Un proyecto de EC Brands
RIU

La empresa familiar
mallorquina que se erigió
en un emporio hotelero

Riu Palace Peninsula
P

odría ser la típica historia de éxito de un emprendedor que, desde el garaje de su casa en Silicon Valley, logra convertirse en un referente en su sector. Pero, a diferencia de los cientos de relatos que hemos escuchado ya en el universo de las modernas startups, la de RIU es una historia que se remonta a los años cincuenta. Cambien el garaje por un hotel y tendrán los inicios de una historia que ha llevado a este grupo hotelero a pasar de un pequeño establecimiento en Playa de Palma a alojar a más de 4,5 millones de clientes al año en alguna de sus 45.000 habitaciones repartidas por todo el mundo.

 Hotel Riu San Francisco en los años cincuenta

Hotel Riu San Francisco en los años cincuenta

1953

La historia se remonta a 1953. El matrimonio formado por Juan Riu Masmitjá y María Bertrán Espigulé adquiere el hotel San Francisco, un pequeño rincón en Playa de Palma, en las islas Baleares, y único hotel de la zona en aquel entonces. Un año después, con ese espíritu empresarial que reina en la familia, su hijo aprovecha su propia luna de miel para viajar hasta Alemania.

En la localidad de Wuppertal, la segunda generación de los Riu firma una alianza con el touroperador Dr. Tigges para atraer al turismo alemán hasta la isla de Mallorca, un acuerdo que fue determinante para el futuro de la empresa. Además, a finales de los años 50 comenzaron los primeros vuelos chárter entre Alemania y Mallorca. Un turismo, el germano, que catapultó a RIU durante sus primeros años en las Baleares bajo el paraguas del boom del turismo que comenzaba a surgir en España. Aquella alianza con Dr. Tigges se afianzó en 1968 cuando, junto a otros tres touroperadores alemanes, crearon TUI, el gigante del turismo que desde el primer momento ha trabajado codo con codo con la cadena española.

Éxito internacional

Primero España,
después el mundo

Si las décadas de los sesenta y setenta fueron las de la consolidación de RIU en el entorno de las Baleares, la de los ochenta significó el inicio de la expansión de la cadena fuera de su hábitat natural. Así, en 1985 se abría el primer hotel en las Islas Canarias, más en concreto en la Playa del Inglés, en el sur de la isla de Gran Canaria. Seis años más tarde, en 1991, el Riu Taino, en Punta Cana, se convertía en el primer hotel internacional de la cadena.

Desde entonces, la progresión siempre ha sido ascendente, con presencia en 19 países y cuatro continentes con un total de 92 hoteles. Su estrategia les ha llevado también a apostar en 2010 por hoteles en centros urbanos como Panamá, Guadalajara, Miami, Berlín, Nueva York o Dublín.

Sin embargo, pasar de operar en Palma de Mallorca a hacerlo en cuatro continentes no ha cambiado una de las señas de identidad de la cadena, su componente familiar. En 1998, tras fallecer Luis Riu Bertrán, fueron Carmen y Luis Riu Güell, nietos de los fundadores, los que se hicieron con el control de la compañía, manteniendo su apuesta por el control familiar. Mientras Luis se centra en la operación y expansión hotelera, Carmen ha optado por la gestión de las finanzas, la responsabilidad social corporativa o las relaciones con TUI.

Bajo la dirección de la tercera generación, el grupo ha vivido su época de internacionalización y expansión, en muchas ocasiones gracias a su instinto para identificar oportunidades de éxito, abriendo establecimientos donde no había presencia española como Jamaica, Cabo Verde o Sri Lanka. Y la ‘tradición familiar’ continúa con los hijos de Carmen y Luis: la cuarta generación de los Riu ya está trabajando en la compañía con el objetivo de tomar las riendas en el futuro.

¿La clave del éxito?

La constancia

En una época en la que la dicotomía está entre la competencia de las ‘low cost’ y las cadenas que apuesta por el lujo, RIU ha preferido mantenerse al margen para ofrecer una carta de servicios donde sea el trato al cliente y la relación calidad-precio el principal reclamo.

Carmen y Luis Riu creen que lo primordial siguen siendo los básicos: buena ubicación, unas instalaciones bonitas y confortables, una buena comida y sobre todo un buen servicio. Aunque las nuevas tecnologías ayudan a tener extras que ofrecer, desde RIU creen que si los pilares básicos fallan, la tecnología no conseguirá retener clientes.

La constancia es otro de sus puntos claves. Un crecimiento pausado, a razón de cinco a ocho aperturas al año, para poder seguir controlando todas las fases de negocio.

La cadena hotelera ha puesto en marcha, con los años, diferentes servicios para llegar a un amplio abanico de públicos. Desde los paquetes de todo incluido a hoteles solo para adultos, cubriendo una demanda en alza en los últimos años. Sin embargo, no se olvidan de las familias. Bajo la etiqueta Fun4All también existen hoteles con una amplia oferta de servicios y actividades para los más pequeños.

El último en hacer aparición en este gigante ha sido el Riu Plaza España, el hotel situado en el Edificio España, y que aspira a revitalizar un icono de la capital venido a menos en los últimos años. Además, la empresa acaba de adquirir un edificio junto a Victoria Station en Londres que en 2020 se convertirá en el primer hotel de RIU en Gran Bretaña.

Los planes de expansión de RIU no acaban en la madrileña plaza. La cadena quiere centrar esfuerzos en los próximos años en Asia. Dubai es el lugar escogido para erigir un nuevo hotel mientras que dos islotes en las Maldivas albergarán sendos edificios, con capacidad para 147 y 248 habitaciones, a partir de 2019. Todo ello sin olvidar su filosofía: ofrecer la mejor relación calidad precio a sus huéspedes.