Ley 27/2011 de 1 de agosto, en su disposición final duodécima, asegura que la nueva legislación no tendría efectos retroactivos, lo cierto es que la norma práctica aprobada finalmente en 2013 sí los va a tener.

Las condiciones económicas del 'Programa de desvinculación incentivada' contemplaban, entre otros, el pago por parte de Telefónica de la renta de desvinculación (68% del sueldo base) y el Convenio Especial de la Seguridad Social hasta cumplir los 63 años. Esa era la edad a la que, según la legislación del momento, podían acceder a la jubilación anticipada, con la que los afectados contaban para la planificación de sus economías personales.

Pero tras la publicación del RDL 5/2013, las reglas del juego han cambiado, ya que solo los nacidos entre 1952 y 1955 y que tengan los años requeridos de cotización podrán jubilarse a los 63 años, puesto que se les aplica la legislación anterior. El resto, los que vinieron al mundo entre 1956 y 1960, tendrán que hacerlo con la norma más restrictiva aprobada en su día por Luis de Guindos. Solos los nacidos entre 1956 y 1957 pueden también acogerse, pero aceptando una pérdida de su pensión próxima al 30%.

Entre los perjuicios más importantes que tienen en vilo a 5.000 de los 6.500 extrajadores de Telefónica que se apuntaron al ERE, según cálculos de los implicados, destacan el retraso de la edad ordinaria de jubilación incluso hasta los 67 años. Así, por ejemplo, en el caso de un empleado con 34 años de cotización al cumplir los 63 años, la nueva edad de retiro pasa de los 65 a los 66 años y cuatro meses, lo que supone una merma de al menos 6.000 euros anuales en su pensión respecto de la ley anterior. Para cobrar lo acordado, debería esperar tres años y cuatro meses sin percibir ingresos y costeando el Convenio Especial de la Seguridad social, unos 12.000 euros por año.

Puede incluso suceder, según denuncian, que haya trabajadores despedidos que no puedan acceder a la pensión de jubilación anticipada por no cumplir con los requisitos de la nueva ley, que sí cumplían hasta 2011, por lo que tendrán que esperar un tiempo sin percibir la renta de Telefónica desde los 63 años y abonar la cuantía de la Seguridad Social. En todos los casos, las pensiones de jubilación anticipada tendrán una merma del 0,5% por trimestre de anticipación sobre la pensión máxima.

Sede de Telefónica en Madrid. (Telefónica)
Sede de Telefónica en Madrid. (Telefónica)

Mejoras para los nuevos jubilados

Según las mismas fuentes, tanto sindicatos, que apoyaron la reforma de las pensiones, como Telefónica no dan con una solución a este problema, que de haberse conocido antes de las adhesiones, hubiera hecho dudar a muchos de los prejubilados, dada la merma posterior de sus pensiones. De hecho, este colectivo se queja de que en el acuerdo marco se incluyó la llamada 'cláusula de garantía', que ahora ha quedado en el olvido. Dicha cláusula indica que “en el caso de que se produjeran futuras reformas legislativas en el ámbito de la Ley General de la Seguridad Social que afectaran al acceso a la jubilación, ambas partes [indicatos y compañía] se comprometen a analizarlo en la comisión de seguimiento para adoptar las medidas que procedan”.

En el siguiente ERE, el denominado PSI 2015-2018, Telefónica mejoró las concidiones para los mayores de 53 años. Este último plan de bajas contempla el cobro del 68% del salario hasta cumplir los 65 (no hasta los 63, como el anterior), el pago del Convenio Especial de la Seguridad Social hasta los 65 o la edad ordinaria de jubilación, que puede llegar a los 67 (no hasta los 63, como ocurre ahora), además de las aportaciones al Plan de Pensiones, alta en el seguro colectivo de vida y accidentes y seguro médico completo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios