Busca inversores para su salida a bolsa

Cepsa se apoya en la banca española para ampliar su deuda a más de 3.000 millones

La petrolera amplía el apalancamiento y optimiza sus principales instrumentos de deuda con diversas entidades como Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter o Kutxabank

Foto: Foto de archivo de un camión de carreras patrocinado por Cepsa. (EFE)
Foto de archivo de un camión de carreras patrocinado por Cepsa. (EFE)

Cepsa cuenta con los principales bancos españoles para financiar su actividad. En pleno proceso de salida a bolsa, la petrolera propiedad del fondo soberano de Abu Dabi ha sido capaz de aumentar considerablemente su apalancamiento (desde 1.722 millones de euros a más de 3.000), alargar los plazos de vencimiento de la deuda comprometida con los grandes bancos y levantar otras líneas de crédito para obtener más capital de estas entidades.

Tanto en 2017 como en el primer semestre de 2018, la compañía dirigida por Pedro Miró actualizó las condiciones de su mayor instrumento de deuda, conocido como 'dollar club deal'. Este préstamo de 1.500 millones de euros, que fue contratado en 2014 y cuyo vencimiento estaba planteado para 2019, ha sido extendido hasta marzo de 2023, según consta en el folleto de salida a bolsa presentado por la compañía.

En este macrocrédito participan, entre otros, los tres mayores bancos de España: Santander, BBVA y CaixaBank, además de otras entidades extranjeras como BNP Paribas, Citibank, Société Générale o Unicredit.

Pero la participación de la banca española es mucho más destacada en Cepsa. En esta primera mitad del año, firmó con cuatro entidades otro préstamo denominado 'euro club deal' de 1.500 millones con vencimiento en 2021 y similares condiciones al 'dollar club deal' (financiación a tipo variable dependiente de euríbor y Libor más un diferencial de entre el 0,3% y el 1,2%). En este crédito revolvente participan CaixaBank y BBVA, además de BNP Paribas y el banco japonés Mizuho.

Al margen de estos grandes préstamos, Cepsa advierte de que cuenta con préstamos bilaterales con los principales bancos españoles y el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Préstamos por valor de 1.725 millones de euros con vencimientos desde 2019 hasta 2033 tanto a tipo fijo como variable en función de Libor y euríbor, con un diferencial de hasta el 1,1%. Los prestatarios son Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Banco Sabadell, Bankinter y Kutxabank.

Banco Santander, BBVA y CaixaBank también ofrecen a la petrolera otros préstamos bilaterales que permiten aumentar su músculo financiero por otros más de 1.000 millones en lo que denominan 'bilateral revolving credit facilities' y 'bilateral overdraft facilities'.

En suma, Cepsa acumula una deuda bruta total de 3.741 millones de euros a cierre del primer semestre de 2018 y cuenta con capacidad de endeudamiento restante por otros 1.958 millones. El costo promedio de esta deuda subió del 2,09% a cierre de 2017 hasta el 2,45% en junio de este ejercicio.

La deuda neta desciende hasta los 3.000 millones si se restan los 741 millones apuntados como efectivo. Esto son unos 1.500 millones más que la deuda a cierre de 2017. Este mayor apalancamiento, de casi el doble, se debe al megacontrato de exploración y producción de hidrocarburos en campos de Abu Dabi firmado en febrero de este año por 1.200 millones de euros.

En este apartado, la petrolera propiedad del emirato señala que espera reducir su deuda financiera neta en 500 millones de euros con la operación de venta de su 42% en Medgaz al propio 'holding' Mubadala.

Del total del apalancamiento, más de 3.400 millones son deuda no corriente. El ratio de apalancamiento de la compañía está cerca de dos veces ebitda, por encima de Repsol, su principal competidor en España.

La firma que dirige Josu Jon Imaz ha reducido su apalancamiento de forma drástica en los últimos años hasta dejarla por debajo de una vez ebitda. Este es un factor fundamental para las petroleras, ya que que analistas y agencias de 'rating' recomiendan tener un bajo endeudamiento por el alto riesgo que implica su actividad sectorial.

Casi todo a tipo variable

En este apartado, Cepsa advierte del riesgo de crédito que tiene, ya que más de 3.000 millones corresponden con apalancamiento firmado a tipo variable. De hecho, los cálculos de la compañía son que un aumento en 50 puntos básico de los tipos de interés supone 6,7 millones de euros menos de beneficio al año para la empresa.

No obstante, este cálculo de sensibilidad está hecho para el cierre de 2017, con lo que la situación con un mayor endeudamiento en 2018 es superior. Máxime, con una expectativa de tipos de interés al alza desde niveles históricamente bajos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios